Señales positivas para el emprendedurismo

0
idea-emprendimiento.jpg

Referentes pronostican un buen año para el ecosistema, cuando es tiempo de repasar las enseñanzas de 2014.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Culminó un nuevo año plagado de historias de emprendedores que supieron inspirar y enseñar con sus ejemplos. El 2014 significó para algunos la concreción de una idea, para otros la muerte de un sueño o hasta el crecimiento e internalización de su negocio.

Para referentes del ecosistema, el dinamismo es la característica que describe el año que finalizó.

Surgieron nuevas instituciones de apoyo, como incubadoras y company builder; también espacios de coworking, una tendencia que se instala fuerte en Uruguay; y se concretaron distintos programas y herramientas de acceso al financiamiento.

El coordinador del Centro de Innovación y Emprendimientos (CIE), Enrique Topolansky, subrayó este último punto.

“Uno de los cambios más grandes que hubo en el último año fue la consolidación de las redes de inversores ángeles”, aseguró.

Por su parte, el consultor en Desarrollo Emprendedor, Santiago Aramendía, opinó que si bien hubo un avance, el tema de financiamiento “sigue siendo un debe en el país”.
Recalcó que todavía está centralizado en los subsidios de la Agencia de Innovación e Investigación (ANII).

Desafíos para este año

En opinión de Aramendía, hay varios puntos para trabajar este año. En primer lugar, mejorar la articulación en la red de instituciones para que se conozcan, apoyen y trabajen en conjunto.

Asimismo, reforzar el emprendedurismo en el interior del país: “Tendría que haber una metodología propia, ya sea desde un idioma específico – hay muchos términos en inglés que no funcionan fuera de la capital– hasta la generación de capacidades locales”.

Otro aspecto que señaló fue el trabajar de forma fuerte con el estudiantado dentro de las universidades.

“Muchas veces, es de donde provienen los emprendimientos más dinámicos. Pero todavía estamos rasgando la superficie. Hay que meternos y llegar al grueso de los alumnos”, dijo.

Por último, el fortalecer las capacidades de las instituciones que trabajan en emprendedurismo. Con esto se refiere a capacitar al personal en tecnología y en metodología.

En esta misma línea, Topolansky identificó como el principal desafío el tener un mayor número de starters y que estos sean de áreas diversas.

“Por ahora estamos emprendiendo muy bien en el área de las TICs. Pero hay otras que no se están explotando como deberían. Deberíamos lograr que hayan emprendimientos en turismo, en salud, educación, entre otras”, sentenció.

Lecciones aprendidas

Más allá de que todavía hay aspectos para mejorar, el pronóstico para el 2015 es positivo. Los referentes visualizan el ecosistema más maduro, con nuevos apoyos para enriquecer y dinamizar a la nueva camada de emprendedores. 

El coordinador de la CIE subrayó que si se logra educar a una cantidad de jóvenes en una actitud emprendedora, se tendría un mejor país.

“Emprender es una actitud, la cual tenemos que lograr contagiar a más jóvenes uruguayos”, aseguró Topolansky.

Agregó que el número de emprendedores todavía es bajo y que está cerrado a un núcleo pequeño.

“Tenemos que lograr que cada vez más gente se sume a esta movida emprendedora”, puntualizó.

Para continuar creciendo, una metodología que se suele usar en el ecosistema es aprender de las lecciones de sus pares.

En esa línea, Café & Negocios Emprendedores destaca a continuación diez enseñanzas que se desprenden de artículos publicados por el suplemento en el año que terminó.

Diez enseñanzas que dejó el 2014

1. Detectar oportunidades, Facundo Garretón (SOCIALAB)

En reiteradas ocasiones, le preguntan cómo se le ocurren las ideas de negocio. Su talento es fruto de la experiencia. De chico jugaba con su hermano a detectar oportunidades y se entrenaron para ver oportunidades de negocio. “Las oportunidades son los problemas que tenemos en la sociedad. Hay que percibirlas y accionar para mejorar eso”, opina Garretón.

Este emprendedor argentino es el fundador de Socialab, un spin off de TECHO que busca detectar emprendedores sociales para impulsarlos a resolver los problemas de Latinoamérica mediante la innovación social.

2. Tolerar frustraciones, Vera Tochetti (ECOALSUR)

“En el camino emprendedor vas construyendo una tolerancia a la frustración importante”, expresó la fundadora de Ecoalsur, una app para realizar viajes ecológicos. 
Cuando tenía 20 años, creó su primer emprendimiento. Dos décadas después, con varios fracasos y éxitos en su historial, no se da por vencida y continúa apostando a nuevos proyectos.

En su trayectoria, percibió que el camino del starter puede ser largo y duro. Por lo general, se reciben más rechazos que aceptaciones. No obstante, si se hace con pasión, vale 100% la pena, asegura.

3. Un plus en el producto, Marcel Rodríguez (D’LA RIBERA)

Siempre hay que pensar qué plus se puede dar. En 2005, D´ la Ribera Empanadas abrió su primer local en Pocitos. Con un crecimiento sostenido, en 2014 inauguró el quinto local. 
Para tener un negocio próspero, Rodríguez opina que se tiene que tener claro cuál es el producto o servicio que se quiere dar y cómo se piensa diferenciar de la oferta existente.

“No tenés porqué apuntar a un producto totalmente innovador. Se puede ser exitoso vendiendo algo que ya otros han intentado vender o están vendiendo. La clave está en el plus”, sostiene.

4. El dinero no es el fin , Tallis Gomes (EASY TAXI)

La dificultad de conseguir taxi en un día lluvioso motivó a Gomes a crear una exitosa aplicación. De esta forma, ideó Easy Taxi, una app para pedir taxi a través de un smartphone o una computadora.

En su experiencia, emprender requiere de mucho esfuerzo y dedicación. Por lo tanto, si solo se busca tener presencia en los medios, es probable que no se lo consiga. 
“Emprender es para aquellas personas que están enfocadas en resolver un problema, y dan su vida para hacerlo. Si vas a ganar dinero o no, es una consecuencia”, aclara.

5. Usar las redes sociales, Mercedes Zerbino (MECHI HAIR DESIGN)

Las redes sociales pueden ser una herramienta clave para potencian a las startups. Un ejemplo de esto es el caso de Zerbino. Sin mucha planificación, en marzo de 2012 reunió a varias amigas de su hermana menor. Las peinó y generó una producción fotográfica que luego subió a una página de Facebook bajo el nombre de Mechi Hair Design.

El efecto que produjo la red social ocasionó que se convirtiera en su emprendimiento. Considera a Facebook una herramienta de suma utilidad para mostrar los peinados, ya que las potenciales clientas se entusiasman con el muestrario.

6. Impulsar la creatividad, Tom Kelley (IDEO)

Todas las personas son por naturaleza creativas, según el experto de Silicon Valley. Para que el costado creativo se manifieste hay tres metodologías.

La primera, es empezar siempre con empatía. De esta forma, se observa y estudia el comportamiento humano como una forma de encontrar ideas. La segunda es que al hacer prototipos de ideas, se aprende a través de experimentar. Y la tercera se trata de usar el poder de contar historias para darle vida a las ideas. Cuando se originan ideas, hay que hacer que la gente las entienda y crea en ellas, explica Kelley.

7. Luchar con uno mismo, Andrea Nande (GOMADE)

“En los peores momentos se manifiesta qué clase de emprendedor sos. Cuando las cosas salen fácilmente, es sencillo ser emprendedor. Pero realmente lo sos cuando te tropezás 1.000 veces, pero te levantás y seguís adelante”, afirma Nande.

A pesar de muchas veces tener apoyo externo, el camino es muy solitario. Se tiene que lidiar con circunstancias adversas y con “los demonios internos”. En el proceso se pone a prueba la propia forma de ser y qué tan comprometido se está con el proyecto. 
No obstante, esto sirve de aprendizaje y fortalece a la persona.

8. Foco en el cliente, Leonardo Silveira (WOOW)

Siendo pionera en el despegue del ecommerce uruguayo, WoOw lidera con el 80% de su segmento de mercado. Su éxito se explica por el cuidado y orientación hacia el cliente. Esta atención requiere de una inversión de tiempo, financiera y de foco, pero los socios de WoOw entienden que esa es la clave.

“Atender los reclamos y necesidades de la gente nos ocupa mucho tiempo y recursos, pero nos encanta. Uno se pueda equivocar, pasa en las mejores empresas, pero hay que aceptar esos errores y solucionarlos al costo que sea”, sostiene uno de los fundadores de la empresa.

9. La ejecución es todo, Máximo Cavazzani (PREGUNTADOS)

Las ideas no tienen tanta importancia como la capacidad de transformarlas en realidad. “Siempre digo que las ideas no valen nada, porque cualquiera las puede tener; lo difícil es implementarlas”, afirma Cavazzani. La preparación para ejecutar a la perfección es producto de varios fallos anteriores.

“Uno cuando se equivoca aprende, ya que analiza por qué no tuvo éxito. Una vez que entiende cuál fue el error, no lo vuelve a cometer”, sostiene. Añade que en este juego de emprender el que termina ganando es el que está preparado, no quien tuvo la mejor idea.

10. No importa la edad, Débora y Walter Saviotti (GIMNASIA MENTAL TECA)

Débora Saviotti –de 56 años y maestra jubilada– lidera junto a su hermano Walter –de 60 y psicólogo retirado– Gimnasia Mental TECA. Consideran que comenzar un negocio a su edad es un desafío, pero implica muchas gratificaciones. “Emprender a nuestra edad es fantástico porque te permite ver qué limitadamente se trabajaba antes, cuando cada uno se dedicaba a su terreno sin compartir el conocimiento; sin abrirte a la prueba de entenderte con los demás”, expresó Débora.

Por su parte, Walter está convencido de que no hay una edad para emprender sino las ganas.

En profundidad

Únase a la conversación