La cultura empresarial (16,8%), la poca o nula eficacia de políticas de igualdad de género de las compañías (16,6%) y la dificultad para combinar el cuidado de los hijos con un puesto de responsabilidad (16,4%) son los principales obstáculos que encuentran las ejecutivas latinoamericanas en su camino hacia la alta dirección, un proceso donde el 73,2% percibe trato de favor hacia sus compañeros varones. Éstas son algunas de las principales conclusiones del Esade Gender Monitor Latinoamérica 2019, elaborado por Esade en colaboración con América Economía Intelligence, para el que se han consultado cerca de 800 directivas de Colombia, Chile, México y Perú, y cuyo objetivo es conocer las dificultades que las directivas de estos países encuentran para promocionar y desempeñar su trabajo en sus respectivas organizaciones.

Aunque el 56,9% de las consultadas afirma que la empresa en la que trabaja aplica medidas para favorecer el equilibrio de género —especialmente la flexibilidad horaria y la formación para el liderazgo y el desempeño directivo—, la mayoría sigue encontrando barreras, principalmente en lo que se refiere a diferencia salarial (24%) y reconocimiento de las tareas realizadas (19,2%).2019_11_EGM_1En cambio, las directivas latinoamericanas sí encuentran apoyo por parte de sus compañeros varones, a los que ven comprometidos con la igualdad de género en alguno (48,4%) o en todos los casos (23,7%). Un respaldo similar al que encuentran en el hogar, donde el 85,1% de las consultadas se siente “completamente apoyada” o “muy apoyada” por sus parejas en sus decisiones profesionales.

Maternidad y conciliación

Otra de las principales barreras que encuentran las directivas latinoamericanas en su desarrollo profesional es el cuidado de la familia. El 69% de las consultadas reconoce que la maternidad ha repercutido de alguna forma en su carrera y, de ellas, un 31,3% afirma que se ha llegado a plantear no tener más descendencia para favorecer su trayectoria en el mundo de la empresa. El 25,3% de las que no son madres también asegura que ha llegado a pensar en no formar familia por este motivo.

Las consultadas tampoco creen que sean suficientes las medidas puestas en marcha por sus empresas para que la maternidad no afecte a su desempeño laboral y oportunidades de promoción. De ahí que, ante la pregunta de si en sus compañías se implementan medidas que favorezcan el trabajo flexible en tiempo y espacios, el 31,7% haya contestado que “No, es una cultura que premia el ‘presencialismo’ y no se implementan medidas”, y un 41,5% expresó que “Sí se han implementado, pero aún faltan”.

2019_11_EGM_2Financiación, barrera ‘extra’ para las emprendedoras

Además de la diferencia salarial, la falta de reconocimiento y las dificultades para la conciliación, la directiva latinoamericana que también es emprendedora, se enfrenta a una barrera ‘extra’: la financiación. El 17,3% de las de las emprendedoras consultadas comentan que, además de los altos intereses (37%) y la excesiva burocracia (25,9%), sus interlocutores “no se toman tiempo para entender el potencial de sus negocios” por el hecho de ser mujer. Una gran barrera, sobre todo si tenemos en cuenta que el 39,2% de las emprendedoras latinoamericanas entrevistadas para este estudio, ha fondeado su empresa con una línea de crédito o préstamo de institución financiera, y el 22,97% lo ha hecho a través de los ahorros de su familia.

Un trabajo más allá de la empresa

Las directivas latinoamericanas piden a los diferentes actores sociales un mayor esfuerzo por la igualdad de la mujer, especialmente a los sindicatos, la empresa privada y a las asociaciones de mujeres profesionales, de las que forman parte, un 36,4% de la consultadas. Este bajo índice responde a que apenas el 27,1% de las directivas latinoamericanas dispone del tiempo necesario para cultivar sus redes profesionales de apoyo, mientras que el 49% emplea menos del que le gustaría, y un 19,45% afirma que le es imposible mantener estas redes porque tiene demasiadas obligaciones familiares. Solo las fundadoras, consejeras delegadas o presidentas y las miembros de consejos, sondeadas para este estudio, consideran que sí tienen y dedican tiempo a esta tarea.

Más allá del mundo empresarial, las consultadas creen que, entre los factores que más podrían ayudar a conseguir el equilibrio de género en su región, se encuentran las leyes efectivas contra el acoso y la violencia sexual; el cambio de mentalidad en cuanto a las funciones asignadas a la mujer en la sociedad, y el fomento de la corresponsabilidad desde el espacio público y privado. En este apartado es donde más diferencias se registran según el país en el que trabajan las consultadas.

Los temas de este blog:
Esade
Esade
Fundada en 1958, Esade es una institución académica global, con campus en Barcelona y Madrid, y presente en todo el mundo a través de acuerdos de colaboración con 185 universidades y escuelas de negocios. Cada año, más de 11.000 alumnos participan en sus cursos, en las tres áreas formativas: Business School, Law School y Executive Education. Esade Alumni, la asociación de antiguos alumnos de Esade, cuenta con más de 60.000 antiguos alumnos y dispone de una red internacional de 72 chapters, con alumni de hasta 126 nacionalidades, presentes en más de cien países. Esade participa también en el parque de innovación empresarial Esade Creapolis, un ecosistema pionero que tiene como objetivo inspirar, facilitar y acelerar los procesos de innovación de las empresas que participan en él. De vocación internacional, Esade ocupa destacadas posiciones en los principales rankings mundiales de escuelas de negocios como Financial Times, QS, Bloomberg Businessweek o América Economía.

No comments so far!

Leave a Comment

Abrir la barra de herramientas