Marketing

Una plataforma que lee las emociones de los clientes

0
access-adult-blur-261628.jpg

Synapbox es una plataforma que evalúa la interacción y respuesta de los usuarios frente a publicidad digital.

Por

Conocer lo que piensan los consumidores de un producto se vuelve cada vez más importante, entre los métodos más utilizados está el focus group o encuestas vía correo electrónico o redes sociales; sin embargo, esto ya no es suficiente.

Las nuevas tecnologías permiten conocer las reacciones de los usuarios frente a un producto y dejar atrás el estudio de mercado tradicional y así llegar a más personas. Con estas primicias, la mexicana Cristina de la Peña cofundó en el 2015 Synapbox, plataforma que evalúa la interacción y respuesta de los usuarios frente a publicidad digital.

“Ayudamos a las marcas a entender cómo sus consumidores y audiencias están interactuando con sus contenidos”, dice Cristina de la Peña en entrevista con El Economista y puntualiza en que esto es posible gracias al reconocimiento facial de emociones y el análisis de pupila que determina el comportamiento.

“Esto se puede porque los dispositivos que los consumidores tenemos en nuestros bolsillos (smartphones) son cada vez más potentes, con mejores cámaras, que nos permiten utilizar cómputo visual para conocer las experiencias y convertirlas en datos duros”, expuso.

La aplicación de Synapbox funciona al sincronizar la cámara del smartphone, tableta o computadora con la publicidad, para ello es necesario recibir una invitación para ver la campaña publicitaria, esto por medio de un link, y darle permiso al sistema de sincronizar la cámara.

Por medio de big data se recolecta la información que capta la cámara, la cual lee las expresiones faciales y movimientos de ojos a fin de conocer si el producto fue del agrado del consumidor o no y si puso atención o si reaccionó al darle clic a una liga.

De cara al consumidor, la dinámica sólo es contestar encuestas, reaccionar en un sitio de e-commerce o banca, mientras que Synapbox analiza la experiencia segundo a segundo, recolectando toda esta información.

Actualmente, la empresa trabaja con compañías multinacionales de consumo masivo, alimentos y bebidas, como Coca-Cola, BBVA, Televisa y Samsung. El modelo de negocio consiste en trabajar por proyecto, que tiene un costo de US$14.000 por estudio, para 150 participantes o por licenciamiento, donde se hace un paquete de acuerdo con las necesidades de la empresa y se da costo unitario por testing.

De la arquitectura al marketing digital

Cristina de la Peña es arquitecta de profesión, egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México y estudió la maestría en conocimiento digital en la Escuela Nacional de Bellas Artes de París, Francia, ahí realizó una investigación de neurociencia aplicada a arquitectura, es decir, en la emociones que genera un espacio.

Después vio que el proyecto tenía potencial en otras áreas y decidió aplicarlo a marketing. En México conoció a Camilo Salazar y a Francisco Marín, quienes en conjunto crearon la empresa.

Por esta innovación, De la Peña, de 28 años, fue reconocida por el MIT Review en español como uno de los Innovadores menores de 35 años de Latinoamérica 2018, en la categoría emprendedor.

La emprendedora menciona que con la información obtenida de los estudios del marketing digital se crea una base de datos que a las empresas les permite tomar decisiones a corto y largo plazos, es decir, cambiar un envase, incluso antes de salir al mercado, para que sea más atractivo o tomar decisiones dentro de la compañía que permitan que ésta crezca.

Además, Cristina dice que ha visto que las empresas medianas y pequeñas requieren poder validar sus productos antes de salir al mercado, porque es riesgoso lanzar el producto si no se cuenta con capital o no se conoce si será bien aceptado, por ello esperan lanzar a finales de este año un producto para las pequeñas y medianas empresas.

FOTO: PEXELS.COM

En profundidad

Únase a la conversación