Gestión de Carrera

¿Qué surge al mezclar ingeniería y negocios?

0
engineer.jpg

Cinco prestigiosas universidades en Estados Unidos han desarrollado el Master of Engineering Management (MEM), un programa que promete posicionarse en el mundo de los negocios como antes sucedió con el MBA.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Combinar ingeniería y negocios es algo que hacen bastantes ejecutivos en América Latina. Pero la mayoría de ellos sólo lo logra luego de varios años de experiencia. 

Para cubrir esta necesidad de educación, en Estados Unidos ya se ha formado un programa para egresados de ingeniería que permite desarrollar el conocimiento y las herramientas necesarias para conseguir el éxito en el cruce de su carrera con la tecnología y los negocios.

Se trata del Master of Engineering Management (MEM), o Máster en Administración Ingenieril, un programa que realizan cinco prestigiosas universidades estadounidenses, que desarrollaron proyectos conjuntos entre sus escuelas de ingeniería y de negocios: Cornell, Dartmouth, Northwestern, Duke y Stanford.

Este programa ofrece no sólo tener una sólida formación en ingeniería, sino también un firme entendimiento del mundo de los negocios.

Los cursos centrales de ingeniería que se dictan son estadísticas, optimización, toma de decisiones bajo riesgo e incertidumbre, evaluación de tecnologías.

Las materias de administración, en tanto, son márketing, operaciones, finanzas corporativas, contabilidad, habilidades de presentación y comunicaciones, trabajo en equipo y liderazgo.

“La clave es que tomamos ingenieros y los insertamos en el mundo de los negocios. Hay dos principales diferencias entre tomar este programa y un MBA: No estamos enfocados en administración general, sino que en administración de ingeniería y tecnología, y estamos creando líderes funcionales para la tecnología y el servicio al cliente”, indica Jeffrey Glass, director del programa en la Universidad de Duke.

Sue Fox, directora asociada del MEM de Northwestern, señala que “es muy importante para ingenieros que necesitan principios de management y negocios. El MBA es el tipo de grado que te reposiciona. Este programa no hace eso, lo que hace es darle a los ingenieros una formación que puede llevar sus empresas hacia adelante”, dice

El curso puede variar entre 9 meses y 2 años, dependiendo si es full o part time. Según Kristine Laca, encargada para América Latina de Dartmouth, el programa full time dura 15 meses e incluye una práctica pagada en una importante compañía durante el verano. 

En tanto, Duke tiene clases de educación en terreno. “Las empresas hacen proyectos y unos 5 u 8 alumnos trabajan en ellos, pero como parte de la clase, no como una práctica. Los estudiantes aprenden así el verdadero trabajo en equipo y el contacto con los clientes”, asegura Glass.

La mayoría de ingenieros que ingresa a los programas MEM de las distintas universidades, son especialistas en mecánica, eléctrica, química, biomédica, electrónica e informática

Las edades promedio de ingreso dependen de cada universidad. “Northwestern es diferente a Dartmouth y Duke. Ellos tienen a gente que está terminando la carrera de ingeniería (23 años), creo que en Stanford es lo mismo. Nuestros estudiantes tienen en promedio 33 años. Preferimos a las personas con más experiencia, porque se pueden desarrollar mejores proyectos”, asegura Fox, de Northwestern

En Stanford el programa no se llama MEM, sino que Management of Technology. Pero sólo el nombre cambia, el tema y los contenidos siguen siendo los mismos.

El campo laboral para los egresados es amplio. Según los datos de Darmouth, un 29% se dedica a la ingeniería como tal, un 26% a consultorías, 19% a las finanzas (tecnologías de información, tecnología interna y análisis de inversiones), 17% a la administración (programas de gestión de rotación en las grandes empresas o gestión de proyectos), y solo un 8% a otras actividades

Las solicitudes para el programa de Northwestern MEM aumentaron un 42% por ciento el año pasado. Y las aplicaciones para el programa de Dartmouth se han duplicado en los últimos cinco años, hoy en día, la escuela recibe aproximadamente 300 solicitudes para 50 plazas. 

Campo laboral

Según Glass de Duke, cuando los estudiantes egresan de un MEM, logran tener el background necesario para cruzar de manera efectiva el trabajo técnico y el trabajo orientado hacia el cliente. “Muchos tienen posiciones donde pasan la tecnología al cliente, y muchos también trabajan en desarrollo de productos, conociendo las necesidades del cliente”, dice. 

Motorola, 3M, Apple, Boston Consulting Group, Citibank, Johnson&Johnson, IBM, entre otras, son algunas empresas que tienen convenio con la asociación de todas estas escuelas.

“Creo que este programa es necesario en otros países. No sé si existe algo así en América Latina. Sé que en Japón existe un Master en Administración de Tecnología, por ejemplo, y nosotros estamos buscando a escuelas en más países que lo ofrezcan, para hacer alianzas”, indica el director del MEM de Duke.

El Consorcio

Las cinco escuelas que imparten el Master of Engineering Management decidieron unirse, entre 2006 y 2007, en un consorcio que les permitiera mostrar su programa. 

“El primer propósito fue elevar el reconocimiento del grado MEM en el mundo de los negocios. Porque la gente de negocios entendía que el programa por sí sólo en cada universidad no sería tan importante”, dice Fox.

Para Glass, probablemente pasó lo mismo alguna vez con los MBA. “No creo que haya sido posible dar a conocer el MBA sin tener el respaldo de un consorcio”, señala. 

Pero las relaciones van más allá que el nombre del programa. Según Glass, lo más importante en este momento es la cooperación que existe entre las escuelas, que lejos de verse como competencia, como podría pasar en las escuelas de negocios dentro de un mismo país en América Latina, se apoyan y discuten temas académicos. 

“Tuvimos una reunión la semana pasada en Darmouth. Pero más importante es que tenemos una red de alumni conjunta, los que están conectados e interactúan en Linkedin. Queremos alcanzar otro escalón en el desarrollo del programa”, asegura Glass.

Únase a la conversación