Administración

Cómo combatir la desconcentración laboral

0
new_mba_distraccion_oficina.jpg

Preparar la agenda diaria con antelación, evitar las situaciones distractivas o acudir a expertos en la materia, son alguna de las medidas efectivas para solucionar este problema.

Por

Santiago.Se acerca a pasos agigantados el fin de año, el cansancio y el stress acumulado es abrumador y sólo se desea salir de vacaciones y desconectarse. Además, como si fuese una alianza maligna, los ruidos molestos, los compañeros impertinentes y chismosos que interrumpen, más algún problema personal que cause preocupación, se confabulan para crear el caldo de cultivo idóneo para nublar la mente, bajar la atención y la concentración, lo que lleva a que el cumplimiento de las metas propuestas sea cada vez más dificultoso.

Las causas pueden variar desde una problemática personal, sentimental, apuros económicos, las relaciones interpersonales, hasta la inconformidad laboral. Todo influye en la reacción conductual en el trabajo. 

Anexo a esto, como lo agrega el académico de la Universidad Católica de Chile, Andrés Pucheu, “los espacios compartidos le dificultan a mucha gente la concentración requerida por tareas de análisis, debido fundamentalmente al ruido, interrupciones y desorden.”

Esta baja de rendimiento personal es un fenómeno complejo y no aislado, que afecta directamente a la producción de la compañía. Esto se debe a que el trabajo de grupo requiere de la interacción y del aporte de cada miembro y si uno falla, la mecánica mancomunada se ve alterada, no alcanzando los objetivos propuestos. Como lo señala Paulina Opazo, directora de direcciona RR.HH. unidad de consultoría de Bumeran.com, “muchas veces, nos ha pasado en una reunión que más de alguien está distraído, en las nubes, y no aporta con ninguna idea al consenso grupal. Eso hace que el trabajo en equipo se vea mermado y no podamos sacarle provecho.”

Asimismo, el clima organizacional se comienza agravar. La percepción de desigualdades de aporte, de esfuerzos, el nivel de compromiso, de proactividad, repercute fuertemente en la cohesión, la dinámica, el buen entendimiento, la confianza y la satisfacción de trabajar en grupo. Ello lleva a problemas como las tensiones, el malestar, la incomodidad, las discriminaciones e, inclusive, el ser removido del cargo.

A vencer la desconcentración .Una vez que el empleado toma conciencia de su afección, se aconseja realizar actividades simples como salir a caminar por los alrededores de la oficina, hacer ejercicios de relajación o ir a hacerse un café. “Cada pausa que hagamos durante nuestra jornada nos despeja, nos reenfoca, de manera que podamos seguir adelante con nuestras tareas motivados y concentrados”, agrega Paulina Opazo.

Si lo anterior no ayuda a la solución, Manuela Mielgo -académica de IE University- aconseja que el trabajador acuda a su responsable directo, quién -mediante una conversación amena- intentará recabar la mayor información posible para saber cuáles son los potenciales distractores, y con ello tomar la mejor decisión, ya sea destinarlo al departamento de RR.HH. o solicitar ayuda externa”.

A su vez, dice Mielgo que a través de la participación conjunta -capital humano y directivos- se puede lograr la resolución del problema de concentración y su repercusión a nivel del rendimiento. Con esta actuación, se afianza la comunicación, el buen clima y la valoración positiva de la imagen que los empleados manifiestan hacia los jefes.

Finalmente, los expertos otorgan una serie de recomendaciones para combatir la desconcentración en horas de trabajo:

1) Destinar un sólo lugar para el trabajo y que sea apartado de aquellos espacios destinados a la interacción con los compañeros.

2) Rodearse de empleados disciplinados y responsables.

3) Retirar cualquier artefacto que pueda ser un potencial distractor como lo son las radios, la televisión o los celulares.

4) Preparar y alistar todos los utensilios a ocupar en la realización de las tareas y así evitar tener que levantarse a buscar algo.

5) Apuntar en la agenda aquellas metas diarias a realizarse. Esto, porque la concentración se optimiza escribiendo.

6) Plantearse objetivos a cumplir y un tiempo determinado para hacerlo. Es importante no excederse, ya que el cerebro tiene un límite de concentración.

7) Establecer una recompensa para cuando se haya finalizado el trabajo a cargo, algo que sea placentero y distienda.

En profundidad

Únase a la conversación