Especial Ránking MBA 2016

14 consejos para saber elegir una escuela de negocios

0
2312701876_2def5070f1_o.jpg

Una vez con el MBA cursado, el nombre de la escuela de negocios nos acompañará como un tatuaje imborrable. Por eso, al decidir dónde estudiar debemos ser jueces informados y decididos.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por
AQUÍ PUEDES REVISAR LAS FICHAS DE LOS 20 PRIMEROS LUGARES DE NUESTRO RÁNKING MBA
Ranking MBA 2016

Elegir una escuela de negocios no es tan simple cómo chequear la número uno de un ranking y apuntarse allí. Se trata de encontrar la institución correcta para cada postulante. No es un dilema con respuesta universal, y que existan globalmente más de 8.000 escuelas de negocios no hace las cosas más fáciles. Sin embargo, la ventaja es que ese mar de opciones significa más posibilidades de encontrar “nuestra” escuela. Esa a la que podamos entregar nuestro tiempo y dedicación incondicional. Aunque no hay un programa perfecto para todo el mundo, sí hay pautas que podemos seguir para chequear escuelas y hacer la mejor elección:

1No tomes la decisión solo: debes asesorarte, informarte y no decidir hasta tener todos los antecedentes del caso. Por lo mismo, piensa que se requieren al menos seis meses de investigación antes de decidir en qué escuela de negocios estudiar.

2Qué quieres de un MBA: para saber qué escuela tiene un perfil más acorde a nosotros, lo principal es considerar dónde se quiere llegar con un MBA. Proyectarse a 5 o 10 años más: qué posición, país e industria se busca alcanzar. Con esto podremos analizar la escuela que tenemos en la mira, confrontando nuestro perfil con su red alumni y chequeando si puede ayudarnos a alcanzar esas metas que nos interesan.

3Chequea rankings internacionales: “es importante elegir escuelas en buenas posiciones de los ranking, porque la escuela no sólo influye sobre el presente, sino que dependemos de su prestigio en el futuro”, dice Daniel Budasoff, alumno del MBA de la Universidad Torcuato Di Tella. “Eso nos permitirá tener cierta certeza sobre qué valor tendrá nuestro título en 10 o 20 años en el futuro”, agrega. Muy útil es chequear las distintas dimensiones que se consideraron en la realización de cada ranking, para hacer una evaluación más fina de cada escuela. Y luego crear una lista personalizada con nuestras elecciones, incluyendo tanto escuelas de difícil ingreso que nos gusten, como otras de alto nivel pero más alcanzables a nuestro perfil. De lectura obligatoria: el ranking MBA de América Economía.

4Presupuesto: debes considerar si tienes ahorros suficientes para dejar el trabajo y estudiar full time o si la mejor opción es un part time u online para seguir trabajando. También debes comparar tu presupuesto con el costo de las escuelas de negocios que tienes en mente y chequear sus posibilidades de becas. Al buscar ayuda económica no debemos limitarnos geográficamente, ya que a veces las mejores opciones no son las más cercanas, como demuestran las becas asiáticas para latinoamericanos.

5Compara el perfil de cada escuela: aunque un MBA no es una especialización, hay escuelas que se concentran más en materias como marketing, finanzas, negocios internacionales o leyes. Estos matices pueden ser un valor o una desventaja, dependiendo si están o no alineados con nuestros intereses. “La metodología, los valores y la cultura de la escuela tendrán una gran incidencia en la experiencia de aprendizaje”, afirma Cristina Sassot, directora de Admisiones del MBA Full Time de ESADE. Además, que las escuelas realicen investigación certifica que tienen una producción de conocimiento que nos llegará de primera mano. Por eso, chequear el porcentaje de producción de papers ISI es un buen indicador.

6Visita las escuelas de negocios: se necesita revisar sitios web y -si estamos geográficamente cerca- visitar escuelas y hablar con profesores, alumnos y egresados. “La gente es muy abierta a contar sus experiencias, y allí hay mucho para aprender”, dice Gabriel Foglia, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Palermo, sobre la idea de visitar escuelas como postulante. “Allí me debo preguntar: ¿me imagino viviendo aquí?, ¿me siento identificado con la gente y el lugar?”, agrega Foglia.

7Evalúa multiculturalidad: no es lo mismo tener compañeros de nuestro mismo país, prácticamente nuestros compañeros de primaria, que compartir con gente de Europa, Asia o África. La posibilidad de conocer puntos de vista nuevos es una de las grandes ventajas de cursar un MBA. Por algo se mezclan entre los alumnos abogados con ingenieros, doctores con arquitectos. La presencia de estudiantes de varias culturas en el salón de clase no sólo se consigue viajando. También podemos chequear la multiculturalidad de las escuelas de nuestra ciudad.

8- Perfil y calidad de profesores y egresados: tener una noción de los perfiles asociados a la escuela es útil para imaginar lo que el MBA puede hacer por nosotros. Se pueden investigar por LinkedIn los curriculums, chequear al número de doctores full time de cada escuela y de paso conocer las industrias relacionadas con cada escuela de negocios.

9- Acreditaciones: hay muchas acreditaciones regionales que las escuelas exponen como medallas, pero si hablamos de grandes ligas las principales son tres: EQUIS, AMBA y AACSB. Tener las tres se denomina “Triple corona” y es el máximo galardón en el mundo MBA. De todos modos, ya con tener una acreditación es suficiente para creer que las virtudes que aparecen en el sitio web del MBA son creíbles. “Son un reflejo de la calidad del programa y sus profesores, evaluado por una entidad independiente”, confirma Jorge Tarzijan, full profesor de la Universidad Católica de Chile.

10- Chequea convalidaciones académicas: considerando que un MBA nos califica para postular a empleos en el extranjero, chequear la posibilidad de convalidar un MBA en los países que nos interesan para residir nos permite preparar el camino para los planes que realizaremos con el MBA ya cursado.

11- Horarios: se debe considerar si se está dispuesto dejar el trabajo para un curso full time o si juntamos trabajo y academia en un part time o curso online. Sobre todo pensando en todas los ítems que requerirán nuestro valioso tiempo mientras cursamos el MBA: trabajo, estudio, familia e incluso mascotas.

12- Alumni: se recomienda investigar las fortalezas de las redes de egresados que se forman en cada escuela. “Hable con ex alumnos para saber cómo interactúan y una vez egresado siga participando en estas redes”, recomienda Allison Jamison, directora de Reclutamiento del MBA de Fuqua.

13- No creas todo lo que dicen las escuelas: los folletos informativos, sitios web y encargados de admisión usan un lenguaje que busca convencerte que su MBA es el mejor, por lo que debemos evaluar con distancia ese mar de información. No se debe perder de foco la mirada analítica. Según Phillippe Oster, director de comunicaciones de HEC Paris, se deben preferir los comentarios de alumnos y egresados antes que el discurso oficial. “De esta manera se obtendrá una imagen real de las escuelas de negocios y se evitarán sorpresas desagradables a la llegada”, explica.

14- Decídete de una vez: si bien en el primer punto recomendamos tomar un tiempo suficiente para decidir, no podemos pasarnos la vida esperando una decisión. Por eso, fijar una fecha límite para chequear la información y decidir a qué escuela postular es lo recomendable. También coordinar este deadline con las fechas de postulación a las escuelas, de modo de estar en el tiempo y momento indicados para superar cada etapa e ingresar exactamente a la escuela que elegimos. Si nos costó tanto encontrarla, no vamos a dejarla ir, ¿no?.

​Imágenes | Cortesía

AQUÍ PUEDES REVISAR LAS FICHAS DE LOS 20 PRIMEROS LUGARES DE NUESTRO RÁNKING MBA
Ranking MBA 2016
En profundidad

Únase a la conversación