Economía

El mercado laboral en 2013 de Argentina, Chile y Perú

0
empleo-desempleo.jpg

Los economistas Hugo Perea, Alejandro Alarcón y Eduardo Fracchia dan a conocer sus previsiones para la creación de puestos de trabajo en sus países.

Por

El dinamismo del mercado laboral importa a todos porque, el tener o no tener trabajo da lugar a diferencias dramáticas. ¿Un ejemplo? La cesantía puede significar, para una persona y su familia, cruzar la frágil frontera de la pobreza de un momento a otro.

De hecho, no hay que ir muy lejos en el pasado para dar con cifras duras. En febrero de 2010 -a un año y cinco meses del colapso del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers, que marcó el inicio de la crisis a nivel global-, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) estimó que nueve millones de latinoamericanos habían engrosado las estadísticas de pobreza a causa de las turbulencias.

Así, por la importancia de este mercado es que analistas de Perú, Chile y Argentina entregan sus respectivos pronósticos para 2013.

Perú: Desempleo en mínimos históricos

Hugo Perea, economista jefe del BBVA en Perú, destaca que el desempleo está en niveles históricamente bajos. “Eso no es raro. Éste es un país que ha venido creciendo de manera sostenida, con tasas de entre 6,5% y 7% en los últimos diez años”, argumenta.
Estas condiciones, expone, se van a mantener este año. “Estará muy dinámico”, manifiesta. Sin embargo, dice que se profundizarán dos fenómenos ya vistos desde 2010: primero, que son las grandes empresas las que más plazas están creando, y segundo, que la demanda por capital humano calificado es la que tiene más fuerza.

Esto ha redundado en la generación de empleos de calidad; es decir, con contrato, estabilidad y sus derivaciones en materia de seguridad social. “Producto de esto, la informalidad debe haberse reducido sustancialmente. No tenemos una estadística directa para verlo, pero hay mucha evidencia que lo sugiere”, afirma Perea, aludiendo al creciente número de personas bancarizadas y a aquellas adscritas al sistema privado de pensiones.

Para él, los sectores con más creación de trabajo serán construcción, retail y manufacturero exportador. Con todo, advierte, en Perú hace falta mayor flexibilidad para dar aún más dinamismo e inclusión. 

Chile se aleja del pleno empleo

La robusta expansión de Chile -con un PIB de 6% en 2011 y un 5,5% estimado para el año pasado, según el Banco Central-, derivó en un continuo descenso de la tasa de desocupación, que en el trimestre móvil septiembre-noviembre se ubicó en 6,2%, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Con esa cifra, existe hoy una virtual condición de pleno empleo.

No obstante, en 2013 debiera observarse algún grado de ralentización en la actividad, indica Alejandro Alarcón, economista y académico de la Universidad de Chile. “Creo que vamos a tener una desaceleración este año, por lo que es posible esperar que aumente un poco la tasa de desempleo, al menos un punto porcentual promedio”, asevera, y argumenta que “la economía se está expandiendo a tasas que son insostenibles en el mediano plazo. Eso ya se está notando con el déficit en la cuenta corriente”.

Considerando lo anterior, si la desocupación promedio de 2012 estará en torno a 6,5%, en el año en curso se situaría alrededor de 7,5%. “De todos modos, no serán ajustes muy importantes”, agrega Alarcón.

El año recién terminado se profundizó en Chile la fuga de mano de obra desde el sector agrario hacia otros como la construcción y la minería. Al respecto, el también ex gerente general de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (ABIF) señala que esto se va a moderar por dos razones: una es que habrá más flexibilidad con la mano de obra inmigrante y porque, al suavizarse el ciclo económico, ocurrirá lo propio en rubros procíclicos, precisamente como lo son construcción, minería y otros.

Argentina: Ligeramente optimista

Eduardo Fracchia, director del área de economía de la IAE Business School, de la Universidad Austral de Argentina, prevé que en ese país la inflación tendrá un alza de entre 25% y 30% en 2013. Con esto, y en relación con las remuneraciones, pronostica que tendrá “mejor suerte el sector privado formal, que aumenta más los salarios. Mientras, el privado informal y el público irán atrás de la inflación”.

En tanto, la desocupación juvenil (15 y 24 años) se alza como un tema a poner atención, puesto que mientras en América Latina está en torno a 14%, en Argentina anota 18%. “Tenemos el fenómeno 'Niní', que son los muchachos que ni trabajan ni estudian y que se estiman en alrededor de un millón”, explica.

Las áreas que evidenciarán más dinamismo, a juicio de Fracchia, serán minería, comercio, turismo, hotelería y servicios públicos. “El Gobierno sigue tomando mucha gente. Desde que llegó el kirchnerismo, hay un millón 200 mil personas más desempeñándose para el Estado”, consigna. Además, dice, hay posibilidades de que el rubro automotor se revitalice si acontece lo mismo en Brasil. Lo propio podría suceder con construcción, en caso que se incrementen las inversiones en ese campo.

Declara que este año habrá que tener en consideración dos asuntos significativos. Primero, el funcionamiento del andamiaje sindical, que se encuentra fraccionado, y segundo, que 2013 es un año de elecciones.

Con todo, Fracchia se define como “ligeramente optimista”. Complementa: “Está previsto un crecimiento del PIB de 3% este año. Los indicadores laborales seguirían bastante similares a lo que ocurrió en 2012, con una tasa de desempleo cercana al 7%”.

Únase a la conversación