Transformación digital, internet quántico, agilidad, robótica, inteligencia artificial, disrupción: estas son las palabras que leemos todos los días en las redes sociales, que escuchamos en conferencias, encuentros empresariales, programas… en todos los sitios.

¿Cómo podemos identificar, en la vorágine en la que estamos viviendo, qué es estratégico, qué es importante o urgente y qué no?

Vamos a repasar rápidamente algunos aspectos que nos pueden ayudar a filtrar la cantidad abrumadora de información y a seleccionar lo que es importante para nosotros y nuestra organización.

Para empezar, la velocidad con la que ocurren los cambios requiere ciertamente de mucha agilidad. Pero la agilidad en sí, sin el desarrollo de conocimientos y otras competencias y capacidades puede ser peligrosa. Necesitamos, antes que tener agilidad en la toma de decisión, que los ejecutivos desarrollen una gran flexibilidad cognitiva acompañada de una excelente capacidad de pensamiento crítico y sistémico. Solamente cuando dominan estas capacidades podemos pedir a nuestros colaboradores que sean ágiles.

Por otro lado, todo el mundo quiere entrar en la época digital y transformar su negocio. Pero antes de tomar decisiones que pueden ser muy costosas, es importante desarrollar, en primer lugar, la capacidad de pensamiento estratégico. Los ejecutivos deben ser capaces de analizar si, cuándo, por qué o qué se debe hacer en la empresa; hacer análisis de riesgos, medir los impactos a corto y largo plazo, y luego tomar decisiones tan drásticas como cambiar los modelos de negocios, pasar de negocios offline a online, o viceversa.

Dos casos que ejemplifican claramente que las estrategias pueden ir a veces en contra de las corrientes es la decisión de Amazon de abrir tiendas físicas, o de IKEA, la gran compañía de muebles sueca, famosa por sus grandes almacenes en sitios lejanos a las ciudades, de abrir centros urbanos y más pequeños.

Por último, la inteligencia artificial ya está aquí y la utilizamos sin saber varias veces en un día. Alexa, el asistente de voz, tiene ya millones de usuarios, por ejemplo. Sin embargo, los robots con cara humana que reemplazarán totalmente a las personas en sus puestos de trabajo aún no van a llegar tan pronto, según un reporte del proyecto SMOOTH del World Economic Forum. Aunque se vean parecidos a los humanos, van a ser maquinas sofisticadas que nos pueden ayudar a hacer mejor nuestro trabajo, si las sabemos recibir e incorporar como una oportunidad.

Los humanos, en el fondo, debemos seguir mejorando en lo que hemos aprendido a lo largo de nuestra historia y que nos ha asegurado nuestra supervivencia: analizar las amenazas, las oportunidades, pensar con claridad, tomar riesgos y decisiones, y desarrollar relaciones duraderas y de calidad acompañadas de un fuerte sentido de propósito y valores. Los Buzz words resuenan menos amenazantes cuando tenemos un norte claro.

Prof. Camelia Illie–Cardoza, Ph.D.
Decana
@cameliallie

Los temas de este blog:
INCAE Executive Education
INCAE Executive Education
  • Get in touch
INCAE Executive Education existe para brindarle a los profesionales con carreras ya avanzadas la posibilidad de volver a estudiar. Portafolio de programas que combinan excelencia académica, networking del más alto nivel y flexibilidad para adaptarse a los ejecutivos de hoy.

No hay comentarios

Deje un comentario