Management

El complejo escenario laboral post-MBA

0
triston.jpg

El futuro de los profesionales con postgrados en Europa y Estados Unidos no es tan auspicioso. Así lo reflejan algunos estudios en materia de desempleo que indican que estas personas hoy enfrentan dos obstáculos importantes: un mercado laboral saturado y procesos de selección de personal engorrosos.

Por

Hasta hace unos años la obtención de un máster o un doctorado garantizaba una fácil entrada al mundo de las grandes empresas. Sin embargo, esta situación ha cambiado. Según el estudio "Education: The PhD factory" publicado en 2011 por Nature, entre 1998 y 2008 el total de postgraduados se incrementó casi en 40% en los países pertenecientes a la OCDE.Y esa cifra continúa aumentado actualmente.

En este artículo, especialistas en recursos humanos y selección de personal reflexionan en torno a la difícil situación que comienzan a enfrentar los profesionales, especialmente aquellos que tienen MBA y que están empezando a enfrentar una situación preocupante: el desempleo.

Desempleo: Una cuestión de oferta y demanda

¿Cuál es la situación actual de aquellos que poseen másters o doctorados? Según un estudio del Strategic Research Center de la EAE Business School, llamado "La empleabilidad de la población cualificada 2012", el 94,7% de la población española con postgrados tienen trabajo y sólo 7,6% no tiene empleo. Sin embargo, este pequeño índice se ha doblado en los últimos cuatro años (en 2008 era de sólo 3,3%), dejando entrever que hoy existen más dificultades para que estos profesionales puedan escalar rápidamente en las empresas.

Josh Kaufman describe exactamente esta situación en su libro "MBA Personal". Según él, este aumento en el desempleo entre los profesionales con especializaciones tiene que ver con una cuestión de oferta y demanda, pues mientras las grandes organizaciones contratan a cerca de cinco o diez mil titulados al año, las universidades acogen cada año a casi doscientos mil alumnos. Es decir, existe una gran cantidad de personas que acceden a estos programas y no tienen cabida dentro del mundo laboral.

A esta preocupante situación, hay que sumar el hecho de que, de acuerdo al análisis de Kaufman, las ventajas que se les ofrecen a los titulados son sobrevaloradas, pues la mayoría de los conocimientos que se les entregan no valen lo que cuestan ese tipo de especializaciones. Cada vez hay más personas cualificadas y el hecho de poseer un MBA no significa que un profesional sea mejor que otro, pues las grandes empresas tienen muchas alternativas para seleccionar a sus ejecutivos.

Hoy el escenario para los profesionales con MBA se ha ido complejizando. Estos programas que exigen altas cifras de inversión y dinero ya no rentabilizan de la misma forma que lo hacían antes. Además, de la falta de empleo, hay las trabas en la selección de personal para acceder a altos cargos ejecutivos en las grandes empresas.

Los poros de la selección

Actualmente los profesionales que deciden hacer postgrados se enfrentan a varios problemas, pero el más importante es el engorroso proceso de reclutamiento de personal al que se ven enfrentados para escalar profesionalmente.

Según un estudio hecho por Wharton Universia Konwledge, llamado "El complicado arte de buscar empleo hoy en día", actualmente están por un lado aquellos que buscan empleo y por otro, las empresas, inundadas de currículum vitae que recurren a sistemas de rastreo poco certeros para eliminar de forma rápida una gran cantidad de candidatos, inclusive aquellos que puedan estar cualificados, pero que no encajan con los criterios establecidos.

Las empresas al seleccionar su personal a través de complejos sistemas de reclutamiento online acaban descartando incluso a candidatos cuyos conocimientos beneficiarían a la empresa de un modo imprevisible.

Los expertos recomiendan que frente a esta situación lo mejor que pueden hacer los ejecutivos es utilizar sus redes de contacto, algo que los profesionales con MBA manejan muy bien desde las aulas y que puede convertirse en una ventaja para ellos frente al difícil panorama que enfrentan hoy en día.

Según Gerry Crispin, uno de los fundadores de CareerXroads, empresa de servicios de consultoría internacional especializada en tecnología de reclutamiento, ese es uno de los elementos centrales que puede hacer la diferencia en un proceso de selección. "Los reclutadores miran la pantalla, viendo línea por línea los datos que tienen enfrente... De repente, una línea les llama la atención: el candidato conoce a un trabajador de la empresa. Con eso, él sube a lo alto de la lista. Es imposible ignorar una referencia", señala.

Lo más importante es que los ejecutivos se preparen y comprendan que a la hora de postular a un cargo deben echar a andar las redes de contacto que tienen, pues de estas pueden surgir interesantes oportunidades laborales para la carrera profesional.

Únase a la conversación