Recursos Humanos

Equiparar los conocimientos y preparar a los talentos: los desafíos para la transformación digital

0
adults-brainstorming-desk-1595385.jpg

En medio de la reconversión laboral y la gestión del cambio, la gerente general de Transformación Digital e Innovación en IBM, Hanoi Morillo, dice que, "lo más importante es que veremos cómo los empleados adquieren nuevas capacidades para que estas innovaciones tengan un impacto directo en la forma de hacer negocios".

Por

Temor y desconocimiento, suelen ser las palabras más comunes cuando se pregunta a los trabajadores y directivos por automatización del trabajo, sin embargo, ellos mismos están conscientes de que no se puede dejar este tema de lado.

La digitalización puede acelerar el crecimiento del PIB de los países de la región, pero siempre y cuando exista el compromiso de tomar cartas en el asunto de parte de pequeñas y grandes empresas.

Una vez que la IA, Machine Learning y Data Science, entre otros, sean parte del lenguaje habitual de los directivos latinoamericanos, y esto se traduzca en acciones, será posible disminuir la evidente brecha de productividad interna y lenta adopción de digitalización que se da en la región.

Un ejemplo de esto es entendimiento de lo que es Machile Learning en América Latina. Hanoi Morillo, gerente general de Transformación Digital e Innovación en IBM, dice que "todavía está a niveles básicos y muchas veces concentrado en un área de la empresa. Muchos stakeholders (C-suite) aún no entienden qué es y el impacto que puede tener sobre sus negocios".

Es debido a esto que su utilización es muy incipiente. Morillo asegura que "tenemos toda la oportunidad en la región para cambiar esta tendencia. La aplicación de Machine Learning es absolutamente fundamental si queremos seguir transformando las empresas y que éstas sean capaces de utilizar la gran cantidad de datos que tienen para el beneficio del consumidor". 

Para conocer más sobre como observa la adopción de estos temas en las empresas, hablamos con Morillo.

-El temor al cambio es uno de los principales retos en toda adaptación a la nueva tecnología, ¿de qué manera trabajar esto a nivel social y dentro de las empresas?

La resistencia al cambio es parte de nuestra naturaleza. La cuestión es cómo la reducimos a su mínima expresión. Es clave proveer las herramientas para el cambio, así como generar una cultura de innovación que genere un mentalidad de crecimiento y cambio constante dentro de las organizaciones. Que el susto inicial sea sólo eso y no se convierta en el ancla que arrastremos y retrase la transformación que tan necesaria y urgente es en muchas empresas.

La gestión del cambio es, de hecho, una de las áreas donde IBM  colabora más con sus partners. Debemos promover una cultura abierta al cambio, a la innovación, a lo distinto; y eso va desde los modelos de trabajo -basados en principios ágiles, con iteraciones continuas y pilotos que ayuden a fallar de manera rápida, equipos de trabajo horizontales donde generemos ambiente abiertos al cambio - hasta el convencimiento tanto en el sector público como el privado de que invertir en tecnología puede hacer la diferencia en las soluciones finales.

-¿Qué otros desafíos deben enfrentar las empresas?

En este proceso de transformación digital y cultural, las empresas tienen un gran desafío: reentrenar y convertir su fuerza de trabajo actual para poder desarrollar las tareas que el negocio futuro requerirá. Todo esto, en un contexto de mayor presión por los resultados, mayor necesidad de aceleración en el proceso, mayor flexibilidad y agilidad en la estructura organizacional, procesos, toma de decisiones y estrategia, y por sobre todas las cosas, entendiendo que la experiencia del usuario y el “engagement” son una ventaja competitiva en la actualidad.

Para IBM, la base de la innovación digital es en realidad la transformación personal y cada IBMeista lo tiene claro. Se trata de que todos los IBMeistas adquieran los skills necesarios para cambiar la forma de trabajar, de aprender y de liderar.

El compromiso de preparar el mercado de trabajo para las nuevas tecnologías es responsabilidad de todos, no solamente de los centros educativos. Juntos, empresas, gobiernos e instituciones de enseñanza podremos preparar profesionales para resolver problemas complejos del mundo e impactar positivamente a la sociedad.

-Una vez que se masifiquen la IA y el Machine Learning se generarán importantes avances para varias industrias, pero ¿cuáles realmente se beneficiarán de estos nuevos procesos?

El uso de la Inteligencia Artificial tiene un impacto transversal, en todas las industrias, en todas las sociedades, tal como sucedió con el advenimiento de Internet en su momento. Posiblemente, no veremos una sola aplicación o proceso que no tome ventaja de esta tecnología, haciendo de ella, probablemente, la mayor revolución tecnológica de hoy. Existen industrias, como retail y banca, que cuentan con un grado de madurez mayor con respecto a la adquisición de nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial.

A modo de ejemplo: se utiliza AI en retail para hacer pronósticos de ventas y elegir el producto adecuado para recomendarse a un cliente en particular; en la banca para ayudar a reconocer los riesgos que un cliente puede representar y hasta predecir patrones del mercado y sus consecuencias, así como recomendación de operaciones. Pero también pensemos en los importantes beneficios de su aplicación en salud, por ejemplo. La AI ayuda a médicos y pacientes a tener un diagnóstico más rápido y preciso. O lo mismo en la industria de la agricultura. Con el uso de estas nuevas tecnologías se podría simplificar y acelerar la toma de decisión más importante de negocio de cualquier productor, como ¿cuándo es el mejor momento para sembrar y cosechar, o incluso, qué insumos utilizar?

-¿Qué se debería estar haciendo para que en un mediano plazo podamos sacar provecho de estas tecnologías?

Las empresas latinoamericanas deberían acelerar sus procesos de transformación digital. Vamos por buen camino sí, pero falta aún por recorrer.

Líderes públicos y privados de cada uno de los países tenemos el desafío de generar una sana discusión sobre cómo abordamos las nuevas tecnologías que conlleva la transformación digital como sociedad para beneficiarnos de ella y acelerar aún más el proceso de adopción. Y, a la vez, ser agentes de cambio en la redefinición de las industrias y profesiones, que acompañen las demandas del mercado y del país.

-Se habla mucho de la importancia de enfocarse en el usuario como centro del negocio, ¿de qué forma las empresas pueden detectar necesidades  de sus consumidores?

Un valor competitivo que define la popularidad de nuestros productos y servicios es la personalización. Hoy, la tendencia muestra que los usuarios reciben en sus pantallas las mejores opciones y sugerencias de contenidos en base a sus preferencias, esto es posible gracias a las aplicaciones de inteligencia artificial basadas en la nube. En IBM hemos realizado un estudio que revela que el principal factor que distingue a las empresas líderes en sus mercados es la capacidad de usar los datos para identificar las necesidades de los usuarios. Estas empresas siempre están en la búsqueda de las tendencias y necesidades de sus clientes para el diseño de sus productos y servicios. Más de una cuarta parte de estas compañías icónicas recurren a las tecnologías de inteligencia artificial (AI) y soluciones cognitivas para comprender mejor a los usuarios y mejorar su experiencia.

Desde luego es clave contar con una estrategia de business intelligence que permita centralizar y organizar todos los datos de nuestros clientes, apoyada en inteligencia artificial para darle sentido a esos datos y obtener insights que alimenten al negocio. Al mismo tiempo, es útil para nuestros clientes el aprovechar los ecosistemas de plataformas para obtener datos de partners y aliados para potenciar significativamente la información y el contexto.

-Se menciona cómo las empresas están llevando a cabo procesos de transformación digital, lo que es un gran desafío para la dinámica de trabajo. ¿De qué manera una empresa tradicional puede adoptar un estilo de trabajo ágil y despojarse de dinámicas que cada vez se aplican menos?

Una verdadera transformación digital se inicia con un cambio de cultura organizacional. Hoy vemos cómo los jóvenes perfiles han crecido y madurado inmersos en la digitalización, influenciados por un flujo frenético de información, con tiempos cada vez más acotados para la toma de decisiones. Los trabajadores de niveles medios tienen un pie en el mundo digital y otro en el análogo, mientras que los más experimentados aún están aprendiendo como manejar dispositivos básicos. Equiparar los conocimientos y preparar a los talentos para la transformación digital es el gran desafío de las empresas que buscan adoptar el modelo Agile.

Este modelo implica un cambio de paradigma en muchos niveles, comenzando con los líderes que deben adoptar un rol de capacitadores y deben estar abiertos a procesos de feedback continuos. La conformación y desarrollo de los equipos adquiere otra dimensión, ya que los empleados deben no solo dar feedback de su trabajo con sus jefes, sino que también con sus compañeros, entonces, el proceso de retroalimentación es clave. Esta dinámica de trabajo ayuda a la velocidad de resolución y al crecimiento de los recursos.

La capacitación es otro factor clave, un ejemplo es la plataforma de learning que IBM utiliza para sus más de 380 mil IBMers, donde a través de la inteligencia artificial de Watson es posible que cada uno de ellos alrededor del mundo pueda acceder a un contenido personalizado acorde a sus necesidades y rol. Sugerencias que se actualizan periódicamente. El sistema trackea su huella digital y detecta sus aspectos a mejorar y ofrece capacitaciones internas o externas.

-¿Cómo poder generar un cambio cultural dentro de la organización para que se acepten los nuevos procesos?

La implementación del modelo Agile en combinación con Design Thinking en grandes empresas donde existe una cultura organizacional muy arraigada muestra que al principio el proceso de transformación genera alguna resistencia, pero también se revierte rápidamente cuando se involucra a los empleados de forma activa en los nuevos procesos. Ellos son quienes moldean y le dan forma al cambio, el empoderamiento hace que la transición se acelere. Deben tomar conciencia del impacto que tienen en su ecosistema y en el mercado.

-Desde ya se ve cómo van surgiendo nuevos empleos, ¿qué tipos de posiciones te parecen más interesantes y cómo pueden ir evolucionando?

La vida útil de las capacidades está cambiando, en el mercado en general se habla de 5 años, en tecnología este tiempo se reduce a 3, pero para IBM este es un proceso que cada empleado debe atravesar año a año. Deben capacitarse y adaptar sus conocimientos al mismo ritmo que la digitalización.

Los perfiles digitales orientados a manejo de datos, inteligencia artificial, blockchain y cloud son los más requeridos y quienes tienen un mayor potencial de desarrollo. Son tecnología que muestran un gran potencial de crecimiento en cuanto a sus aplicaciones en diferentes industrias, lo que implica que quienes ocupen estas posiciones deben evolucionar a la par de la innovación.

Tecnologías de cloud, IA, blockchain, big data y supercomputadoras son las innovaciones que están liderando el proceso de transformación digital. Hablamos de una tendencia hacia las tecnologías cognitivas.

-Actualmente, se debate bastante sobre la automatización de empleos operativos a cargo de personas que no han pasado por la universidad, lo que implica pérdidas de empleo, ¿cómo una persona sin recursos puede reconducir su vida de cara a este nuevo escenario automatizado?

La tecnología reemplaza algunas labores que antiguamente realizaban las personas, pero también es una fuente constante de generación de nuevos empleos. Si miramos en retrospectiva, la tecnología ha creado más empleos de los que ha eliminado.

Según un estudio del World Economic Forum, la inteligencia artificial y los empleos vinculados con algoritmos crearán más de 133 millones de nuevos roles hasta 2022, estas oportunidades están todas vinculadas a la inteligencia artificial y a su desarrollo. A su vez, este estudio plantea que  para 2025, los robots harán más tareas que los humanos, pues desempeñarán el 52% de las actividades profesionales actuales. Al contrario de lo que muchos imaginan, la sustitución del hombre por la máquina no afectará los empleos, ya que se crearán casi 60 millones de nuevos trabajos. Ahora, será trabajo de las personas poder reinventarnos y agregar valor en otras áreas, incluso, descubriendo nuevas áreas del conocimiento de la mano de nuevas tecnologías como el blockchain, Q computing, data scientists, expertos en ciberseguridad, etc.

De acuerdo con Gartner, empresa consultora y de investigación de las tecnologías de la información, para el año 2020 la Inteligencia Artificial se convertirá en un motivador positivo para el trabajo que va eliminar 1,8 millones de empleos, pero en contrapartida va a crear 2,3 millones de nuevos puestos de trabajo. Las personas y las máquinas trabajarán “codo a codo” con la tecnologia que aumenta la capacidad para tomar decisiones mejor informadas e imparciales.

-¿Cómo ves a mediano y largo plazo la irrupción de las tecnologías en el mundo laboral?

Las industrias más maduras y con un mayor grado de penetración digital, muestran indicadores en donde el foco diferenciador en la toma de decisiones se encuentra en las personas y en como utilizan la tecnología para los procesos. Esto demuestra que una transformación digital exitosa es aquella en donde la tecnología es un aliado y complemento del recurso humano. En el mediano plazo, cada vez veremos más cómo las nuevas tecnologías ayudarán a simplificar procesos y tareas que antes resultban engorrosas, junto con grandes ahorros de tiempo y costos. Pero, lo más importante es que veremos cómo los empleados adquieren nuevas capacidades para que estas innovaciones tengan un impacto directo en la forma de hacer negocios.

En profundidad

Únase a la conversación