Gestión de Carrera

7 consejos para pedir un aumento salarial

0
acuerdo_1.jpg

A continuación, pasos recomendados a seguir antes y durante esta petición.

Por

Quiera o no, pedir un aumento de sueldo es un tema importante, pero sobre todo complejo. No siempre se sabe cuándo es el momento ideal para plantearlo ni sobre los argumentos a mencionar. La seguridad o experiencia del profesional puede jugar a favor, sin embargo, siempre es posible cometer errores.

A nivel generacional, es lógico que existan diferencias, más bien marcadas por los intereses que por la forma de plantear el asunto. De todas maneras y tomando en cuenta que en la empresa de hoy conviven varias generaciones, “las estrategias de negociación y aspectos que valoran en la misma varían”, dice Alfredo Terlizzi, líder de Operaciones de HuCap.

Pero más allá del sexo, edad o años de trabajo, existen ciertos pasos recomendados antes y durante una petición de aumento salarial. A continuación, siete recomendaciones.

1. Es el momento adecuado: Una vez que comienzan a crecer los deseos por ser recompensado o ganar más dinero, viene a la mente la pregunta si es la instancia adecuada para hablarlo con el superior. Esto, sobre todo, cuando ya se lleva un buen tiempo en la empresa. 

Pero para los especialistas en estos temas, el factor años en la empresa es relativo, y aunque los argumentos pueden ser muchísimos, “siempre va a pesar uno que tenga relación con argumentos fuertes que avalen la petición, como el haber logrado algo importante para la empresa”, aconseja María José Rebolledo, consultora en Retail, Sales & Marketing Hays Chile. En esto también concuerda Alfredo Terlizzi, quien recomienda preguntarse: "¿Se han ampliado mis funciones y responsabilidades? ¿Qué resultados concretos, observables y verificables he logrado? Si al respondernos estas preguntas, la respuesta es positiva y objetiva, debemos encontrar los espacios y momentos para plantear el aumento”.

Lo anterior es parte de los anhelos y realidad del candidato, sin embargo, esta petición se debe hacer conociendo la salud económica y financiera de la empresa.

2. Examinar sueldos del mercado: Terlizzi dice que “una de las frases que solemos utilizar en HuCap es 'Información es poder para la toma de decisiones cuando es bien utilizada'”. Y esto va de la mano con toda la investigación que se recomienda hacer antes de solicitar el aumento, que incluye conversaciones con colegas y consultores, de forma de tener claro lo que se está pagando en el mercado. Pese a esto, Terlizzi dice que es deseable "desarraigarse de nuestros modelos mentales. Es necesario evitar basarnos en nuestras creencias sobre salarios acerca de 'que para tal posición mínimo deberían de pagar tanto'”. Esto, porque según el ejecutivo, las empresas están pagando en relación al valor y resultados que consideran un puesto aporta a la organización.

Y aunque lo usual sería consultar el sueldo que ganan los pares, tanto Rebolledo como Terlizzi, estiman que es conveniente pero se debe tener cuidado.“No siempre todas las personas ganan el mismo sueldo aunque estén en la misma posición. Hay factores que son importantes de considerar, como el nivel de estudios, los años de experiencia, los años en la empresa”, dice la consultora de Hays. A lo que el ejecutivo de HuCap complementa que se deben considerar aspecto como “el concepto de compensación total como bonos, pagos variables, beneficios o prácticas de balance de vida laboral que tienen su “valor” y hacen a la propuesta integral”.

3. Qué mencionar en la solicitud. Lo aconsejable es siempre hablar de logros y resultados, los que pueden ser personales o grupales, esto último en caso de estar a cargo de un equipo.

Rebolledo dice que se debe pedir un aumento no sólo por la necesidad de ganar más dinero, sino porque se hizo lo suficiente. “Los principales argumentos deben ser tus logros en la empresa y las ganas de seguir creciendo en ella”, dice la ejecutiva y añade: “Se tienen que mostrar cifras concretas de crecimiento en ventas, por ejemplo, y mencionar la participación en este logro".

Y como los resultados deben ser medibles, concretos y observables, Terlizzi complementa que  “cuando los resultados hablan por nosotros, no hace falta explicar nada más: ¡todo el mundo lo entiende! Cuando alcanzamos o superamos el objetivo solemos expresar que fue fruto de un gran esfuerzo. Por el contrario, si no lo alcanzamos, muy probablemente encontraremos y daremos muchas respuestas tranquilizadoras que nos ayudarán a calmar la frustración”.

Sin embargo, no muchos tienen claro cuáles son sus logros, pero es posible identificarlos fijándose en los aspectos positivos que les suelen “aplaudir” sus jefes o pares. 

"Si no puedes hablar de cifras, habla de algún proyecto que conseguiste, detalla tu función si es que lo hiciste en grupo", dice Rebolledo.

4. ¿Me comparo o no con mis pares?: Una cosa es investigar cuánto ganan los colegas, de forma de tener un parámetro, pero otra es utilizar esta información como argumento en la petición ante el jefe. 

Ante esto, Terlizzi y Rebolledo explican que no hay que compararse sin antes tener en claro que las funciones y resultados sean comparables. Y aun cuando lo sean, jamás se deberá mencionar, porque "es una muy mala estrategia, no es recomendable plantearlo en ningún caso", dice Rebolledo. 

Esto, pues las comparaciones con otros son complicadas, porque se deben tomar en cuenta funciones y responsabilidades, y conociendo esto, incluso, dice Terlizzi, por muy similares que sean "a veces puede haber diferencias que ameriten justamente una diferenciación salarial. ¿Mi desempeño y resultados son comparables con los de mis pares? ¿Tengo información objetiva sobre esta comparación con mis pares o estoy basado en mis creencias?”.

5. ¿Qué porcentaje de aumento solicitar?: María José Rebolledo dice que en estos casos “lo normal sería hablar de un 20% o un 30% más. Más que pedir algo que sabes que no conseguirás, esperando que negocien contigo para llegar a un punto de acuerdo, es importante ser realista desde un principio”.

6. Qué evitar decir al pedir el aumento: No es recomendable negociar con el argumento que se están recibiendo otras ofertas laborales y que son más atractivas en relación al sueldo. "Con esto, estás demostrando que no hiciste nada para merecerlo, pero de todos modos, estás amenazando con renunciar si no lo consigues”, aconseja Rebolledo.

7. Si no hay acuerdo, ¿es correcto pedir algún beneficio extra? ¿cuál solicitar?: Terlizzi recomienda “ver la compensación más allá del salario asegurado, porque hay muchos otros aspectos que si se cuantifican, impactarán e impresionará la plata que la organización invierte en ese recurso”. Mientras que Rebolledo explica que si lo que se busca es el incremento salarial, cualquier otra cosa está lejos de servir. “Tal vez puedas negociarlo con algún bono, pero estos generalmente están asociados a resultados, ya sean de la empresa o metas de venta, por lo que aceptar un bono sería aceptar que debes hacer más para lograr lo que querías”, dice.

En profundidad

Únase a la conversación