Innovación

Conozca la startup que podría desbancar a los bancos

0
cumplo_chile.png

Cumplo.cl es una startup chilena que funciona según el concepto P2P lending con un marcado potencial disruptivo. Sepa sobre las oportunidades de este emprendimiento y de los desafíos que enfrenta.

Por

Cumplo.cl es la primera plataforma online que en Chile se ha creado bajo el concepto del Peer to Peer (P2P) Lending. Esto básicamente significa que “conecta a personas que quieren invertir, con personas que quieren pedir prestado”. De reciente implementación, nació apenas hace unos 4 meses, ya cuenta con un casi 10 mil usuarios, 1.500 de ellos registrados como inversionistas, y ha facilitado el cierre de alrededor de 35 créditos sumando un monto aproximado de 183,9 millones de pesos (US$ 381.100), según explica su fundador y CEO Nicolás Shea. 

Desde la visión que se plantea, “construir la plataforma más grande de Latinoamérica de personas que cumplen, permitiendo acceder a créditos e inversiones responsables y transparentes”, esta startup suena a promesa. Según Shea, la plataforma permitiría un tipo de intercambio gracias al cual el deudor devolvería a una tasa de interés de aproximadamente 25% mientras el inversionista ganaría sobre 20%. En comparación con los índices del sistema bancario regular, las tarifas son muy beneficiosas, porque mientras el ahorrante recibe del banco retornos no mayores de 5%, el deudor termina devolviendo un surplus total de casi 50%. Tal como se presenta, es una historia donde ambos jugadores ganan, con la salvedad que el riesgo de las transacciones es asumido íntegramente, y únicamente, por el inversionista.

Pero, con todo y su buena arrancada, no todas son buenas noticias para Cumplo. La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF), uno de los organismos reguladores de las finanzas en Chile, presentó una denuncia contra la plataforma, con la justificación de que infringe la llamada Ley General de Bancos.

Potencial disruptivo

Según algunas voces, Cumplo.cl se revela como ejemplo de una innovación con mucho potencial disruptivo. Pero, ¿dónde radica el potencial disruptivo de la plataforma? ¿Cuáles son los principales obstáculos y desafíos que la startup deberá enfrentar?

Ron Adner, profesor de estrategia y emprendimiento de la Tuck School of Business del Dartmouth College en EE.UU., observa que el potencial disruptivo de Cumplo dependerá de cuán grande sea la tajada de mercado financiero que logre conquistar. “La plataforma provee un tipo de servicio diferente del sistema financiero convencional, pero la interrogante es qué parte del mercado atraerá, y cuánto y a qué parte afectará entre el espectro de servicios financieros que van desde las microfinanzas hasta los bancos de inversión, pasando por los bancos comerciales y los de retail”.

Por otra parte, entre los desafíos más importantes para Cumplo se encuentra el imperativo de hacer funcionar una estructura apropiada, válida y funcional dentro del contexto regulatorio. Además, necesita no sólo atraer una población de usuarios confiable, sino que exista un balance entre estos, “no sería bueno terminar en una situación de muchos solicitantes sin suficientes inversionistas, porque no se podría servir a todo el mundo, tampoco convendría una situación de muchos inversionistas pero pocos solicitantes, porque eso bajaría el interés del retorno. Un tercer desafío es garantizar la calidad de la transacción, porque gran parte de los costos bancarios tienen que ver con que estos asumen los riesgos de que el deudor falle en el pago”, señala Adner.

Pero Shea, emprendedor de experiencia quien se desempeñó dentro del Board de Startup Chile, del cual fue también uno de sus fundadores, sopesó las oportunidades y riesgos de su negocio antes de comenzar. El más grande escollo que se levantaba en su camino era la misma cultura chilena. “Muchas personas nos decían que difícilmente el concepto del P2P lending funcionara en Chile”. En Chile, al menos dentro de la región latinoamericana, se suele demostrar mucho apego por las normas e instituciones, al tiempo que las relaciones entre las personas tienden a estar matizadas por la desconfianza.

Sin embargo, continúa Shea, “a estas alturas ese temor se ve sin fundamento, en tanto ya contamos con 10 mil usuarios y se han concretado 28 transacciones a un promedio de US$ 5 mil. Entre las contribuciones de Cumplo está bajar el costo de endeudamiento del deudor, el aumento de la tasa de ahorro de las personas, pero también la formalización de una cantidad de transacciones que están ocurriendo de manera informal. Asimismo, cumplimos con el pago de todos los impuestos, con lo cual aportamos a una recaudación tributaria relevante”.

Entonces, si hasta ahora el escenario luce tan bien para Cumplo, ¿qué pieza puede faltar en el rompecabeza?

Oportunidad y amenaza

La respuesta puede estar implícita en el libro del propio Ron Adner, The Wide Lens: A New Strategy for Innovation. Adner dibuja un panorama en el cual la innovación no es sólo necesaria para el progreso de organizaciones y países, sino estimulada por cuánta voz se expresa en el tema, sea desde la política, la academia, la economía o el management. Pero esto no impide que buena parte de las iniciativas innovadoras no alcancen el éxito y sobre estos fracasos, hay dos escuelas de pensamiento que se distinguen en que una atribuye el fracaso a una mala comprensión o relación con los consumidores, y la otra lo adjudica a malas prácticas en la gestión del negocio. Por su parte, aunque Adner reconoce la importancia de una y otra postura, se enfoca a un aspecto al cual no se le suele prestar la atención debida. Este aspecto es el contexto, cuán preparado y alineado puede estar el ambiente donde operará la innovación como para relacionarse y progresar con esta

Es ahí donde puede estar el talón de Aquiles de Cumplo, al menos en este particular tiempo presente. Patricio Middleton, abogado de la firma Claro y Co. y profesor de derecho bancario de la Universidad Adolfo Ibáñez en Chile, comenta que en el país “la actividad bancaria está regulada por ley. Según una norma vigente desde 1982, creada como reacción a la crisis bancaria que atravesó el país, se estipuló que la intermediación sólo puede ser llevada a cabo por los bancos, en tanto entidades jurídicas reconocidas, excluyendo a otros actores. Por tanto, cualquier otra persona o institución que se dedique a estas actividades estaría fuera de la ley”.

Al tanto de los argumentos de la denuncia y del contenido de la ley, Shea responde que el poder disruptivo del P2P lending en general, y en este caso de Cumplo en particular, es que “sólo ofrecemos una plaza que invita a las personas que quieren ahorrar o pedir prestado a conectarse entre sí. Pero no intervenimos en la transacción, no usamos fondos nuestros, no evaluamos a nadie, no hacemos una intermediación financiera. Sólo nos reservamos el derecho de entrada al espacio virtual que cobramos, y ese es nuestro modelo de negocio”.

A su vez, Middleton explica que el artículo 39 de la ley es el que podría usarse contra la plataforma, por estipular que las “corredurías también están reservadas a los bancos”. Sin embargo, el mismo Middleton advierte que “es un tema probatorio, la demanda no tiene precedentes”. En Chile, por ejemplo, la legislación no es sólida en materia de derechos de autor, por lo cual no se han conducido acciones exitosas contra las plataformas de intercambio de esos contenidos.

Sea cual sea la decisión sobre la denuncia que rija el destino de Cumplo, Adner llama la atención sobre el paralelo entre este caso y otros previos de innovación disruptiva, como el de Napster. “La interrogante es: ¿se trata sólo de una plataforma tecnológica, o se trata de la transacción que permite, y que debe ser regulada? Va a ser muy interesante la decisión final sobre el tema, porque es una línea de argumento que entonces podría aplicarse a otras muchas actividades reguladas, como por ejemplo la atención médica, y esto por supuesto vendría con implicaciones y consecuencias”.

Pero, por otra parte, en retrospectiva Napster dejó una lección para las grandes compañías disqueras, y es que siempre que aparece una tecnología disruptiva, eventualmente surgirán formatos con alternativas de operación que revolucionarán los modelos de negocio y la industria en la cual se mueven.

Esta misma podría ser la moraleja para el sistema bancario y financiero chileno. La tecnología existe, el concepto y modelo de negocio también, y al decir de Shea “estamos preparándonos para un escenario futuro donde el flujo de capitales entre los países sea cada vez más libre”.

O, como observa Adner recordando una frase que se hizo famosa por los días de la burbuja tecnológica, “la bancarización es lo importante, los bancos no”.

Únase a la conversación