Liderazgo

Mentalidad expansiva y el crecimiento del liderazgo

0
tanja-heffner-354229.jpg

Cuando eliges a tus colaboradores, ¿prefieres una persona que se adecue a tus reglas o prefieres uno que te rete y se haga escuchar?

Por

Carol Dweck, en su libro Mindset, explica que para una organización es crucial el líder; un líder que pueda tomar decisiones importantes y sepa dirigir a todos en el camino del éxito. Este tipo de líder requiere una mentalidad expansiva; lo que Dweck llama “growth mindset”.

Ésta, cuando se aplica a las decisiones que toma el equipo de una organización, permite alcanzar el éxito y, en su caso, hasta levantarse de situaciones difíciles como pudiera ser una bancarrota. Sin embargo, para ello es indispensable rodearse de personas que estén dispuestos a “incomodarse”, a crecer, aprender y desarrollar nuevas habilidades y potenciales.

Así, la mentalidad expansiva debe iniciar por quien toma las decisiones de contratación dentro de la organización, ya sea la persona encargada de Recursos Humanos o el mismo líder de la organización. Si esta persona solo recluta gente que “sigue instrucciones”, “dice que sí” y no cuestiona ni propone nada, la organización no crecerá.

Dice Dweck que la mejor forma de “no hacer” las cosas, es rodeándote de personas que creen que, efectivamente, esas cosas no se pueden hacer; y viceversa: si quieres hacer algo, acércate a personas que ya lo están haciendo. Rodéate de personas que te reten a ser mejor y que inspiren a pensar en nuevas posibilidades y que se rehúsan a fracasar.

Además, repensar el propósito de tu organización también promoverá la mentalidad expansiva. ¿Por qué? Porque todas las organizaciones tienen un objetivo económico, pero si tu organización ofrece un nuevo valor a la comunidad en la que se mueve, dejarás solo de celebrar logros económicos en tus colaboradores, lo cual permitirá que se sientan parte de algo más grande y trabajarán con más ímpetu.

Piensa en ello. Una organización que trabaje con una mentalidad cerrada, castigará al colaborador que no sea el “número uno en ventas” y le hará sentir que es el peor. No te obsesiones con las posiciones que los logros económicos otorgan, enfócate en otro valor, engancha a tu equipo en él y camina hacia el éxito absoluto, no solo el económico.

¿Te suena lógico? ¿Te gustaría intentarlo? Cuéntame si estás de acuerdo.

*Ivette de Jacobis, Experta en resultados con Bienestar Personal. Sitio web: ivettedejacobis.com, Facebook @ivettedejacobisv y Twitter @IvettedeJV*

FOTO: UNSPLASH.COM

En profundidad

Únase a la conversación