Gestión de Carrera

Alfonso Gómez: El camino es innovar y entender el entorno social

0
alfonso_gomez.jpg

Conversamos con quien fuera hasta hace poco el decano de la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez en Chile, de su salida y del pie en que queda esta casa de estudios, que acaba de obtener por segundo año consecutivo el primer lugar de nuestro Ránking de las Mejores Escuelas de Negocios de América Latina.

Por

Alfonso Gómez deja el decanato de la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) luego de llevarla por segundo año consecutivo al Top 1° del Ránking de las Mejores Escuelas de Negocios de América Latina. 

Se va por diferencias y visiones contrapuestas con el rector de la casa de estudios, Andrés Benítez, respecto a las responsabilidades de cada quien en la gestión financiera de Octantis, la incubadora de negocios de la UAI, la que si bien depende administrativamente de la escuela de negocios, tiene una gestión y presupuesto autónomos de ella. Esto, dado el gasto en que incurrió Octantis de cerca de US $ 385.000 que se iban a girar a cuenta de fondos estatales que luego no llegaron.

Si bien el monto es exiguo para los US $ 9.600 millones que la incubadora ha gestionado en su historia, el diario El Mercurio de Santiago de Chile señala que el traspié llevó a debilitar las confianzas entre el rector y el decano, por lo que acordaron una salida cordial, pero que igualmente es intempestiva, pues no hay aún reemplazante para Gómez, ni él tiene planes laborales inmediatos. 

Un momento agraz, sobre el que Gómez no quiere profundizar ni polemizar, pero que sirve para pasar revista a lo que fue su gestión durante 9 años a la cabeza de esta B-School, en esta última entrevista que concedió como decano.

La UAI por segundo año consecutivo se mantuvo en el primer puesto del ránking de AméricaEconomía. Después de haber liderado la escuela de negocios por nueve años ¿cuál cree que fue la marca que usted dejó en esta institución? 

Primero que todo, me gustaría aclarar que hace algunos días terminó el vínculo que yo tenía con la universidad debido a diferencias de apreciación que tuve con el rector respecto a quién era responsable por los aspectos financieros de Octantis. No obstante, creo que el hecho de que nuestra escuela de negocios ocupe el primer lugar del ránking es el resultado de un proceso y una dirección, que tengo la seguridad tenderá hacia el mismo camino, más allá de si el proyecto lo encabezo yo o no.

Hace ya algún tiempo nosotros nos comprometimos con un camino en el que dimos énfasis a la investigación, la innovación y el emprendimiento. Bastante antes de que este tema se pusiera en moda. Yo intenté dejar mi huella en esta universidad, potenciando el interés de parte de los alumnos de pregrado en el desarrollo de su espíritu emprendedor durante la carrera. Y trabajar en ello fue muy extenuante, no sólo para los estudiantes, sino que sobre todo para los profesores.

Durante mi gestión me preocupé mucho de la conformación de una ecología pro innovación, con el objetivo de promover un diálogo entre los cientícos, los académicos y los practicantes de los negocios. Espero que la escuela siga por ese camino, tengo la confianza en que eso será así y estoy muy agradecido por todo lo que viví ahí.

Desde su perspectiva ¿cuáles serán los principales desafíos que tendrá que enfrentar la escuela de negocios a partir de ahora?

Creo que falta potenciar aún más la innovación. La universidad fue una de las pocas instituciones de América Latina que comenzó a impulsar la innovación tempranamente, incluso lanzó un magíster enfocado en esta área. De ahí que esta área sea una de las más importantes para el futuro de la UAI.

Tengo la impresión que con la construcción de la escuela de Diseño se desarrollará mucho más esta área al interior de la universidad. Pues existirá una relación mucho más cercana entre los estudiantes de economía y los de esta facultad, y por lo tanto habrá una mayor retroalimentación entre ambos. Probablemente esto lleve al aumento del emprendimiento de nuestros alumnos y al aumento de la calidad de estos proyectos.

También considero que uno de los desafíos más importantes es ir aumentando cada vez más la cantidad de investigaciones y que el trabajo que nuestra escuela realice esté en concordancia con lo que sucede a nivel social. Las escuelas de negocio tienen que tener una relación cercana con el entorno en el que están insertos.

Actualmente en nuestro país las demandas de parte de los estudiantes y otros grupos sociales ocupan un lugar importante de la palestra pública. Frente a esto ¿cuáles son los retos que tienen los hombres de negocio en Chile?

El tema de las demandas sociales no es algo que sólo ocurra en Chile, sino que a nivel mundial. Tal y como te dije anteriormente, no sólo las escuelas de negocio, sino que las empresas hoy tienen el reto de entender el entorno social en el que están, para que no sucedan problemas como el ocurrido en Freirina con Agrosuper, donde la comunidad se enfrenta a la compañía por la persistencia de malos olores, por ejemplo.

Las organizaciones tienen que lograr vislumbrar las necesidades de las personas, escucharlas, no estar alejadas de sus problemas. El principal reto de las empresas es ese, volver a posicionarse como entes importantes a nivel social y no perder el rumbo, tal y como sucedió antes de la crisis en 2008.

En relación a esta crisis económica que afecta al mundo ¿hacia dónde deberían apuntar las políticas económicas chilenas?

Yo creo que el camino que se ha tomado a nivel gubernamental es el correcto. Sin embargo, frente a lo que se avecina, lo mejor es que se apliquen políticas que tiendan a proteger a las organizaciones y se incentive mucho más la innovación.

En ese aspecto fundalmentalmente, si analizamos las políticas pro innovación, falta mucho camino por recorrer aún. Ni siquiera en el discurso presidencial del 21 de mayo se abordó ese tema, de tal manera que el concepto de innovación aún no se difunde entre toda la gente. Estamos a años luz de países como China, por ejemplo.

En Chile uno de los casos más bullados en el último tiempo ha sido el protagonizado en tribunales por Codelco y Anglo American ¿qué piensa al respecto?

Tengo la confianza en que ambas empresas lograrán un acuerdo. Además, creo que el hecho de que Thomas Keller, ex alumno de la universidad, tome las riendas en Codelco es una buena señal. Creo que él hará un buen trabajo al interior de esta empresa y podra mediar en la situación. Las bases de la formación que él recibió son la responsabilidad y el aporte a la sociedad. Desde ahí, creo que hará una buena labor.

Únase a la conversación