Recursos Humanos

¿Qué hacer si soy víctima de 'bullying' en el trabajo?

0
mobbing_empleados.jpg

Cuando se da en el lugar de trabajo, el bullying se conoce como ‘mobbing’ y se identifica por tratarse de un acoso repetido y constante durante un periodo determinado de tiempo.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Tanto en el bullying que se da en las escuelas como en el que ocurre en los lugares de trabajo se dan conductas de acoso y agresión que atentan contra la estabilidad psicológica de una persona.

Mientras que en las escuelas se trata de una cuestión de inmadurez por parte del acosador, en el trabajo, la violencia psicológica está motivada más por envidias, celos o competencia.

Cuando se da en el lugar de trabajo, el bullying se conoce como ‘mobbing’ y se identifica por tratarse de un acoso repetido y constante durante un periodo determinado de tiempo.

Una diferencia entre el bullying y el mobbing es que las tácticas de acoso y agresión son propias del empleo, por ello pueden darse casos como asignar proyectos con plazos inalcanzables, quitar responsabilidades clave dando a cambio tareas rutinarias o retener información crucial para el trabajo.

Margarita Chico, directora corporativa de comunicación de Trabajando.com, asegura que quienes son víctimas de mobbing son, por lo regular, sujetos de carácter tranquilo (al igual que los niños o jóvenes que sufren bullying), responsables, con logros y que pueden representar ‘una amenaza’ para los intereses laborales del acosador.

Es común que el acosador inicie agresiones en contra de alguien porque se siente opacado por esta persona, entonces puede comenzar a aplicarle la ley del hielo, a burlarse de él o ella y a sabotear su trabajo”, precisa Chico.

El perfil del abusador revela alguien con autoestima baja, inseguro, con miedo a perder su empleo o a ser reemplazado y con conductas pasivo-agresivas.

Una encuesta realizada por Trabajando.com reveló que el 62% de los trabajadores en México han sufrido alguna vez violencia psicológica dentro de su lugar de trabajo.

De ellos, 65% dijo que debió cambiar de trabajo, 5% pudo superarlo tras recibir disculpas de su agresor, 3% tuvo que acudir al psicólogo y el resto, 27%, reconoció que no había podido superar el problema.

¿Qué hago si soy víctima de mobbing?

Si el acoso se prolonga por seis meses no hay duda de que se trata de mobbing, entonces el primer paso es identificar que sea el caso y en seguida tratar de confrontarlo.

“Es importante intentar hablar de manera racional con el agresor, sin caer en provocaciones y de la manera más amable posible, pero si esto no funciona es indispensable denunciarlo con tu jefe inmediato”, precisa Margarita Chico.

Sin embargo, en algunos casos, el mobbing se puede dar de forma descendiente, es decir desde un puesto jerárquico.

En caso de que el jefe sea el agresor se tiene que recurrir a Recursos Humanos y exponer el caso.

En caso de que tu empresa no atienda tus peticiones, la Procuraduría Federal del Trabajador (PROFEDET) puede brindarte asesoría al respecto.

“Como no se trata de un delito, no puede haber una persecución legal en contra del agresor, sin embargo, es importante que las empresas respondan porque se trata del bienestar de los empleados y hay que recordar que un empleado feliz es un empleado productivo”, agrega Chico.

En profundidad

Únase a la conversación