Recursos Humanos

¿Están las empresas preparadas para el Burnout?

0
estres.jpg

Llegar constantemente tarde a su oficina, cometer más errores y despreocuparse de sus tareas, puede ser un indicador de desgaste profesional o Burnout. Pero, ¿entienden en las compañías verdaderamente este mal? ¿Son efectivas las medidas que actualmente se llevan a cabo? A continuación, expertos hablan al respecto.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

No son pocos quienes se sienten extremadamente agotados. No importa qué tanto tiempo lleven en su posición o si el trabajo es demasiado rutinario o activo. Cualquiera puede sufrir del Síndrome de Burnout o desgaste profesional.

Se trata de una respuesta al estrés laboral que se manifiesta por falta de energía para trabajar, indiferencia y distintaciamiento del trabajo.“La persona pierde su eficacia profesional, se siente y es menos competente”, dice Manuel Fernández Arata, director del Instituto de Investigación de la Escuela de Psicología de la USMP y autor del artículo "Error de medición alrededor de los puntos de corte en el MBI -GS".

La persona también puede empezar a cometer más errores, llegar tarde, no comprometerse con su trabajo y volverse algo agresiva, lo que puede generar complicaciones con sus colegas.

Las causas son múltiples, pero se relacionan más bien con las condiciones laborales. De acuerdo con estimaciones de la Organización Panamericana de la Salud/ Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), los factores psicosociales son clave para generar esto, como la sobrecarga de trabajo, turnos extensos, condiciones laborales, violencia, falta de comunicación y otros factores sociales.

En Colombia se reveló a través de la II Encuesta de Seguridad y Salud en el Trabajo, presentada por el Ministerio de Trabajo, que el estrés también puede ser ocasionado por acoso laboral (9,4%).

El burnout preocupa en América Latina, donde Fernández dice que si bien se ha venido estudiando este fenómeno hace varios años, hay dificultades para su medición, como todo tema psicológico, y por lo mismo hay que tener mucho cuidado.

Estamos estresados

En Chile, según cifras de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), el 48% de las licencias médicas de trabajadores que se registraron entre enero y octubre de 2014 eran por enfermedades profesionales asociadas a problemas de salud mental. Y quienes las padecían pertencecían a sectores del comercio, retail, educación, gobierno y área industrial.

Los peruanos y argentinos también están estresados. Mientras en Perú el Instituto Integración midió el nivel de estrés en general, evidenciando que 58% sufre de estrés; en Argentina, la empresa D´Alessio IROL lanzó un informe a fines de 2014 donde reveló que 80% de los trabajadores padecía estrés laboral.

Lo preocupante, explica el psicólogo Manuel Fernández, es que la persona que no asiste a una consulta médica puede llegar a abandonar el trabajo. En la misma Encuesta de Seguridad y Salud en el Trabajo en Colombia, se apuntaba que entre el 2009 y 2012, los eventos derivados de estos riesgos presentaron un incremento del 43%, principalmente con la ansiedad y la depresión.

¿Empresas conscientes?

Aunque el Burnout no es un tema desconocido, sí quizá lo es el camino a seguir para prevenir y enfrentar este mal. Por lo general, son las grandes empresas las que a través de sus áreas de bienestar y red de beneficios se ocupan, de cierta manera, de monitorear a sus trabajadores e implementar iniciativas para mantener estos problemas a raya.

Sin embargo, de acuerdo a Isaías Sharon, director ejecutivo de Smart Coach, “las empresas se han enfocado por décadas a brindar una asistencia que ha dejado fuera el verdadero bienestar de las personas, que pasa por su salud mental y niveles de satisfacción y felicidad en el trabajo”.

En cuanto a esta grandes empresas o aquellas que sí hacen algo, están las que llevan a cabo iniciativas, donde lo más novedoso o llamativo es intentar mantener al trabajador feliz y comprometido con la empresa. De ahí que cada vez más se hable del “Gerente de Felicidad”, donde la gran labor consiste en escuchar a los empleados y darle solución a sus problemas. Otros mecanismos resultan ser dar flexibilidad horaria, realizar encuestas sobre clima laboral y actividades deportivas y recreativas.

Acciones como estas se desarrollan en varias compañías, como Hays y Kimberly-Clark Chile. Esta última lanzó el programa de Recursos Humanos “Vivir Bien”, que basado en cuatro pilares busca afianzar la cultura integral de bienestar. “Dentro de las acciones que realizó la compañía, promovimos mensajes de seguridad y prevención para los empleados. También se realizaron reuniones destinadas a promover una conciencia de seguridad y conocer la opinión del personal para mejorar diversos aspectos”, relata Marina Yabor Rodríguez, gerente de Recursos Humanos de Kimberly-Clark.

En Hays, su gerente general, Pedro Lacerda, explica que entre las tres principales medidas que se toman son “que las jefaturas deben ser las primeras en liderar con el ejemplo, haciendo un horario equilibrado de trabajo. Intentamos cumplir 8 horas de trabajo, evitamos estar enviando correos fuera de hora - porque eso provoca que tus reportes directos estén continuamente activos-, y nos preocupamos por tener un balance de vida laboral y personal equilibrada”.

Las críticas

Si ya son pocas las compañías que implementan programas de este tipo, también existe insuficiencia en las mismas medidas. Carolina Ampuero, consultora Recursos Humanos en Michael Page, dice que “más que acciones para evitar el estrés o desgaste, que en realidad puede ser originado por factores externos al trabajo, las organizaciones cuentan con planes de acción para disminuir la tensión y reducir los niveles de estrés”.

También ocurre que no siempre se toma la importancia que tiene por parte de las áreas que toman las decisiones al interior de las empresas, quedando estas acciones consideradas como “gastos” y no como “inversión”.

Lo otro es que varias empresas siguen generando un clima laboral negativo, donde además de conflictos entre los miembros, existe falta de comunicación y horarios que a veces, incluso, se extienden más allá de lo permitido. 

Aunque algunos postulan que trabajar con horarios flexibles podría ayudar a la productividad y al bienestar de los trabajadores, todavía no hay consenso. Al menos ya se tiene noción que trabajar más horas no significa ser más productivo. De acuerdo con un informe de la Ocde, en Chile y México se trabaja 2.237 y 2015 horas, respectivamente, más que el promedio (1770 horas) de los países miembros, sin embargo, la productividad está por debajo del promedio.

Desde la mirada de Pedro Lacerda, “en Chile se trabaja muchas horas, pero se presenta una productividad muy por debajo de la media europea y americana. Si no es bien manejada desde el lado corporativo, conlleva a que varios se vayan a quemar o desgastar. Esto requiere de un manejo muy objetivo entre empresas -a nivel de políticas corporativas-, jefaturas y reportes directos. Esto, porque en el caso de Chile, es un país donde se trabaja en promedio en el sector privado entre 10 y 11 horas a la semana”.

Psicología Positiva al rescate

Tanto Manuel Fernandez como Isaías Sharon coinciden en que la Psicología Positiva es la clave y que de a poco se está considerando en el ambiente corporativo, sin embargo, anuncia el director ejecutivo de Smart Coach, "aún se encuentra muy poco desarrollada y expandida en Chile”.

El gran problema, dice Fernández, es que “en la cultura de trabajo no se ha tratado como es debido, no por lo menos como en EE.UU. donde las aseguradoras saben que las personas pueden ir a un consultorio. Acá, es la organización la que debe ver el tema desde la Psicología Positiva”.

Y agrega que “Hay que evitar que el trabajo genere estos síntomas. Las condiciones son los componentes de este y de otros males como la depresión que puede aparecer. No hay que dejar de lado la persona, hay que regular las condiciones laborales. Hay empresas que enfrentan el estrés con programas de relajación, por ejemplo”. 

Únase a la conversación