Gestión de Carrera

5 razones para aprender portugués

0
brasil.jpg

Si dentro de los planes de su empresa está la internacionalización hacia Brasil u otro país de habla portuguesa, debería tener en cuenta los siguientes puntos.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Você consegue entender o que esta lendo? Lo más probable es que sí, pero no se fíe.  Pese a que una persona que habla español puede entender casi el 80% de lo que lee en portugués, hablar el famoso “portuñol” no le promete éxito en los negocios en países luso parlantes.

Comenzar una expansión internacional, por ejemplo, hacia Brasil, puede ser una tarea posible para alguien que no conoce el idioma, pero no va a ser tan rápido ni tan efectivo en comparación con alguien que domina el idioma de la primera economía latinoamericana. 

Esto, pues no basta sólo con tener un buen proyecto. Hay que conocer a la gente, entender su cultura y las diferencias de matices que hay, desde las regulaciones tributarias complejas (todas en portugués), hasta en las normas de etiqueta. Y a ese mundo se llega de manera clara y rápida, a la antigua, pues "hablando se entiende la gente".

A continuación, cinco razonas por las cuales usted debería aprender portugués:

1) Un mercado inmenso al que hablarle

Brasil significa un mercado de 190 millones de habitantes. “Hay que tomar en cuenta el tamaño del país y lo que significa. Su PIB representa casi el doble de México, 5 veces Venezuela o Argentina, 10 veces Chile y 12 veces Perú”, dice Alfredo Behrens, un profesor uruguayo que hoy vive y trabaja en Sâo Paulo, en  FIA.

Brasil forma parte del grupo de los BRIC (Brasil, Rusia, India, China) y es la séptima economía del mundo, respetado tanto por los países desarrollados como emergentes. “Con una relativa estabilidad económica, con un crecimiento del 7,5% en el 2010 y mejoras en los indicadores de desigualdad, se presenta como un escenario ideal para la inversión de sus vecinos latinoamericanos”, indica Xavier Ordeñana, profesor de Negocios y Finanzas Internacionales de la ecuatoriana Espae-Espol.

Brasil no sólo representa una buena oportunidad para los países de América Latina, sino que es un pilar fundamental de la economía del continente, por las posibilidades que ofrece el bloque Mercosur, y la dependencia que tienen de éste países como Argentina y Uruguay.

Maravilloso.

Sin embargo, el problema que presenta Brasil para las inversiones, según Ordeñaña, de Espae, es que tiene indicadores no muy alentadores en burocracia y facilidad de hacer negocios. Por ejemplo, el número de días para iniciar un negocio -de acuerdo a DoingBusiness- es de 120, muy superior al de otro países de la región como Argentina o Chile. 

Precisamente, allí presenta una ventaja el conocer el idioma portugués, pues sin él las complicaciones pueden llegar a ser un tormento, en especial en la realización de trámites y gestiones”, asegura este académico ecuatoriano.

Además, al dominar el portugués, se accede también a mucho conocimiento e información de negocios, que no está disponible en otros idiomas. Brasil tiene la industria editorial propia de un continente -cualquier que haya ido lo puede comprobar al ver una librería o un kiosko- por lo que abundan publicaciones y revistas económicas en esa lengua, incluida AméricaEconomía edición Brasil, ofreciendo datos muy útiles en artículos que no están traducidos.

2) Una mentalidad por desentrañar

Aunque usted entienda lo que lee en portugués, mucho más importante parece ser comprender la mentalidad del pueblo y su temperamento.

Según Gabriel  Aramouni, director del Centro de Educación Ejecutiva de la argentina Universidad de San Andrés, no se consigue nada con el portuñol, por mucho que los brasileños no se ofendan si no se habla su lengua y muchos también dominen el español. Esto, pues, detrás del lenguaje, hay una cosmovisión que expresa la cultura luso-parlante. 

"Aunque seamos de origen latino, aunque estemos cerca, aunque nos guste a todos el fútbol, hay numerosas diferencias en lo político, en la constitución social, en la forma de encarar negocios, en la proyección internacional y en la visión geopolítica. Por eso, el idioma es una de las llaves para entender mejor y complementarse de forma más exitosa”, dice Aramouni.

Para el profesor Behrens, comprender esa cultura brasileña se puede lograr más rápido leyendo -ojalá en portugués- obras como Macunaima, de Mario de Andrade,  Dom Casmurro o Brás Cubas, de Machado de Assis. También Viva o Povo, de Joao Ubaldo Ribeiro. “Estas obras muestran el espíritu brasilero de eludir la confrontación, una de las principales características que los diferencian de los pueblos hispanoamericanos, pues Brasil heredó la capacidad de comerciar de los portugueses, en cambio los demás latinoamericanos somos más beligerantes”, explica el uruguayo.

3) Un pasaporte a la confianza

“El aprender el lenguaje es una de las claves para desarrollar confianza y relaciones de largo plazo, que luego pueden materializarse en la generación de proyectos económicos o de otra envergadura", dice Aramouni. 

Por su parte, el decano de la brasileña Fundación Dom Cabral, Emerson de Almeida, dice que cuando una persona domina el lenguaje de la contraparte, negociar y llegar a un acuerdo se hace mucho más fácil. Así, lo ideal para los empresarios latinoamericanos es dominar tanto el inglés como el portugués o el español como segundas y terceras lenguas

“Si los latinos pueden comprenderse en portugués y español, es mucho más fácil vivir la experiencia del otro. Si existe interés por parte de los hispanohablantes para hacer negocios con los brasileños, se debe hacer el esfuerzo por hablar su idioma. Como dice un colega: 'en EE.UU. se hace primero negocios y después amistad, en América Latina se hace primero amistad y después negocios', y para hacernos amigos, el inglés pone una distancia que no pasa con las lenguas ibéricas", explica De Almeida.

4) Un cargo de embajador que no esperaba

“Brasil es casi un continente, y está dentro de una región que se entiende como la esperanza para los próximos 20 años. Estar vinculado a ese país ofrece una gran ventaja competitiva a los hombres de negocios”, dice Aramouni. 

Por eso es que este argentino considera que en un breve plazo cualquier empresa que aspire a hacer negocios en el gigante sudamericano, va a tener la necesidad de tener un ejecutivo top que domine el portugués.

Otro punto a considerar es quiénes serán los ejecutivos de la filial de la compañía, si finalmente decide instalarse en Brasil.  “Si una multinacional quiere abrir una oficina ahí, tendrá que nombrar a ejecutivos brasileños, muchos de los cuales hablan español, a diferencia de los ejecutivos hispanoparlantes, de los cuales muy pocos hablan portugués, por lo que verán sus oportunidades limitadas porque no serán considerados”, dice Behrens.

Visto de otra manera, las empresas brasileñas también se expanden por países de habla hispana, donde contratan ejecutivos locales. Y es cosa de imaginar, lo bien que pueden llegar a ver que un candidato hable el portugués.

Aramouni coincide, “en la Fundación Dom Cabral, sus principales profesores y ejecutivos, además de dominar el inglés, están obligados a aprender el español. En los países que hablamos español eso no es tan así. Los argentinos, al menos, no hacemos las tareas tan rápido como deberíamos”, dice. 

Al respecto, De Almeida cuenta que Dom Cabral tiene a dos profesores a cargo de enseñar español. "Ellos trabajan casi a tiempo completo con los profesores y con los gerentes de proyectos".

5) Hay un mundo luso allende Brasil

El portugués es hablado por 250 millones de personas en el mundo. Además de Brasil y Portugal, es el idioma oficial de Angola, Mozambique, Guinea Ecuatorial, Cabo Verde y Sao Tomé y Príncipe. También es utilizado en Macao, China.

Sabiendo portugués, entonces, se abren oportunidades de inversión a los hombres de negocios en todos los continentes. Por ejemplo, “en Angola hay terreno para empresarios del petróleo y la minería, y también en el rubro del transporte. El país está creciendo rápidamente desde que se estabilizó, sus oportunidades son de buen crecimiento”, dice Behrens. 

Con respecto a Portugal, pese a que ha sido uno de los países más azotados por la crisis financiera internacional que estalló en 2008, y aún no logra dar balances positivos, Behrens dice que “este es justamente el momento para hacer negocios, porque todo está muy barato ahí. Portugal es interesante, porque tiene un producto interno bruto semejante al de Colombia, y el doble de Perú, entonces es bueno penetrar en ese mercado que, de paso, es una alternativa a España para entrar en Europa”.

Sera que você entendeu?

Únase a la conversación