Recursos Humanos
0
woman-notebook-working-girl.jpg

La plataforma que busca equiparar lo académico con lo humano en los colegios

Inoa permite centralizar la información no académica y generar un acercamiento y comunicación más personalizado entre docente y alumno en Uruguay.

Por

ElObservador.com.uy. Que un alumno llegue tarde al colegio, se encuentre especialmente distraído por un período de tiempo o comience a tener problemas de conducta, son hechos que generalmente tienen algún efecto en su rendimiento y que pueden verse reflejados en su calificación.

Juan Puig (32) y Emilio Delgado (26), formados en el área de sistemas, se conocieron trabajando en un centro educativo, donde se hicieron plenamente conscientes del tiempo que dedican los docentes a conocer lo que hay detrás de estos sucesos –y lo tarde que a veces llegan a dar con ellos–, así como de la importancia que tiene para el docente contar con esa información para acompañar correctamente al alumno. Estas situaciones pueden ser familiares, emocionales, sociales o de aprendizaje.

Notaron que esta información no académica es generalmente manejada de manera informal, en conversaciones de pasillo, de Whatsapp, o que se espera a la primera reunión de profesores para tratar el asunto. Con esa problemática presente y las ganas de emprender, Puig y Delgado se presentaron en enero a Desafío Educación, una convocatoria de Socialab –organización que impulsa emprendimientos que resuelven problemas sociales con herramientas de negocios–.

Allí resultaron ganadores con la creación de Inoa, una plataforma que se especializa en el seguimiento y comunicación de toda la información no académica de los alumnos. A partir de ese momento, los emprendedores comenzaron a llevar adelante lo que hasta ese momento era una idea con el acompañamiento de Socialab, hasta que en marzo finalizaron la primera versión de la plataforma. Delgado se encarga de toda la parte técnica, mientras que Puig de lo comercial y el seguimiento del proyecto.

La plataforma permite, a través de la inteligencia artificial, generar diversos indicadores o alarmas acerca de la situación no académica de los alumnos y, con ello, generar un acercamiento entre profesor y alumno más personalizado desde el inicio.

Hoy Inoa se encuentra en funcionamiento en cuatro colegios: Los Pinos, Providencia, Espigas e Intenational College de Maldonado. Los emprendedores señalaron que "el feedback es muy bueno" y que la plataforma es utilizada prácticamente a diario.

Por ejemplo, si un alumno nunca tuvo problemas de conducta y de repente varios profesores registran su mal comportamiento en la plataforma, esta notifica al psicólogo o equipo de apoyo acerca de la observación para que pueda ser intervenida de manera temprana.

A su vez, los emprendedores incorporaron machine learning para facilitar al docente el ingreso de la información. El profesor entra a la plataforma, selecciona al alumno, escribe acerca del suceso y esta tecnología le sugiere una determinada categorización –familiar, social, emocional o de conducta– que luego el profesor podrá confirmar o no, para posteriormente guardar la información y hacerla accesible para el resto de los docentes y el instituto.

"Lo que tratamos de hacer es complementar lo que los docentes conocen a nivel académico con lo más humano", apuntó Delgado. La plataforma también da la posibilidad al docente de tener información sobre cómo ha sido el acompañamiento previo del centro educativo con el alumno en los aspectos extra académicos.

"Vemos que sucede muchas veces que los docentes conocen a sus alumnos después de la mitad del año por distintos motivos y cuando realmente lo concen esa relación se corta y arranca de cero nuevamente al año siguiente", dijo Puig a Café & Negocios.

Proyecciones

Delgado y Puig recibieron el apoyo de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) para validar la propuesta comercial de Inoa. Puig contó que, aunque su objetivo para los primeros cuatro meses era hacer su primera venta, realizaron dos.

A su vez, trabajaron con la ANII en el diseño de marca y difusión en redes sociales. "En la página web pusimos un formulario donde las personas podían probar la plataforma y tuvimos 90 solicitudes, no solo en Uruguay sino que también del exterior", consignó Puig.

Pese a tener un fin social, los emprendedores indicaron que proyectan que el emprendimiento se sustente por sí solo en un año, lo que lograrían con mayor volumen de alumnos.

Hoy Inoa se encuentra en funcionamiento en cuatro colegios: Los Pinos, Providencia, Espigas e Intenational College de Maldonado. Los emprendedores señalaron que "el feedback es muy bueno" y que la plataforma es utilizada prácticamente a diario. "Tratamos de aportar para cambiar el foco en la educación y que se valore al alumno desde una perspectiva más integral", señaló Delgado.

Puig indicó que con la utilización de la plataforma, todo lo que dedicaban a la reunión de profesores, "ahora lo llevan de forma más natural y en la diaria". Además, agregó que "en la reunión ya no precisan estar tanto tiempo hablando de los alumnos sino que van directo a lo académico (salvo excepciones) porque ya saben cómo viene el acompañamiento".

Pese a tener un fin social, los emprendedores indicaron que proyectan que el emprendimiento se sustente por sí solo en un año, lo que lograrían con mayor volumen de alumnos. Su propuesta comercial para los colegios es de US$3 a US$5 por alumno y buscan con esto adaptarse al tamaño de cada colegio.

A partir de mitad de julio, Delgado y Puig esperan concretar la venta en otros diez colegios, con los que ya se encuentran en diálogo. Otro de sus proyectos es hacer un plan piloto para 20 instituciones educativas públicas de Montevideo y el interior. "No se concretó, pero estamos en conversaciones" apuntó Delgado.

Mantener la privacidad

Algo en lo que los emprendedores hicieron hincapié fue en la importancia de mantener la privacidad del alumno acerca de aquella información que no requiera ser conocida en detalle por todos los actores del centro educativo. Para esto, están desarrollando –mediante machine learning– la posibilidad de que el docente, al ingresar el suceso, pueda seleccionar entre tres niveles de sensibilidad de la información, dejando que el centro educativo defina quiénes pueden acceder a la más sensible. 

Un paso posterior a implementar, contó Puig, será el que la plataforma detecte el nivel de sensibilidad del suceso, de manera que el docente no tenga que pensarlo cada vez que ingresa el comentario.

FOTO: PEXELS.COM

En profundidad

Únase a la conversación