Cuando hablamos de transformación digital, hay muchos aspectos que entran en juego. ¿Cómo debemos innovar para tener éxito en un mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo como el actual? Según Luis Vives, decano asociado del Full-Time MBA de ESADE y profesor titular del departamento de Dirección General y Estrategia de ESADE, las empresas que lo consiguen “no tienen como objetivo destruir a sus competidores, sino que se centran en cómo crear valor superior para sus clientes, conociéndoles mejor y anticipándose a sus necesidades. Van más allá del producto, piensan en soluciones, en plataformas, en ecosistemas y ponen el foco en la innovación del modelo de negocio”.

Por su parte, Borja Rius, director del área internacional en RocaSalvatella (España), considera que “se trata de una cuestión, principalmente, de gestión del cambio, de generar nuevas prácticas y capacidades en el trabajo, y no tanto de tecnología”. En ello coincide Francesco Orlandino, Senior Digital Marketing Manager en Adidas (Panamá): “se trata de un desafío cultural dentro de las empresas, particularmente en sectores tradicionales como puede ser el retail”.

No obstante, la introducción de tecnologías digitales [como, por ejemplo, los chatbots] también “permite acelerar procesos, optimizar canales comerciales y, en definitiva, establecer una comunicación más ágil, adecuada y coherente en todos los puntos de contacto con el cliente”, señala Rolando Carrazco, Director de Transformación Digital en ITLand (Perú). A su vez, Nory Rodríguez, CEO y fundadora de Ginger Lab (Perú), sostiene que “la principal inversión que debería hacer toda empresa hoy es el análisis de sus datos: es fundamental conocer el comportamiento del cliente para fidelizarlo, porque esto permite reaccionar y adaptar la estrategia más rápidamente”.

La innovación como motor de cambio

En línea con lo anterior, el cambio de paradigma cultural y tecnológico enfrenta a la alta dirección de las empresas a importantes desafíos, pero también surgen nuevas oportunidades. “Es tiempo de liderazgos dialogantes, de líderes que no se imponen, sino que escuchan, guían y acompañan a los miembros de su equipo para que den lo mejor de sí. Las generaciones más jóvenes desarrollan el liderazgo en nuevas formas, por lo que directivos y directivas deben saber detectar y aprovechar este potencial”, indica Vera Sánchez-Latour, gerente de negocios de PDC Capital (Guatemala).

De modo similar, Edgar Callo, gerente general de Wong (Perú), destaca la importancia de ofrecer planes de formación a los miembros más jóvenes de las plantillas, porque “esto promueve el surgimiento de liderazgos naturales dentro de la empresa”. Por su parte, Domenico Casaretto, Executive Manager en Nestlé (Perú), advierte que “es tarea de la alta dirección convencer e inspirar a sus equipos para que avancen a la velocidad que deben alcanzar, y esto conlleva crear las condiciones para que el fallo no sea penalizado, sino que sea percibido como un espacio para el aprendizaje”. Otra manera de detectar áreas de mejora es el análisis del big data de la misma empresa, tal como señala Alexandro Arias, Senior Sales Manager en Deloitte México, algo que ha considerado “muy útil para la toma de decisiones de la alta dirección, porque permite rediseñar y optimizar procesos que han de repercutir de manera positiva en la competitividad de la empresa”.

Finalmente, la inteligencia emocional parece ser un elemento fundamental en el emprendimiento, a la hora de innovar dentro de una empresa familiar, o al iniciar un nuevo proyecto empresarial. En el primer caso, tal como relata Herman Jensen, vicepresidente de Ingenio Santa Ana (Guatemala), “en puntos de inflexión de la empresa, como los traspasos generacionales, pueden surgir resistencias al cambio con componentes emocionales propios de los vínculos familiares, que deben gestionarse para que ello no impida la innovación y el avance dentro de la empresa”. Asimismo, en el caso de los emprendedores, tal como comenta Igor Nishimura, Managing Partner de Magnet Venture Capital (Brasil), “el autoconocimiento es clave para la resiliencia, para mantenerse firme con el propósito de emprender, fallar rápido y continuar intentándolo”.

Matías Hilaire, CEO y cofundador de The App Master (Argentina), añade que, además, “cuando fracasamos, es importante mantener la calma, no desfallecer ni entrar en pánico: comunicarse a uno mismo y a todos que será posible atravesar las turbulencias”. En ello concuerda José Javier Jaramillo, CEO y fundador de Zigo Hoteles (Ecuador): “el entusiasmo se contagia dentro y fuera de la empresa”.

ESADE Alumni Lima-Grupo

Estas son las principales conclusiones extraídas del I Foro ESADE Alumni en Latinoamérica, celebrado el 21 de abril de 2018 en Lima, bajo el título ‘Innovar para sobrevivir en un entorno empresarial global’, y que ha reunido a casi 150 antiguos alumnos de ESADE de toda la región latinoamericana.

Los temas de este blog:
Esade
Sobre el autor: ESADE es una institución académica internacional con más de cincuenta años de historia. Su principal patrimonio son las personas: profesores y profesionales al servicio de la formación y de la investigación. Desde sus aulas ESADE aboga por el rigor y la excelencia académica, contribuyendo así al debate público y a la transformación social. El amplio reconocimiento de ESADE, avalado por los principales ránkings internacionales, destaca por la calidad de su enseñanza, su carácter internacional y su marcada orientación al desarrollo integral de las competencias, tanto profesionales como personales. Desde que celebró su 50º aniversario, ESADE ha adoptado ‘Inspiring Futures’ como lema institucional. Con ello, la escuela muestra su intención de fomentar el espíritu renovador en el mundo de la Empresa y el Derecho.

No comments so far!

Leave a Comment

Abrir la barra de herramientas