Por Núria Agell, profesora y directora del Departamento de Operaciones, Innovación y Data Sciences de ESADE.

La sociedad actual está apostando por un cambio radical en sus metodologías educativas, en primer lugar, como reacción a las nuevas tecnologías y la digitalización, y en segundo, porque las nuevas generaciones ofrecen y demandan nuevas formas de aprender. Algunos, quizás los más exagerados, piensan que la dinámica de clases magistrales está quedando obsoleta y que los sistemas basados en la inteligencia artificial (IA) y la robótica pueden desplazar de forma parcial o total a los profesores y maestros.

¿Peligra el futuro de las aulas con la llegada de los robots y la IA?

A mi modo de ver, la pregunta es: ¿nos pueden ayudar los robots y la inteligencia artificial en las tareas docentes? En realidad, existen ya muchos casos en los que se están utilizando. En las aulas de Diseño e Ingeniería del Technical College de la Universidad de Londres, se utiliza el robot Pepper para enseñar a niños entre 10 y 12 años a programar y el robot Nao, para interaccionar con los estudiantes. En Corea del Sur, las experiencias con robots en las aulas han sido intensivas. Se han llevado a cabo programas para la enseñanza del inglés utilizando un robot llamado EngKey, o a Genibo, un perro robot que puede enseñar gimnasia y danza a los alumnos.

No obstante, las experiencias más recientes auguran que los robots podrán tener mayor impacto en clases de grupos reducidos o en el seguimiento académico individualizado. En concreto, en la realización de trabajos en pequeños grupos o en el repaso de temas a nivel individual. En este sentido, en la Universidad de Harvard se ha estudiado cómo los sistemas robóticos pueden contribuir a que los y las estudiantes incrementen su participación y motivación, consiguiendo así mejorar la efectividad del aprendizaje. Los robots, en lugar de sustituir a los docentes, actúan como aprendices subordinados para que los estudiantes les enseñen, y así refuercen y consoliden su aprendizaje.

Cabe remarcar que cuando las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial se conceptualizan pensando en la interacción entre personas y máquinas, se consigue una mayor eficiencia. Para ello es importante remarcar los mejores robots en las escuelas son los que permiten adaptabilidad, personalización y captura de las reacciones y emociones de los alumnos.

¿Cómo afecta la IA y la robótica al nuevo perfil de profesores y maestros?

Es indudable que los nuevos profesionales de la enseñanza tendrán que adaptarse a este nuevo ambiente donde la interacción con sistemas inteligentes será crucial para el aprendizaje de los alumnos. Pero los nuevos profesionales deben ver en esta nueva realidad una ventaja, ya que los robots pueden ayudarles a realizar tareas de motivación y de seguimiento que a menudo son difíciles de conseguir.

Por el momento, sin embargo, la inteligencia artificial y los robots no hacen peligrar el futuro de nuestras aulas. La inteligencia artificial nos ofrece sistemas muy adecuados para situaciones específicas, pero es bien sabido que las máquinas, por ahora, no son capaces de dar respuestas tan acertadas a los problemas llamados de “inteligencia general”. Por este motivo, si pensamos en el sentido amplio de aprendizaje, éste tendrá que estar supervisado por maestros y profesores que tengan la visión general de los estudiantes, de los estudios y del proceso global de aprendizaje.

IDEAMERICAS_Nuria Agell-RobotsAulas

Los temas de este blog:
Esade
Sobre el autor: ESADE es una institución académica internacional con más de cincuenta años de historia. Su principal patrimonio son las personas: profesores y profesionales al servicio de la formación y de la investigación. Desde sus aulas ESADE aboga por el rigor y la excelencia académica, contribuyendo así al debate público y a la transformación social. El amplio reconocimiento de ESADE, avalado por los principales ránkings internacionales, destaca por la calidad de su enseñanza, su carácter internacional y su marcada orientación al desarrollo integral de las competencias, tanto profesionales como personales. Desde que celebró su 50º aniversario, ESADE ha adoptado ‘Inspiring Futures’ como lema institucional. Con ello, la escuela muestra su intención de fomentar el espíritu renovador en el mundo de la Empresa y el Derecho.

No comments so far!

Leave a Comment

Abrir la barra de herramientas