Por Tamyko Ysa y Adrià Albareda, investigadores del Instituto de Dirección y Gestión Pública (IDGP) de ESADE y dos de los autores del libro Governance of Addictions: European Public Policies.

El 23 de enero de 1912, hace más de 100 años, se celebró la primera convención internacional sobre drogas y adicciones en la Haya, con el objetivo de abordar, de manera exhaustiva, el control de las drogas en Europa. Un siglo más tarde, y pese a los distintos esfuerzos realizados por los gobiernos, nuestra sociedad sigue intentando formular unas políticas que gestionen de manera efectiva los problemas relacionados con el consumo y el tráfico de drogas. Aunque podemos afirmar que Europa posee una dilatada experiencia en este campo, no existe unanimidad a escala europea sobre cómo abordar esta problemática. Para entender en profundidad los distintos enfoques de las políticas públicas y conocer las tendencias innovadoras en materia de gobernanza de las adicciones, el libro Governance of Addictions: European Public Policies plantea las preguntas siguientes: ¿Cuáles son los modelos europeos para la gestión de las adicciones a drogas lícitas e ilícitas? Y ¿cuáles son las variables claves que determinan los distintos modelos?

¿Cómo se estructura el estudio y cómo se abordan estas preguntas?

En el libro proponemos cuatro modelos europeos, a partir de un estudio interpretativo derivado del análisis de documentos oficiales y de entrevistas con expertos nacionales de 28 países europeos (los de la Unión Europea más Noruega). Así, centrándonos en cuatro sustancias (alcohol, tabaco, cannabis y heroína), presentamos cuatro modelos de gobernanza que, a grandes rasgos, se diferencian por:

  • la existencia o no de políticas que prioricen la seguridad individual por encima de la salud pública de la sociedad, y
  • por la implicación o la exclusión de los diferentes niveles de la administración y de otros actores relevantes en la gestión de las adicciones.

¿Cuáles son las principales conclusiones del estudio?

Por un lado, la tendencia de los gobiernos europeos a gestionar los problemas relacionados con las adicciones de manera colaborativa, involucrando a actores privados y sin ánimo de lucro. La participación de estos actores es especialmente relevante en el proceso de implementación y, en menor medida, en el diseño y la evaluación de las políticas. Asimismo, destacan tres tendencias transversales, que consisten en:

  1. descriminalizar el uso y la posesión de sustancias ilícitas;
  2. promocionar las políticas orientadas a reducir los daños, e
  3. incrementar la severidad de las regulaciones en materia de sustancias legales.

Volviendo sobre los modelos de gobernanza, ¿cuáles son y en qué consisten?

Teniendo en cuenta las tendencias generales indicadas, en el libro describimos cuatro modelos europeos para la gobernanza de las adicciones:

El primero de ellos, denominado modelo de aproximación tradicional, se caracteriza por adoptar un enfoque más cercano al paradigma de “guerra contra las drogas” que a los nuevos enfoques, que sitúan el bienestar de la sociedad en el centro del debate. En este sentido, los países incluidos en este modelo (Eslovaquia, Estonia, Grecia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta y Rumania) aplican unas políticas que criminalizan a las personas con problemas de adicción y se centran en la reducción de la oferta de sustancias adictivas, y no de la demanda. Además, los países que aplican este modelo tradicional no suelen involucrar a los diferentes actores interesados en el campo de las adicciones y prefieren abordar el problema de manera centralizada.

El segundo modelo, denominado modelo regulador de las sustancias lícitas, se observa en Finlandia, Francia, Irlanda, Noruega, Suecia y el Reino Unido, y se caracteriza por aplicar unas medidas reguladoras que buscan reducir el consumo de sustancias legales entre la población. Sin embargo, en cuanto al consumo de sustancias ilícitas, estos países no aplican políticas descriminalizadoras ni de reducción de los daños.

En el terecero, en cambio, sí encontramos estas políticas. Es el modelo iniciador de tendencias en materia de sustancias ilegales, que se aplica en Alemania, Bélgica, Chequia, España, Italia, Luxemburgo, los Países Bajos y Portugal. Cabe señalar que tanto el segundo como el tercer modelo se caracterizan por contar con una participación activa de diferentes actores en los procesos de implementación de las políticas públicas.

Finalmente, existe un último modelo, que agrupa los países que están en proceso de transición del modelo tradicional a uno de los dos modelos mencionados anteriormente. Es el denominado modelo en transición, que observamos en Austria, Bulgaria, Chipre, Dinamarca, Polonia y Eslovenia. En este sentido, cabe esperar que, en los próximos años, estos países pasen a formar parte de uno de los dos modelos descritos más arriba.

modelos-gobernanza-adicciones_3

¿A modo de conclusión?

Es preciso subrayar que aún queda mucho camino por recorrer en la gestión de la gobernanza de las adicciones, si se quieren maximizar los impactos de las políticas públicas, puesto que la estrategia hacia la cual se orientan los países europeos y las organizaciones internacionales del resto del mundo se caracteriza por integrar tres tendencias que, hasta el momento, ninguno de los cuatro modelos analizados aborda en su totalidad, ni de forma combinada. Estas tres tendencias innovadoras consisten en descriminalizar, reducir los daños y regular. Finalmente, otra macrotendencia ya consolidada es el desplazamiento del ‘gobierno’ de las adicciones a su ‘gobernanza. En este escenario, el gobierno (con una multiplicidad de actores) codiseña, coimplementa y coevalúa las políticas públicas, sobre la base de la evidencia generada a partir de las prácticas anteriores.

Tamyko Ysa y Adrià Albareda son investigadores del Instituto de Gobernanza y Dirección Pública (IGDP) de ESADE y dos de los autores del libro Governance of Addictions: European Public Policies (Oxford University Press), junto con Joan Colom, Anna Ramon, Marina Carrión y Lidia Segura.

Los temas de este blog:
Esade
Sobre el autor: ESADE es una institución académica internacional con más de cincuenta años de historia. Su principal patrimonio son las personas: profesores y profesionales al servicio de la formación y de la investigación. Desde sus aulas ESADE aboga por el rigor y la excelencia académica, contribuyendo así al debate público y a la transformación social. El amplio reconocimiento de ESADE, avalado por los principales ránkings internacionales, destaca por la calidad de su enseñanza, su carácter internacional y su marcada orientación al desarrollo integral de las competencias, tanto profesionales como personales. Desde que celebró su 50º aniversario, ESADE ha adoptado ‘Inspiring Futures’ como lema institucional. Con ello, la escuela muestra su intención de fomentar el espíritu renovador en el mundo de la Empresa y el Derecho.

No comments so far!

Leave a Comment

Abrir la barra de herramientas