Recursos Humanos

Este método ayudará a que te organices mejor en el trabajo

0
apple-device-application-beverage-441963.jpg

El método KonMari no es una simple serie de reglas sobre cómo clasificar, organizar y desechar cosas. Es una guía para adquirir la mentalidad correcta y así crear orden y volverse una persona organizada.

Por

¿Cuándo estás en tu oficina o trabajando en casa, sientes estrés, enojo e incomodidad, a pesar de que el trabajo que hagas no es desagradable? Tal vez la forma de organizarte o el desorden pueden ser la causa.

Trabajar en espacios desordenados y sin ningún tipo de organización, no sólo dan mala apariencia, sino que influye en el bienestar personal porque roban la tranquilidad, fluidez de ideas y generan caos, sobre todo si trabajas desde casa.

“Básicamente, cuando pones tu casa en orden, también pones en orden tus asuntos y tu pasado. Como resultado, puedes ver con claridad lo que necesitas en tu vida y lo que no, lo que debes hacer y lo que no”, explica Marie Kondo, experta organizadora japonesa conocida como la gurú del orden.

Desde pequeña, Marie lucha con el desorden, el cual le brinda bienestar y con el objetivo de ayudar a las personas a sentirse igual, tanto en su casa y trabajo, comparte su método KonMari, que consta de diferentes lecciones para ordenar y tener mejor organización.

A través de su libro La magia del orden y su serie recién lanzada en Netflix ¡A ordenar con Marie Kondo!, plasma la importancia de ser ordenados, aprender a desecharse de lo innecesario, agradecer por las cosas que se tuvieron y deben irse, así como quedarse con aquellas que nos hagan sentir amor.

“El método KonMari no es una simple serie de reglas sobre cómo clasificar, organizar y desechar cosas. Es una guía para adquirir la mentalidad correcta y así crear orden y volverse una persona organizada”, explica.

La autora asegura que cuando se adopta el método, las personas no vuelven a ser desorganizadas, pero ¿cómo llevarlo a cabo?, sólo basta seguir los siguientes puntos.

1. Asigna un lugar para cada cosa

Comienza eligiendo un lugar para colocar cada cosa. Aunque parece complicado, así sabrás qué conservar y qué desechar. La razón de que cada objeto deba tener un lugar es porque la existencia de un objeto sin un sitio propio multiplica las posibilidades de que tu espacio vuelva a desordenarse.

Una vez que utilices un artículo como plumas, memorias o archivos, vuelve a colocarlos en su lugar y no los dejes en otro lugar que no sea el suyo.

2. Primero desecha, luego guarda

Cuando aprendes a elegir tus posesiones de modo adecuado, sólo te quedarás con lo que cabe perfectamente en el espacio con que cuentas. Ésa es la verdadera magia de la organización.

Por ello, lo recomendable al escombrar es tirar las osas que no necesitas, ya que así será fácil decidir dónde deben ir las cosas porque tus posesiones se habrán reducido a una tercera o cuarta parte de las que tenías al principio.

Por lo contrario, no importa cuánto te esfuerces por organizar ni qué tan efectivo sea tu método de almacenamiento, si comienzas a guardar antes de eliminar el excedente, sufrirás un rebote.

3. El almacenamiento: busca la mayor sencillez

La clave para tener una habitación ordenada o tu oficina, es buscar la máxima sencillez de almacenamiento donde pueda ver a simple vista lo que tienes.

4. No disperses los espacios de almacenamiento

Sólo hay dos reglas que seguir: guarda todos los objetos del mismo tipo en el mismo lugar y no disperses los espacios de almacenamiento. Para ello, clasifica los artículos por tipo de objeto y por persona.

También puedes guardar las cosas similares en el mismo lugar o en sitios muy cercanos.

“Tener tu propio espacio te hace feliz. Cuando sientes que te pertenece personalmente, quieres mantenerlo en orden”, dice.

5. Nunca apiles las cosas: el almacenamiento vertical es la clave

Si creías que las cosas apiladas como libros o documentos era una mejor forma de organizar, te sorprenderás al ver que lo mejor es hacerlo en vertical.

Cuando pones un documento encima de otro, el primero se aleja un poco de nuestra conciencia y, antes de que nos percatemos, nos tardamos en atenderlo o incluso nos olvidamos por completo de que existe.

“Si apilas o amontonas las cosas, acabas por tener algo que parece un espacio de almacenamiento inagotable. Las cosas pueden apilarse y apilarse una sobre otra y por los siglos de los siglos, lo cual dificulta que notemos el aumento de volumen. En contraste, cuando las cosas se almacenan verticalmente, cualquier aumento ocupa espacio y tú acabas por quedarte sin áreas de almacenamiento. Cuando eso ocurra, lo notarás: ‘Oh, estoy volviendo a acumular cosas’”.

6. No necesitas artículos especiales para guardar cosas

En el mercado hay muchos productos que prometen tener un mejor orden, pero que realmente no son tan neesarios.

Puedes ordenar tus cosas con elementos que ya tengas, cajas de zapatos, de plástico, frascos, etc. Sólo busca optimizar todo lo que tengas alrededor.

7. No subestimes el “ruido” de la información escrita

Retira los sellos de los artículos de almacenamiento como “Naranjas Iyo” o “¡Refresca el aire al instante!”, porque generan ruido y hacer ver a los espacios como “ruidosos” y sin orden.

“Con base en mi experiencia, los espacios de almacenamiento en las casas que percibo como ‘ruidosas’, aunque parezcan muy ordenadas en la superficie, suelen estar repletas de información innecesaria. Entre más ordenada la casa y más escasos los muebles, más fuerte se siente esta información”.

8. Aprecia tus posesiones y guarda las que ames

La gurú del orden indica que aunque no nos demos cuenta, nuestras posesiones de veras trabajan duro para nosotros, y desempeñan sus papeles para ayudarnos en nuestra vida.

“Así como a nosotros nos gusta llegar a casa y relajarnos tras una jornada laboral, nuestras cosas suspiran de alivio cuando regresan al lugar que les corresponde”, dice Marie Kondo.

Seguir este método permitirá cambiar la vida de las personas de forma drástica, así que ¿por qué no atreverse a intentarlo?

“Esto ocurre con 100% de los practicantes. Este impacto, al que llamo ‘la magia de la organización’, es fenomenal. A veces pregunto a mis clientes cómo cambió su vida tras tomar el curso. Aunque ya me he acostumbrado a sus respuestas, al principio me sorprendía. Sin excepción, la vida de quienes organizan sus espacios de manera completa, profunda y de un solo tirón”, concluye.

FOTO: PEXELS.COM

En profundidad

Únase a la conversación