Educación

Director del Multinational MBA de UAI-ESADE: "Nuestro foco está en el ejecutivo de negocios con su horizonte puesto en Latinoamérica"

0
emba_lima_ariel_casarin.jpg

El Multinational MBA, a cargo de la chilena Universidad Adolfo Ibáñez y de la española ESADE Business School, cumplió 10 años este 2017. A continuación, Ariel Casarín refiere sobre su evolución y fortalezas.

Por

Hace varios años que las escuelas de negocios optaron por incluir en su oferta educativa programas de MBA donde los alumnos visitaran varias ciudades, de forma de impregnarse de su cultura, tener la posibilidad de hacer negocios, salir de la zona de confort, reunirse con hombres de negocios locales y visitar empresas. Es decir, poder entender cómo se hacen negocios en cada destino.

Estos fueron los aspectos que dos casas de estudio quisieron potenciar a través de un programa en conjunto. De esta forma, el Multinational MBA, a cargo de la chilena Universidad Adolfo Ibáñez y de la española ESADE Business School, cumplió 10 años este 2017.

Al igual que otros programas de este tipo, el Multinational MBA cuenta con un grupo de estudiantes variado, proveniente de varios países de América Latina, y una amplia experiencia profesional. Se trata de un programa con foco global, que se desarrolla durante 12 meses, con una estructura de 8 módulos y clases de una semana presencial, cada dos meses, en diferentes destinos: Miami, Madrid, Barcelona, Santiago, Shanghái, Beijing y Silicon Valley. La intención es que sus asistentes puedan observar cómo funciona el entorno latinoamericano y global de negocios.

Ariel Casarín, director del Multinational MBA, dice que con los años el perfil de los asistentes al programa cambió, pasó de tener un gran número de ejecutivos chilenos a recibir profesionales de varios países, principalmente de la región. Este esfuerzo por la multiculturalidad también se puede ver en la planta docente, donde se encuentran profesores de Estados Unidos y Europa, junto con otros que son de Argentina, Chile, Perú y México.

-¿Qué fue lo que permitió que el programa se “latinoamericanizado”?

Porque el grupo de alumnos que tenemos es bien disperso en cuanto a su origen y tipo de trabajo. Tenemos de 10 a 12 nacionalidades presentes en el curso, de gente que nació en un lugar y trabaja en otro. Como colombianos que viven en Puerto Rico, argentinos que trabajan en Costa Rica o chilenos que están trabajando en Brasil. Es bien impresionante la diversidad de nacionalidades, pero también como ellos han ido internacionalizando su carrera.

 Si miro la composición de los alumnos, la mitad está trabajando en un país distinto al que nacieron y ya tienen experiencia en tres países diferentes.

-Quienes participan del Mutlinational MBA tienen vasta experiencia, ¿cuál es el perfil de los asistentes?

La edad promedio está en entre los 30 y 45 años. Estamos hablando de gente que tiene alrededor de 20 años de experiencia.

En el programa son todos ejecutivos de multinacionales, pero también tenemos otro perfil, aquellos que ya han formado dos o tres empresas consolidadas y buscan profesionalizarse mucho más u obtener una mirada distinta.

Un tercer grupo corresponde a hijos de empresarios consolidados que están pensando en la formación de su familia para dirigir la empresa.

Si miro el perfil de los alumnos en su totalidad, un tercio corresponde a ejecutivos de empresas importantes, otro tercio son empresarios con organizaciones iniciadas por ellos y consolidadas, y el resto corresponde a personas que forman parte de la sucesión de la empresa familiar.

 -¿De qué se diferencian este programa de otros que también proponen estadías en distintos destinos? ¿Por qué es tan importante este componente global en un MBA?

En nuestro caso, al menos existen dos ventajas importantes. Por un lado, cuando uno hace este tipo de cursos se enfrenta a temáticas naturalmente distintas que a veces no podemos desarrollarlas en los países de origen. Además de esto, podemos tener otros estímulos, como invitados o speakers, junto con situaciones distintas. Por ejemplo, cuando vamos a Silicon Valley nos enfrentamos no sólo a contenidos que se deben ver, sino que a un entorno y estímulos  a través de visitas, invitados y charlas, que no lo podemos hacer en otros lados.

En el caso del curso que se realiza en Silicon Valley, que es de estrategia, lo hacemos ahí porque no hay mejor lugar para analizar este tema. Qué mejor manera que discutirlo en un entorno donde eso se respira  y se ve una vez que sale de la sala de clases. Hacer visitas a empresas y recibir speakers de empresas, ver lo que está pasando, conversar con inversores para que nos transmitan su visión, es posible cuando uno va a donde está pasando. Cuando vamos allá, la mitad del día se revisan estos temas y la otra mitad se visita a empresas y recorrimos Silicon Valley.  

Es un valor que es muy difícil de replicar en cualquier parte de la región, ya que no se vive de la misma manera.

Otro caso es cuando uno quiere salir de la caja, saber hacia dónde va el mundo y cómo es. Esto naturalmente se debe ver en China, donde nos reunimos con profesores y speakers refieren sobre el rema y nos nutren de información.

La otra ventaja es que nosotros realmente sacamos al participante de su zona de confort, lo sacamos de su agenda diaria y lo obligamos a que tenga toda la atención puesta en lo que está pasando. Al sacarlo de su rutina y exponerlo a días súper intensos, permitimos que pueda involucrarse y hacer la inmersión completa.

La elección de estos lugares está pensada con un objetivo. Miami tiene el foco porque es la capital de los negocios de Latinoamérica, nuestro módulo de Finanzas lo hacemos ahí porque están todos los bancos en este lugar, por ejemplo.

-Dada la amplia oferta de estos programa, ¿cómo logran diferenciarse de la competencia?

Nuestro público es la comunidad iberoamericana que piensa hacer negocios en América Latina. No apuntamos a que este programa sea atractivo para alguien que viva en Dinamarca, Francia, Sudáfrica o Israel, sino que para el ejecutivo de negocios con su horizonte puesto en Latinoamérica.

Nuestra propuesta de diferenciación es que es el único programa global pensando para latinoamericanos, y por eso seleccionamos a alumnos con mirada global.

Por eso que los contenidos son diferenciales y la exposición global que estamos buscando siempre está enfocada en el  interés del latinoamericano. Además, tenemos delivery de clases, es decir, que se realizan clases en distintos lugares, junto con una alianza con una escuela líder en el mercado iberoamericano como es ESADE. Está pensado para el Latinoamericano global. 

En profundidad

Únase a la conversación