Recursos Humanos

Nuevas condiciones laborales y empoderamiento del trabajador marcan la tónica del actual escenario laboral

0
avi-richards-z3ownetsdnq-unsplash.jpg

Las empresas se están topando con un nuevo perfil de trabajador, mucho más consciente y deseoso de tiempo y nuevos beneficios laborales no salariales. A raíz de esto, las empresas tienen el reto de adaptarse y generar espacios para motivar a sus actuales equipos y atraer a nuevo talento, en los cuales se baraja empoderarlos y tomar decisiones considerando sus necesidades.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Ante un escenario donde varias de las empresas en América Latina tuvieron que flexibilizar sus procesos y repensar cómo comenzarían a trabajar con sus equipos luego de varios meses en confinamiento, fue clave poner los ojos en los colaboradores. Fue así como la pandemia cambió las creencias que se tenían hasta entonces sobre el mundo laboral, ofreciendo oportunidades para trabajar de manera flexible, pero también desafiando a las empresas a mejorar el clima laboral y definir propósito y el tipo de formato de trabajo que se llevará a cabo en lo que viene de 2022. 

En este escenario, las empresas notaron que los trabajadores habían cambiado, ahora exigían ciertas condiciones diferentes a las que tenían. Por esto mismo, tenían que analizar qué medidas tomarían para ser atractivas y mantener motivados a los actuales trabajadores y capturar nuevos talentos. Fue así como algunas organizaciones se flexibilizaron y abordaron ciertos temas que antes no habían tomado en cuenta, como las políticas de beneficios no salariales. 

Una encuesta realizada en Chile por la consultora especializada en reclutamiento, Robert Half, indica que las empresas comenzaron a ofrecer soporte de internet como beneficio, mientras que otras pocas reconocieron que su organización empezó a ofrecer asistencia financiera para establecer una oficina en casa. Y algunas organizaciones comenzaron a dar apoyo psicológico debido a la pandemia.

Revisa el Directorio de Maestrías de Negocios Especializadas

Acerca de este contexto dialogaron especialistas en temas de RR.HH., quienes se reunieron en el panel “El trabajo nunca será lo mismo” del pasado evento Multilatinas 2021: ante una nueva era. 

En la ocasión, participaron Ricardo Triana, director general para Brasil y Latinoamérica en Project Management Institute; Richard Poore, Global Sales Director en DWS Serban Group; y Marcela Bello, Sénior Partner Dev Manager en Microsoft. 

Debido al cambio que han experimentado los profesionales, las organizaciones deben prestarles mayor atención, darles un ambiente en el cual se impregnen de creatividad y puedan trabajar en equipo para que se sientan parte del proyecto, así como empoderarlos, ofreciéndoles todo lo que sea necesario para que se capaciten, avancen y aporten al negocio.

“Hay que ofrecer herramientas que permitan tener espacios de colaboración y así asegurar el pensamiento de diseño”, indicó Marcela Bello, de Microsoft.

Justamente, Ricardo Triana, de Project Management Institute, asegura que es momento de volver a evaluar si se están o no haciendo las cosas que se deben hacer al interior de las empresas y también propone “mejorar las habilidades de design thinking y generar soluciones pensadas en las personas para poder fomentar dinámicas que puedan ayudar. Hay que impulsar las power skills para que los colaboradores sean independientes y puedan tomar decisiones”. 

Richard Poore, de DWS Serban Group, afirma que, efectivamente, el empoderamiento es importante, pero aún más lo es tener la claridad de en qué temas se busca capacitar a los equipos de trabajo. “Lo primero es que sepan por qué hacen lo que hacen, para que ese empoderamiento sea su compromiso. Que se hagan las cosas por objetivos de la forma más efectiva posible”. 

Más flexibles y empáticas

Una muestra de cómo los modelos de home office e híbridos han dado buenos resultados son los resultados arrojados por la encuesta que se hizo en Chile, Smart Work, elaborada por la consultora y auditora internacional EY, la Fundación País Digital que promueve la cultura digital y la Caja de Compensación Los Andes, donde la mayor parte de los empleados espera trabajar al menos tres días por semana en modalidad online y otra proporción menor lo espera hacer dos días por semana.

De esta forma, la encuesta a casi 90 empleadores y más de 350 colaboradores, también revela que los equipos han podido ser más productivos en modalidades a distancia, así como ahorrar tiempo y poder pasar más tiempo con la familia. A propósito de esta encuesta, se realizó un evento en el que el director de Crecimiento de Fundación País Digital, Ricardo Dorado, dijo que “las empresas deben cumplir su rol, dar flexibilidad y ser empáticos con los empleados probando modelos de trabajo. También tiene que haber apertura de mente. Y por último, hay que aprovechar lo aprendido, no hay límites”.

Tanto Poore como Bello coincidieron en que la pandemia se encargó de catalizar los procesos que ya estaban ocurriendo en la mayor parte de las empresas. Está el caso de aquellas organizaciones que veían el teletrabajo como una opción para aquellos que tenían que hacer extenuantes recorridos para trasladarse a la oficina y luego a sus casas o como una manera de mejorar la calidad de vida de sus equipos. 

A raíz de esta menor presencialidad, las fronteras geográficas ya no son impedimento para encontrar personal. Y, por lo mismo, se robustecieron los esfuerzos por diferenciarse de las otras empresas y ofrecer un valor agregado con el cual atraer y retener al talento.  

Ante esto, Marcela Bello, de Microsoft, dijo que “las nuevas generaciones nos están obligando a atraer nuevos talentos y pensar de forma distinta. Hay que pensar en cómo cautivar el talento, ya que una amplia gama de personas no están cerca geográficamente, lo que les dará oportunidades a regiones dispersas por país o globalmente. Se necesitarán nuevas estrategias para retenerlos y captarlos. Ya no son suficientes las mismas tácticas, estilos de trabajo, beneficios y hasta cultura”. 

Poore afirmó que “los colaboradores han evolucionado y eligen dónde trabajar. Las compañías que son ágiles, por ejemplo, garantizan cierta flexibilidad”.

Dejar al centro al colaborador

En medio del análisis de que los trabajadores están cambiando, exigiendo condiciones, y que, por lo mismo, las empresas tendrán que asumir que deben flexibilizarse y empoderarlos, surge también el reto de integrarlos en las decisiones importantes. 

Ponerlos al centro conlleva varios beneficios, como tener mayores opciones de capturar el talento. Según Bello, “ahora las empresas tienen una oportunidad enorme: si ponen al colaborador al centro y piensan en cómo reorganizar y pensar en cómo hacen las cosas, podrán capturar talento inimaginable, porque estarán dando condiciones que les llaman la atención a los trabajadores”.

Después de todo, cuando una organización toma decisiones pensando en sus colaboradores y se adapta a las necesidades del entorno, es posible que se logren las metas. Se cree que finalmente llegó la hora que las organizaciones evolucionen al mismo ritmo que lo están haciendo los profesionales.

Foto. Unsolash.com 

En profundidad

Únase a la conversación