La ruta que recorrió el primer auto deportivo fabricado en México

0
mastretta_mxt.jpg

El Mastretta MXT estará a mediados de 2011 en el comercio y sus creadores aseguran que ya tiene potenciales clientes.

Por

Sin apuros y a pulso. Así se fue desarrollando el proceso de creación del primer automóvil deportivo diseñado y fabricado en México, que lleva por nombre el apellido de sus gestores: Mastretta MXT. La acción de los hermanos Carlos y Daniel corresponde a un ejemplo de emprendimiento, tomando en cuenta que partieron de a poco, gestando paso a paso un mero proyecto que hoy pueden ver frente a sus ojos.

Fue en 2005 cuando estos mexicanos se miraron y decidieron adentrarse en el diseño de lo que sería en unos años más el primer vehículo de su tipo desarrollado en tierras aztecas. La idea tuvo eco justamente, porque la compañía Mastretta Cars- una división de la firma Tecnoidea SAPI de CV- llevaba más de 30 años encargada del diseño y la consultoría en proyectos del rubro automotriz de bajo volumen, como autobuses y réplicas de autos famosos.

A su vez, también eran consultores: se encargaban de hacer planos y moldes, que una vez elaboradas se enviaban a los fabricantes.

“Soy diseñador industrial y desde siempre quise hacer vehículos de transporte. Las condiciones se empezaron a dar para crear el deportivo”, explica Daniel Mastretta.

Si bien, la producción de automóviles en México es considerada una potencia, escasea la fabricación propia.

El Mastretta toma forma

Empezar con todo el proceso que requería la creación de un producto como el Mastretta MXT no era una decisión que se tomase a la ligera. En la compañía lo sabían muy bien y como contaban con el equipo de trabajo capacitado para hacerse cargo de esta tarea, la respuesta al proyecto fue positiva. Sin embargo, el tener profesionales calificados no era sinónimo de que todo saldría bien, y al poco tiempo surgieron algunos inconvenientes.

La falta de dinero al principio produjo que la primera etapa se financiara con inversión propia, lo que provocó que el ritmo de trabajo se pausara. A esto se sumaron los retos técnicos y las varias pruebas que se debían realizar para obtener un buen producto, junto con la tarea de conseguir proveedores nacionales y extranjeros. Pese esto, “aún creemos que no nos hubiéramos tardado menos de cuatro años”, afirma Mastretta.

Para 2007 ya tenían terminado el primer prototipo y, entonces, se concentraron en hacer una especificación similar al primer modelo, pero mejorado y orientado a darle mayor calidad. Tenían que crear un modelo para ser reproducido en varios volúmenes, es decir, con alrededor de 100 modelos anualmente.

Los inversionistas comenzaron, en tanto, a aparecer gracias a la rentabilidad del proyecto. De esta manera, tuvieron el espaldarazo del gobierno mexicano y luego de un fondo mexicano de capital privado, Latin Idea Venture. Ya en diciembre del 2010 se presentó el modelo en una muestra en Paris y su precio es de US$ 55 mil.

Con personalidad propia

Si bien se compara con el modelo Lotus Elise, Mastretta explica que no se inspiraron en ningún otro modelo, sí asegura que hubo influencias. “El motor está detrás de los asientos, centro de gravedad bajo, especial para carretera y pista. Genera proporciones muy concretas y en un segmento muy especial. Tiene influencias generales pero cuenta con personalidad propia”, explica Mastretta.

En relación al material, este auto cuenta con un chasis compuesto totalmente de aluminio, sin soldaduras. Se encuentra adherido con pegamentos y adhesivos. El piso del chasis y los asientos son de fibra de carbono.

Dentro de las fortalezas del Mastretta, están "que posee características muy dinámicas y atractivas. Buen comportamiento en curvas, divertido para manejarlo y una apariencia muy atractiva. Tiene una mejor calidad para que sea competitivo”, afirma.

A esto se agrega que tiene un motor central transversal de 2.3 litros y 4 cilindros de 2.0 litros turbocargado. Puede generar 250 caballos de fuerza y llegar a una velocidad máxima de 230 kilómetros por hora.

Dentro de la estrategia de márketing que se ha desarrollado se encuentra el aprovechar el trabajo de nicho. Junto a esto, se ha dado a conocer en exposiciones, internet y a través de la prensa especializada. Incluso, ya están por iniciar la exportación a Francia e Inglaterra.

Buena acogida

En la compañía explican la demanda por el auto ha sido buena y que ya se ha presentado en exposiciones en México y el extranjero. “Existen clientes potenciales y ya estamos vendiendo algunas unidades. Claro que la entrega la haremos a mediados de año”, explica Mastretta.

Sin embargo, el vehículo se hizo conocido luego que el programa televisivo “Top Gear” de la BBC de Londres, encargado de analizar automóviles, se burlara de los mexicanos tras mirar las fotografías del Mastretta. 

Al momento en que miraban la imagen los panelistas del programa se preguntaban si comprarían un auto mexicano. Junto con esto, comenzaron a decir que los autos reflejaban características nacionales: el caso de Alemania, con coches bien construidos y eficientes; y lo mismo con los fabricados por italianos, veloces y elegantes. 

Cuando llegó el turno de analizar cómo serían los automóviles mexicanos, éstos dijeron que serían holgazanes, mientras se burlaban de las costumbres de este país.

“De hecho, sólo vieron fotos que tomaron del sitio y prácticamente no se refirieron al auto. No lo conocen y no hicieron una prueba de éste. Fue el punto de partida para criticar al país”, se defiende Mastretta.

En profundidad

Únase a la conversación