Gestión de Carrera

Por qué invertir tiempo en mejorar la comunicación y dominar las nuevas tecnologías

0
comunicacion_habilidades.jpg

De acuerdo con un reporte de Microsoft e IDC, los empleadores valoran ciertas habilidades: capacidad de comunicación oral y escrita, automotivación, resolución de problemas y organización, entre otras. A continuación, las razones para aplicarlas y potenciarlas.

Por

De un tiempo a esta parte las escuelas de negocios se han dedicado a sumar más cursos in-company, los que refuerzan las habilidades blandas de los ejecutivos. Todo esto, por la demanda de profesionales capaces de combinar conocimientos técnicos y habilidades blandas.

Pero en estos cursos, más que desarrollar estas capacidades, existe un trabajo para que se tome consciencia."Notamos que a los ejecutivos les cuesta salirse de lo que aprendieron técnicamente, las habilidades duras, y cambiar su agenda, para dedicarse a las habilidades blandas", relata Alberto Franichevich, profesor de Comportamiento Humano en IAE Business School

En el reciente informe de Microsoft e IDC, sobre las habilidades y competencias personales y técnicas que más valoran los empleadores, a partir de ahora y hasta el 2020, quedaron en los primeros lugares el dominar ciertos softwares, poder comunicarse efectivamente de forma escrita y oral, estar orientado al detalle, poder resolver problemas, automotivarse y ser organizado.

La capacidad de comunicación oral y escrita quedó en primer lugar, lo que no es de extrañar opinan los especialistas en estos temas, pues "vivimos en un mundo competitivo y globalizado que demanda mucha comunicación", dice Augusto Cáceres director académico de la Escuela de Posgrado de la peruana Universidad del Pacífico. En lo que también concuerda Franichevich, quien explica que como el ejecutivo debe ser un líder que direccione, genere alineación y compromiso en los trabajadores, es vital que sepa comunicarse efectivamente, sobre todo, "pensando en que hoy enfrentamos un contexto volátil, ambiguo y complejo, muy cambiante y dinámico". 

En el reporte, además, se asigna a los usuarios como los responsables de que los ejecutivas tengan que potenciar su habilidad comunicacional. Esto, porque a futuro la base de clientes será mucho más variada y habrá que comprenderlos. Pero esta competencia también está alineada con otras mencionadas en el estudio, como ser flexible e identificar retos y oportunidades, tener la capacidad para autodirigirse y tomar la iniciativa. 

Para Cáceres,"como todo es en tiempo real, se requiere de capacidad para organizarse, de lo contrario se pierde el tiempo, perspectiva y oportunidades, y alguien que no motiva en un mundo global se deprime, de ahí la importancia de la automotivación". A su vez, sigue el académico, "la iniciativa marca la diferencia en los nuevos ejecutivos, porque no esperan a que las cosas sucedan, sino son agentes de cambio".

Para el director de IDE Business School, Gabriel Rovayo, la capacidad de organización,"es un tema que no puede manejarse como algo de “corto plazo” o como un “apaga fuegos”. Tener claro el organigrama y las líneas de reporte en una empresa crean un ambiente de seguridad y de compañerismo. El ejecutivo debe conocer estas reglas y hacer que se conozcan y se vivan en la empresa".

Sobre el motivar y motivarse, Franichevich dice que "el líder tiene dos roles, motivarse a sí mismo, para lo que es importante que la persona se conozca, sepa qué lo motiva y qué no, de manera de construir su agenda para no perder la motivación. Por otro lado está el cómo motivar al resto"

El reporte de Microsoft también mostró que las empresas demandan conocimiento en ciertos softwares, como son el Power Point y Office. Para Rovayo, lo interesante de esto es que el llamado es a "utilizarlas con eficacia". No se trata sólo saber escribir una carta en Word, por ejemplo, sino "usar todas las facilidades que las diferentes versiones que te van ofreciendo".

Esto también se aplica en el uso del Power Point, donde varios no saben utilizarlo o se apoyan totalmente en este, cuando el objetivo es que sea un complemento. Rovayo dice que "se deben conocer las técnicas de comunicación oral y escrita que permitan que una presentación hecha en Power Point apoye a conseguir el objetivo propuesto, como es informar sobre algo, convencer, mover a una acción, etc"

Preparados desde el principio

Si bien las competencias blandas no suelen enseñarse en ninguna fase de la educación, sino que son aprendidas en la experiencia, en varias escuelas sí se utilizan los softwares mencionados u otros. Se trata de un tema generacional. 

Sin embargo, de acuerdo con el vicepresidente de Educación Mundial de Microsoft, Anthony Salcito, más allá de la digitalización de contenido, “las escuelas deben ser organismos de aprendizaje capaces de responder y adaptarse a los cambios del mundo, a fin de que los estudiantes sean competentes y estén preparados. Las nuevas maneras de aprender también requieren un uso más estratégico de los datos”. 

Y además agrega: “En cuanto a las decisiones de compra de tecnología, en lugar de dedicar tiempo a digitalizar el aprendizaje, los responsables de las decisiones deben considerar la forma en que las experiencias del aprendizaje moderno contribuyen al desarrollo de las habilidades necesarias para triunfar”.

Pero no todo quedaría en manos de los educadores, según la visión del ejecutivo, porque debe haber un esfuerzo de parte de gobiernos y empresas de tecnología. “Los estudiantes necesitan habilidades laborales aplicables, y no capacitación laboral. Y la industria de la tecnología puede y debería desempeñar un papel muy importante en impulsar la educación para producir este cambio”. 

Y como no se evalúan las habilidades en las escuelas, aun cuando en el trabajo sí son fundamentales, Salcito cree que ahí está el reto y la oportunidad. Los educadores tienen que ayudar a los estudiantes a desarrollar habilidades personales.

En el caso de Microsoft y en otras compañías de tecnología, dice Salcito, “esas habilidades se están incorporando cada vez más. La TI es una habilidad crítica, pero también lo son las ideas creativas y la capacidad de resolver problemas para poder diseñar y desarrollar juegos o software”. Nuevamente el vicepresidente de Educación Mundial en Microsoft, hace un llamado a los educadores a que “exijan más de la industria de la tecnología”. Esto, a través de herramientas que sirvan como plataforma para demostrar y experimentar los aprendizajes y las prácticas centrales.

Es un hecho, el perfil de los profesionales está cambiando. De ahí que el mercado necesite personas con habilidades tecnológicas, dado la demanda que tendrán estos en áreas de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas. Para comprender mejor este fenómeno, Salcito relata que “los estudios recientes de IDC en Latinoamérica muestran que en el 2015 habrá una escasez de 300.000 profesionales en TI en Brasil. Eso es sólo un ejemplo de la importancia de invertir en la educación, de generar habilidades para resolver problemas y administrar proyectos y de poseer habilidades de comunicación, entre otros”.

Buen líder, buen comunicador

No sólo será la habilidad más demandada por las empresas de aquí a 2020, como queda establecido en el reporte de Microsoft, sino que hoy es clave. Es de una relevancia tal que los entrevistados concuerdan en que un buen líder no puede dejar de lado este aspecto. Según Franichevich, el problema está en que los ejecutivos dedican generalmente de su agenda sólo 5% para tratar con los trabajadores, cuando lo ideal debería ser 40%. Lo peor es que aunque saben que es un tema importante, lo dejan pendiente porque "las empresas necesitan de resultados a corto plazo, con un líder que tenga una actitud casi como de superhéroe". 

Cáceres, a su vez, ve otro problema: "no escuchan". Se quieren comunicar, pero fallan en esta otra habilidad, lo que genera que "invaliden a los que se comuniquen con ellos, y esa invalidación hace que no haya comunicación. Se debe aprender a respetar a los otros, respetar lo que quieren decir". 

La comunicación en una organización puede tener varios fines, el de informar y motivar, por ejemplo. Esto último, según Rovayo, ayuda siempre y cuando "se utilicen las palabras en el momento adecuado e inclusive con la entonación correcta". Lo contrario, explica Rovayo, es "decir las cosas fuera de tiempo y con un acento negativo, que hacen perder credibilidad no sólo en el ejecutivo sino en la empresa".

Como recomendación, Franichevich propone a los ejecutivos "plantear el mensaje de forma atractiva, que genere de alguna manera interés. Lo que se puede hace a través de las historias y anécdotas, conocido como storytelling". La razón de esto, agrega el profesor, se debe a que las personas reciben mucha información durante el día, "lo que finalmente no lo incorporan porque no quieren más datos, necesitan que algo interesante los comprometa". 

Únase a la conversación