Gestión de Carrera

¿Cómo aprender un idioma sin necesidad de un maestro?

0
kinga-cichewicz-594504-unsplash.jpg

A continuación, ¡siete maneras para que seas todo un anarquista del aprendizaje!

Por

Por David Sumner para Babbel Magazine. ¿Quieres aprender un idioma, pero tienes claro que no renunciarás a tu vida social por ir a clase durante las tardes? Además, ¿preferirías no tener que buscar un tutor privado que te cueste un ojo de la cara y se empeñe en enseñarte con sus reglas? ¿Cuál es la alternativa? ¿Existe una manera para que aprendas un idioma a la hora que más te convenga y eligiendo los contenidos y temas que te interesan? (Alerta de spoiler: Sí existe).

La mejor manera de aprender es siendo uno mismo el capitán que señala el rumbo para aprender idiomas. Si decides no ir a clase, ya has dado la espalda a las jerarquías tradicionales. A continuación, ¡te presento 7 maneras para que seas todo un anarquista del aprendizaje!

1. Crea tu propio programa

Babbel te da acceso ilimitado a una amplia gama de lecciones sobre muchos más temas de los que alcanzas a imaginarte. Si estás buscando refrescar el francés para tus vacaciones, puedes pasar de una vez a la lección diseñada especialmente para esta ocasión. Y si próximamente tu novia alemana te presentará a sus padres, puedes saltarte las lecciones de gramática y pasar a las lecciones creadas por Babbel precisamente para conocer parientes. Sean cuales sean tus necesidades, ¡en Babbel las tenemos cubiertas!

2. Elige las lecciones que coinciden con tu nivel

Los principiantes que no tienen ningún conocimiento previo del idioma se sienten maravillados ante las infinitas posibilidades que les ofrece una nueva lengua. Engullen el vocabulario, se ríen en su intento de pronunciar extraños sonidos nuevos y resplandecen con sus rápidos progresos. Los estudiantes más avanzados, que ya han coqueteado antes con los idiomas, son más recelosos a la hora de juzgar la utilidad de las aplicaciones de idiomas. Babbel es una app sofisticada que ha sido diseñada por expertos en la enseñanza de idiomas para llevar de la mano a los principiantes y desafiar incluso a los más capaces.

Podrá sonar a sacrilegio, pero no tienes que comenzar con los elementos básicos si no lo deseas. Eres libre de ir y venir a través de la amplia oferta de lecciones para nivel principiante e intermedio, e incluso puedes desafiarte a ti mismo desde el principio si abres las lecciones más avanzadas. Estas se centran por completo en la gramática, la pronunciación y la estructura de las oraciones. Te damos el mando para que comiences con la lección que sea más apropiada para ti. Los niveles más difíciles no están «bloqueados» desde el principio porque Babbel es una app de aprendizaje de idiomas, no Super Mario Kart. Con acceso a la oferta completa de lecciones en Babbel, puedes elegir según tus necesidades: comenzar de nuevo, perfeccionar lo que ya sabes o avanzar al siguiente nivel.

¿Por qué no te conviertes en un auténtico anarquista –lo que te divertirá más– y comienzas a aprender un idioma con Babbel?

3. Aprende el idioma tal como se habla en realidad

Babbel se enorgullece de enseñarte idiomas concentrándose en lo que te será útil cuando quieras hablar con personas reales en situaciones reales. Piensa en los dialectos, por ejemplo. Siendo un británico que ha vivido en Alemania durante casi siete años, puedo decirte que independientemente de lo bueno que sean tus der,die y das, ni eso ni ninguna otra regla podrán prepararte para cuando te encuentres con personas que hablan dialecto a carta cabal. Todavía recuerdo la primera vez que un borracho berlinés me dijo en tono áspero: «Watt kiekst’n?» («¿Y tú qué estás mirando?»). Eran las tres de la mañana, en el tranvía de camino a casa después de una noche de fiesta. Por fortuna había hecho la lección de Babbel sobre Berlinerisch (el dialecto de Berlín), lo que me permitió entender al tipo y saber que no debía huir, sino armarme de valor: le ofrecí un trago de mi cerveza y reduje la tensión con mi propio simulacro de Berlinerisch. Él se rió, compartimos la cerveza y sobreviví. Mis futuros nietos te lo agradecerán, Babbel.

4. Minilecciones para personas ocupadas

¿No te atrae la idea de salir del trabajo para encerrarte dos horas en un aula poco ventilada de una escuela de idiomas? ¿Prefieres volver a casa, cenar con tu media naranja y ver juntos un episodio de «Narcos»? Hoy en día, las personas hacen malabarismos para trabajar la jornada completa sin renunciar a su vida social, y tienen que luchar por sacar tiempo para cocinar, limpiar e ir al gimnasio. Es natural que les parezca imposible dedicar demasiado tiempo al día para aprender idiomas. Es por eso que las lecciones de Babbel están diseñadas en sesiones cortas de diez a quince minutos para que puedas atravesarlas como un rayo. Esto te permite controlar el ritmo de tu aprendizaje de idiomas e intercalarlo en los márgenes de tiempo libre que tengas disponibles.

¿El metro está lleno y no encuentras sitio para sentarte? Pues aprovecha el camino al trabajo y sumérgete más bien en una lección con expresiones básicas para un viaje de vacaciones a Italia. ¿Estás atascado al final de la cola más larga del mundo en el supermercado? Es el momento perfecto para un breve estallido de modismos franceses que te permita dejar de oír los gritos impacientes de los niños. Tú eliges dónde y cuándo deseas aprender. Tan simple como eso.

5. Practica las áreas que necesitas practicar

La app de Babbel incluye un sistema de «repetición espaciada» que te permite decidir qué áreas de tu repertorio de vocabulario revisar con mayor atención. Siempre puedes echar un vistazo al sistema de repaso y repetir los ejercicios que desees, sea leyendo, escribiendo o hablando. Allí encontrarás también elegantes fichas virtuales.

A medida que avanzas en nuestras lecciones, el sistema de repaso lo hace en silencio, pero de manera práctica. Trabaja en segundo plano y elabora una lista del vocabulario más importante que has encontrado en tu camino. Este resumen de vocabulario crea una lista con las palabras, expresiones claves o frases, que incluye su respectiva traducción y pronunciación. Tienes que admitirlo: esto es bastante más efectivo que consignar todo lo que aprendes en notas adhesivas (lo que seguramente producirá una caída en picada de las compañías de notas adhesivas en la bolsa de valores).

Lo mejor de todo es que nuestra app aprende de tus progresos. Las palabras que siempre has recordado bien aparecen con menos frecuencia en las lecciones del sistema de repaso, mientras que las palabras que se te dificultan aparecen más a menudo. Esto ayuda a garantizar que nuestra app te ponga a prueba solo en lo que realmente necesitas revisar.

6. No vamos a dejar que te gane la pereza

A diferencia de los enfoques tradicionales de aprendizaje en una escuela, las aplicaciones te brindan una libertad vertiginosa. Somos conscientes de que esta libertad puede hacer que los tentáculos de la pereza quieran atraparte, por lo cual te enviamos mensajes en el momento oportuno para recordarte que sigas con tus lecciones. Así nos aseguramos de que las habilidades lingüísticas que acabas de adquirir no se pierdan.

Prometemos no reprenderte. Simplemente sabemos que un método de pasos pequeños cada día es lo que mantiene los conocimientos frescos en la mente y garantiza progreso rápido. Además, es mucho más agradable porque no es nada divertido olvidarte de todo lo que has aprendido. No te proponemos tareas aburridas, sino que te ofrecemos desafíos cotidianos entretenidos. Eso es mucho más divertido.

7. Los profesores de idiomas (por lo general) no tienen revistas geniales ni Instagram

Babbel funciona en una oficina en Berlín, cuyos empleados son casi todos unos hipsters apasionados por los idiomas. Nos complace la idea de que estamos haciendo un buen trabajo al producir contenidos inspiradores que mantienen entretenidos a nuestros usuarios en su aventura de aprendizaje.

Deseamos que todo sea interesante y divertido, por lo cual compartimos nuestra pasión por el aprendizaje de muchas maneras: desafíos en YouTube, historias en Instagram improvisadas por amateurs, artículos sobre la lengua y la cultura en nuestra revista y divertidos cuestionarios en Facebook. Queremos animar a tantas personas como sea posible para que aprendan un idioma, y si las podemos hacer reír al mismo tiempo, todos regresaremos felices a casa al final del día.

Di lo que quieras sobre las escuelas de idiomas, pero difícilmente alguna de ellas lanzaría en paracaídas a un desventurado gringo en Río de Janeiro, armado solo con un par de palabras en portugués, una sonrisa ganadora y algunos cupones de Babbel.

*Previamente publicado en Babbel Magazine. Reproducido con la autorización de Babbel Magazine*

FOTO: UNSPLASH.COM

En profundidad

Únase a la conversación