Por Jaime Castelló, profesor asociado del Departamento de Marketing de Esade.

Durante los últimos meses del 2019 e inicios del 2020, un huracán parecía acechar a toda América Latina: sus vientos impulsaron el cambio de gobierno en Bolivia, agitaron las calles en Chile y en Colombia, y amenazaron con sacudir Brasil, Argentina y México. En contextos convulsos como éstos, ¿qué pueden hacer las personas que se encuentran en posiciones directivas? ¿Qué ejemplos de mejores prácticas podemos encontrar en las empresas, o en la literatura académica, para afrontar mejor los desafíos que se plantean en tiempos turbulentos?

Un nuevo enfoque

Tradicionalmente se ha pensado que, para responder mejor a los retos de entornos caracterizados por la incertidumbre o, como se ha puesto de moda llamarlos, “VUCA” (volátiles, inciertos, complejos y ambiguos, por sus siglas en inglés), hacía falta siempre algo más: más información, más herramientas de análisis, más planes. Sin embargo, este modo de responder al estruendo no hacía más que añadir ruido en el contexto de caos que rodea en esos momentos a las personas que se encuentran en puestos directivos y, en definitiva, les dificultaban la toma de decisiones. Desde esta constatación, nos preguntamos: ¿quizás la respuesta no está en más, si no en menos? Si algo hemos aprendido en las últimas décadas, especialmente desde que Daniel Kahneman recibió el Premio Nobel de Economía en 2002, es que las personas no decidimos mejor en proporción a la mayor cantidad de información, sino cuando somos más conscientes de las emociones y los prejuicios que actúan cuando las tomamos.

El caos y el silencio

Como respuesta al caos, proponemos el silencio. Para tomar mejores decisiones en el caos proponemos la búsqueda del silencio, para encontrar en él la tranquilidad emocional que nos permita tomar mejores decisiones. Sin embargo, nos preguntamos: ¿cómo alcanzamos el silencio? Para responderla buscamos inspiración en las prácticas que han explorado esta idea a lo largo de la historia, desde los maestros orientales a los arqueros olímpicos, pasando por los filósofos de la antigua Grecia o los monjes de las órdenes medievales. Dichas prácticas han ayudado a líderes en distintas épocas que han reaccionado a entornos VUCA, buscando la tranquilidad y el silencio, desde Napoleón hasta John F. Kennedy. Todos ellos han logrado tomar decisiones calmando su tormenta interna para hacer frente al huracán que les rodeaba.

2020_01_Castelló, Jaime

Practicando la tranquilidad

¿Qué practicas podemos recomendar a las personas que se encuentran en cargos directivos para que desarrollen su capacidad de responder mejor al caos, desde el silencio y la tranquilidad? Aquí presentamos una propuesta no exhaustiva de tres prácticas, ordenadas de la más fácil a la más complicada:

1. Pasear. Cuando, en 1961, Kennedy estaba inmerso en la crisis de los misiles en Cuba, en vez de seguir leyendo los informes y debatiendo con sus asesores, tomaba largos paseos por el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca. De la misma forma, el budismo zen recomienda la práctica del Kinhin, o el paseo meditativo. El filósofo Søren Kierkegaard lo consideraba una pieza esencial en su pensamiento y, más recientemente, un estudio de Stanford concluye que las personas que caminan puntúan mejor en tests que miden la capacidad de pensamiento creativo divergente. Se trata de algo tan fácil como levantarse de la silla, salir al exterior y poner un pie delante de otro.

2. Buscar el silencio. Randall Stutman, un experto en liderazgo, ha estudiado durante décadas las prácticas de los CEOs y líderes de empresas en los EE. UU. Una de sus conclusiones es que todos ellos buscaban momentos de silencio, ya sea mediante actividades inherentemente silenciosas (por ejemplo, pescar, correr o hacer ciclismo) o simplemente buscando el silencio en sus rutinas diarias. En un mundo lleno de ruido es complicado encontrar esa quietud. Por eso es necesario hacer un esfuerzo deliberado, ya sea apagando el ruido que nos rodea, o buscando lugares donde el estruendo no llega.

3. Reflexionar y escribir. La lista de personas creativas y de líderes que han reconocido que la práctica de escribir sus pensamientos diariamente les ha ayudado es muy extensa, desde la Reina Victoria del Imperio Británico hasta Martina Navratilova. Más allá de estos relatos de figuras icónicas, un estudio de la Universidad de Arizona ha concluido que escribir diariamente ayuda a las personas a encontrar la paz interior en momentos complejos de sus vidas personales. Esta práctica es más complicada que las anteriores, pero tan sencilla como abrir un cuaderno y ponerse a escribir.

Jaime Castelló es profesor asociado del Departamento de Marketing de Esade y director del programa Executive Master en Marketing y Ventas de Esade.

Los temas de este blog:
Esade
Esade
Fundada en 1958, Esade es una institución académica global, con campus en Barcelona y Madrid, y presente en todo el mundo a través de acuerdos de colaboración con 185 universidades y escuelas de negocios. Cada año, más de 11.000 alumnos participan en sus cursos, en las tres áreas formativas: Business School, Law School y Executive Education. Esade Alumni, la asociación de antiguos alumnos de Esade, cuenta con más de 60.000 antiguos alumnos y dispone de una red internacional de 72 chapters, con alumni de hasta 126 nacionalidades, presentes en más de cien países. Esade participa también en el parque de innovación empresarial Esade Creapolis, un ecosistema pionero que tiene como objetivo inspirar, facilitar y acelerar los procesos de innovación de las empresas que participan en él. De vocación internacional, Esade ocupa destacadas posiciones en los principales rankings mundiales de escuelas de negocios como Financial Times, QS, Bloomberg Businessweek o América Economía.

No comments so far!

Leave a Comment

Abrir la barra de herramientas