Recursos Humanos

Si cambia de trabajo, evalúe los riesgos

0
cambiar_trabajo.jpg

Para Henrique Veloso, coautor del libro Estrés Ocupacional, la insatisfacción en el trabajo está relacionada con las expectativas y la condición real.

Por

Una investigación divulgada recientemente por Pactive Consultoría muestra que 77% de los entrevistados pensaron en dejar su empleo. De acuerdo con los datos, sólo el 23% nunca pensó en cambiar su trabajo. Para Henrique Veloso, coautor del libro Estrés Ocupacional, de la editorial Elsevier, la insatisfacción en el trabajo está vinculada con la expectativa y la condición real. 

“Si las expectativas son altas, existe una mayor tendencia a la frustración. Otro punto importante es que el individuo no está movido a la satisfacción, sino que a la insatisfacción. Siempre necesitamos lo que no tenemos y cuando obtenemos lo que queremos, surge un nuevo elemento para canalizar nuestras insatisfacciones, generando nuevas expectivativas (deseos). La contradicción aparente muestra la complejidad del ser humano y la dificultad para lidiar con ese elemento en las empresas”, comenta Veloso. 

Para el especialista, en las empresas saben que nunca serán capaces de superar todas las expectativas de los individuos. “Incluso si lo consiguen, eso generará en la persona un nuevo foco de deseo. Las organizaciones deben buscar lidiar con los elementos humanos respetando esa condición de naturaleza humana, intentando eliminar los elementos más básicos que generan insatisfacción, como condiciones inadecuadas de trabajo y una política de gestión de personas inconsistentes, entre otros, y encaminar los deseos y expectativas que concilien los objetivos individuales y organizacionales”, explicó. 

Muchos empleados que participaron de la investigación afirmaron que sienten miedo de arriesgarse. Veloso afirma que el problema no es el riesgo, sino el retornos que tendrá el trabajador. “Muchos arriesgan todo por muy poco. El riesgo debe siempre ser minimizado, pero las ganancias deben ser consideradas. Como ejemplo cotidiano”, dice Veloso. Además, sigue con la pregunta: “¿Cuántas veces vemos a personas conduciendo locamente en el tránsito, arriesgando su propia vida y la de otras personas para ganar cinco minutos? Lo obtenido es muy pequeño, pero riesgoso. Cambiar de empleo y arriesgar es una opción que debe ser evaluada en todos los sentidos: aspectos financieros, salud física y mental, relaciones, bienestar, dentro de otros, para que valga la pena levantarse en la mañana y salir de casa”.

La falta de reconocimiento es apuntada en la investigación como uno de los motivos por la que los empleados buscan otro empleo. En ese caso, Veloso explica cómo los directivos deben actuar. “Una vez me dijeron que es necesario enseñar al consumidor a hacer el mejor uso posible de sus productos. Realmente necesitamos aprender a consumir mejor (sacar el máximo de provecho, ser responsable en el consumo, entre otros). Así también deben ser las prácticas de gestión de personas que necesitan ser entendidas por los empleados. Existen muchas formas de reconocimiento y, a veces, el individuo se centra en sólo una, los elogios o el dinero”, dice el especialista. La empresa tiene que demostrar que siempre hay caminos que deben ser valorados, como las buenas relaciones personales, la calidad de la vida laboral, etc. “Conozco personas que optaron por una forma de reconocimiento, de naturaleza económica, y ahora poseen una vida estresante y sin calidad de vida. Son alternativas”, dice. 

De acuerdo con el especialista, existen empresas que no tienen la más mínima preocupación por el empleado. "La experiencia me muestra que aquellos que no se han preocupado hasta ahora es porque no les falta, es decir, no hay necesidad de retener a sus empleados. En estos casos, la rotación es una característica de la empresa y no un problema", finaliza.

Administradores.com.br

En profundidad

Únase a la conversación