Recursos Humanos

6 consejos para pedir la renuncia sin que le cierren las puertas

0
salida_empleado_rrhh.jpg

Especialista en RRHH orienta para ese importante momento laboral.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Dejar la empresa en la que trabaja, voluntariamente y en buenos términos, es la mejor forma de que a futuro al profesional no se le cierren las puertas si decide ingresar nuevamente. 

Por ello, de nada servirá todo el tiempo que trabajó la persona en la compañía si la salida es turbulenta y mal llevada. Antes que todo, debe haber mucho diálogo y transparencia, que serán claves para que el trabajador sea tomado en cuenta en futuros proyectos.

“El momento de pedir la renuncia es uno de los más importantes durante la trayectoria de la carrera. Necesita planificar esa etapa con mucha cautela y tener un canal abierto con sus superiores antes de anunciar su decisión”, explica Erica Isomura, especialista en RRHH en Vagas Tecnología.

Conozca a continuación los seis consejos para que un profesional se desenvuelva en este escenario:

1. Piense bien antes de tomar la decisión y explíquese. El primer punto para salir bien de una empresa es mantener una buena imagen y explicar objetivamente el motivo de su salida. En ese momento es adecuado hablar de sus perspectivas en relación al nuevo proyecto y explicar qué lo motivó a tomar la decisión: si fue por un mejor salario o una oportunidad de ascenso. Es decir, dejar en claro cuáles son los beneficios de este cambio.

2. No es momento de discutir y hacer amenazas. El tono de la conversación sobre su salida nunca puede ser agresivo o desafiante. Si la persona guarda algún resentimiento porque considera que no lo valoraron o pagaron lo suficiente, es señal de que el asunto no fue conversado con el gerente. Lo mejor es salir con la cabeza erguida y con la sensación de haber cumplido.

3. Negocie la fecha de salida y solucione asuntos pendientes. De nada sirve planificar el cambio si no cumple con las obligaciones pactadas hasta la fecha de salida. No hacerlo es un error fatal, porque quedará marcado por su poco compromiso y por haber recibido un sueldo hasta el fin del ciclo.

4. No flaquee. No caiga en la tentación de dejar a un lado las tareas que tiene, llegar tarde o salir temprano, sólo porque su cabeza está en otro lado. Hasta el último día de su trabajo evaluarán su responsabilidad y compromiso, así que no ensucie la buena imagen que tienen de usted.

5.  No piense en negociar su sueldo: Esta es una de las actitudes más comunes hoy en día, y que pueden marcar negativamente la carrera de una persona.Lo adecuado es que la persona comunique qué lo llevó a tomar la decisión de irse. En esa conversación es conveniente dejar en claro que existe la necesidad de nuevos desafíos y oportunidades para su desarrollo. 

No es correcto decir que en este otro trabajo le pagarán 50% más, por ejemplo, pero que está dispuesto a recibir una contrapropuesta. Esto perjudica la imagen del candidato y el de la empresa que lo quiere contratar. Demuestra que el candidato sólo está pendiente de propuestas financieras y no del proyecto propuesto.

6. No critique. Jamás hable mal de la empresa, de los colegas o del ambiente de trabajo que está dejando. Esto puede demostrar que la persona no sabe exponer sus opiniones frente a otros. Las personas también cambian de empleo y pueden tener otra imagen de este.

Administradores.com.br

En profundidad

Únase a la conversación