Gestión de Carrera

Redes de Alumni: los hoplitas modernos

0
hoplitas.jpg

Así como alguna vez los antiguos griegos lucharon codo a codo, defendiéndose uno a otro mientras avanzaban hacia el objetivo, de tal manera que difícilmente les podía llegar una flecha o el filo de una espada, las redes de antiguos alumnos de las escuelas de negocios generan algo equivalente.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Son cerca de las 22.00 horas y un grupo de “sansanos”, como se les conoce a los ex alumnos de la Universidad Santa María (UTFSM), en Chile, se reúnen en un after office en Viña del Mar. No se trata de una junta de trabajo ni tampoco de un fraternal intercambio de experiencias, sin embargo, se parece: entre sadwiches y tragos, uno pasará el dato que necesita un mejor trabajo, otro ofrecerá una oportunidad de empleo.

Lo cierto es que el poder que tienen esas conversaciones entre alumnis, redes conformadas por antiguos y recientes estudiantes, radica en la capacidad que tienen de mejorar la empleabilidad y los ingresos de cada uno de ellos, y así, del conjunto.

De hecho, estas redes muchas veces son la razón para elegir una u otra escuela de negocios. En la práctica, todas las escuelas las promueven y apoyan, pues saben de su valor, ya que éstas conquistan compañías y posiciones de poder: nodos a los cuales los recién ingresados saben que pueden acudir.

Además, cuando hay que buscar quiénes dan forma a la identidad de la escuela, no hay duda: los egresados se llevan todos los créditos.

Tanto los ex estudiantes de la Escuela de la UTFSM como los del IAE Bussines School, de la Universidad Austral en Argentina, son buenos ejemplos.

Los primeros, reunidos en una red más extensa dada por los ex alumnos de todas las escuelas de la UTFSM, tienen una tradición de 70 años y están amparados en tres agrupaciones grandes, distribuidas en Valparaíso, Santiago y Estados Unidos. Los egresados del IAE tienen un poco más de 30 años de vida, y son más de 10.000, agrupados en 15 clubes por toda la región. Dos auténticas legiones de ejecutivos comprometidos con sus banderas.

Así funciona una red

“Hicimos una junta en un pub o restaurante y entregamos información de la universidad: entregamos el periódico del plantel, pedimos los datos para tenerlos actualizados en la red, e instamos al intercambio de tarjetas. Así nos vamos contactando. Algunos necesitan trabajo y otros lo dan”, relata Héctor Hidalgo, coordinador general de la red de ex alumnos de los “sansanos”.

Al menos una vez a la semana, los antiguos alumnos se reúnen, incentivados por la red de egresados, pero siempre hay sub grupos que lo hacen más seguido.

Hidalgo cuenta que hay de todo, desde grupos más serios hasta algunos más relajados, que lo hacen por fines de diversión. Por ejemplo, explica Hidalgo, uno de estos grupos es conformado por egresados que bordean los 50 años, “se reúnen bien seguido e incluso se envían e mails donde se bromean con chistes de ingenieros”.

Así también están los sansanos afincados en Estados Unidos, quienes organizan desde días de picnic, hasta la recolección de fondos para apoyar a los nuevos sansanos, es decir aquellos estudiantes recién ingresados a la escuela.

Una de las redes más extensa en la región, es la de los egresados de IAE, quienes no sólo residen en Argentina, América Latina o Estados Unidos, llegando sus redes hasta Europa.

En España, por ejemplo, se gestó en mayo pasado una reunión para acercar a los más de 100 estudiantes que habían pasado por las aulas del plantel y que no tenían mayor contacto. De esta forma, explica Francisco Vidal, egresado el 2003 del programa del alta dirección, “nos pudimos reencontrar y unir fuerzas en un país distinto”.

Desde ese día el grupo acordó fijar encuentros periódicos, y si bien se habían visto algunas veces de casualidad, a fines de septiembre se llevará a cabo otra reunión.“ Por necesidades de nuestras propias empresas es positivo que se conozca a alguien, tener un contacto conocido”, dice Vidal.

Únase a la conversación