Recursos Humanos
0
1482349154000.jpg

Pasión y obsesión por el trabajo, ¿en qué lado estás?

Mientras la obsesión consume nuestra energía y genera malestar, la pasión nos ayuda a buscar caminos innovadores conectados desde la positividad.

Por

En internet podemos encontrar muchos consejos y artículos sobre cómo distinguir nuestra verdadera vocación, algún propósito que nos haga encaminarnos laboralmente o hasta de qué manera podemos volver a reencantarnos con nuestro trabajo.

Lo cierto es que para varios psicológicos y consejeros, cuando ya no eres feliz haciendo tus actuales laborales, lo más sesanto es que busques un cambio fuera o dentro de tu empresa. Pero hay personas que se sienten totalmente distintas, porque aman su trabajo y ven siempre lo positivo de hacer sus funciones.

Los emprendedores podrían fácilmente ser considerados apasionados por lo que hacen. Son personas que creyeron en sus ideas y lucharon hasta materializarlas, enfrentando rechazos, críticas y fracasos. Ellos consideran su trabajo una pasión, por lo que “les gusta, los moviliza y los hace sentir bien, les gatilla una emoción positiva hacia algo que desean”, dice Isaías Sharon, director ejecutivo de Smart Coach.

Existen muchas personas que dejaron un trabajo rutinario en una oficina, trabajando para otros, para crear un negocio propio que, con menos o más suerte, les ha dado satisfacciones. También están quienes se encuentran trabajando en lo que les gusta y mejor saben hacer, aunque no sean independientes.

De esta forma, una persona que siente pasión por lo que hace tiene más energía que el resto. De acuerdo con Sharon, “tienen una fuente de motivación interior mayor, y así logran sobreponerse más rápido y de mejor manera a las situaciones difíciles y por lo tanto son más resilientes. Además, las personas apasionadas por lo que hacen son más productivas, más creativas y logran mejores resultados en el tiempo porque son capaces de sostener sus acciones más allá de un incentivo o recompensa a largo plazo”. 

Varias son las ventajas para una empresa que sus empleados se sientan apasionados por lo que hacen, lo que claramente no ocurre de la noche al día ni es algo que todos logran sentir, pero al menos se están haciendo los intentos por entender al empleado e intentar motivarlo para que se sienta comprometido.

Obsesión en el trabajo

Y si bien se intenta que los trabajadores tengan emociones positivas, también ocurre algo totalmente distinto a sentirse apasionado. Varios ejecutivos se obsesionan por su trabajo, lo que a ojos de los demás podría ser algo muy similar a la pasión, pero no es así.

“La obsesión es algo que nos consume energía y nos genera malestar, depresión, estrés y desmotivación; la obsesión nos estrecha nuestro entendimiento y capacidad para razonar y avanzar, mientras muchas veces la pasión nos ayuda a buscar caminos innovadores conectados desde la positividad y el logro”, dice Sharon. 

Estas personas, de acuerdo con Sharon, no han desarrollo su inteligencia emocional ni relaciones interpersonales abiertas, junto con la capacidad de reconocer valores que rigen su vida. Son personas mucho más propensas a competir sin sentido o luchar por obsesiones que muchas veces no son propias, sino que las entienden como ideales sociales que nada tienen que ver con quienes son realmente.

El director ejecutivo de Smart Coach, dice que la obsesión se construye desde una fijación perceptual y psicológica con algo o alguien que nubla a la persona y le dificulta darse cuenta de otras cosas que ocurren a su alrededor, le dificulta mirar las cosas positivas que obtiene en su día a día y lo centra desde una perspectiva más negativa.

“La obsesión genera dependencia, mientras que la pasión no, por lo que una persona obsesionada ha perdido libertad psicoemocional sobre aquello que la obsesiona, por eso suele ser tan enfermizo y muchas veces requiere atención psicológica para poder salir de ese estado”, agrega.

¿Estás obsesionado?

Existen ciertas características que describen a una persona obsesionada por su trabajo. A continuación, algunos tips que te pueden ayudar a notar si sufres de esto o si alguien a tu alrededor está obsesionado por su trabajo.

1. Dedica mucho tiempo y atención a sus tareas laborales sin disfrutarlas.

2. La persona percibe que este esfuerzo –que siente generalmente como una carga- le ayudará a conseguir un “bien mayor”, que es algo inespecífico la mayoría de las veces.

3. Se muestra muchas veces agresivo y confrontacional.

4. Tienen mayores niveles de estrés e, incluso, pueden presentar licencias médicas por enfermedades de salud mental ligadas al trabajo.

¿Cómo dejar de ser obsesivo?

Si crees que estás ante una persona obsesiva, Sharon aconseja brindar apoyol, porque "una persona con una verdadera obsesión requiere de un acompañamiento profesional, algunas veces a nivel terapéutico, otras con un coach integrativo, o también con apoyo del entorno social”.

Por esta razón es importante no promover una carrera donde se compita con los demás y se busque ser el mejor. 

En profundidad

Únase a la conversación