Gestión de Carrera
0
michael-kilcoyne-b0i1st2uzqy-unsplash.jpg

Se busca candidato recién titulado con experiencia laboral

Para muchos jóvenes, es un dolor de cabeza comenzar a buscar empleo, sobre todo, por las varias barreras con las que se topan: experiencia, manejo de idiomas y habilidades técnicas. Para los expertos, es clave integrarse lo más pronto posible a las organizaciones a través de programas de entrenamiento.

Por

Marly Concha (28) egresó de Publicidad hace dos años y en julio de 2020 obtuvo el certificado de Diseño UX/UI en el bootcamp Desafío Latam, en Chile. Sin embargo, al concluir sus estudios no encontró empleo, así que tuvo que desempeñarse como agente de servicio al cliente los fines de semana para poder tener un ingreso estable. Las empresas le exigían experiencia, sin considerar los proyectos realizados en el bootcamp.

"Ha sido una experiencia súper frustrante y emocionalmente agotadora. Todo el tiempo pienso ¿Será que no soy buena o que realmente no merezco trabajar en ninguna parte? Actualmente, incluso, voy al psicólogo por esto mismo, ya que me ha afectado fuertemente en mi autoestima y salud mental. Yo no tengo hijos, pero me pongo en el lugar de aquellos profesionales que son padres y necesitan trabajar y no pueden hacerlo porque no nos dan una oportunidad", dice Concha, quien añade que las barreras principalmente son la falta de experiencia, porque muchas veces le dicen que "no te contrato si no tienes mínimo una experiencia de 3 a 5 años comprobable".

Lo que ha vivido Marly es parte de la realidad de varios recién titulados, jóvenes y no tanto, que necesitan trabajar, pero que no pueden insertarse porque las organizaciones buscan personas con conocimientos, pero sobre todo con experiencia, lo que es improbable considerando que algunos son bastante jóvenes y solo han hecho una pasantía u otros optaron por reconvertir su carrera y han estudiado cursos cortos o especializaciones.

El estudio “Escasez de Oportunidades Laborales para los Jóvenes”, elaborado por Junior Achievement (JA) Américas, en colaboración con ManpowerGroup, reveló que el 81% de los jóvenes de la región no ha podido encontrar trabajo en los últimos 12 meses y también indicó que la principal traba que observan los jóvenes era la experiencia, seguida del manejo de idiomas. Según el estudio, los jóvenes con una licenciatura, una carrera técnica e, incluso, un nivel de educación de posgrado tienen las mismas dificultades.

Desde la Universidad del Norte (Uninorte), en Colombia, también son conscientes de esto. De acuerdo a un estudio de la Oficina del Egresado,"los egresados consideran que la falta de experiencia laboral se constituye como el principal óbice que deben afrontar para encontrar trabajo. En menor medida, el bajo salario que les ofrecen y la poca demanda de trabajo apropiado en su profesión", relata Cindy Castro, coordinadora de Prácticas e Inserción Laboral.

No hay que olvidar que se contrajo la oferta laboral en los sectores más golpeados por la pandemia. A esto se suma, dice Leo Martellotto, presidente de Junior Achievement Américas, que “no solo se han destruido fuentes de trabajo, sino que los ganadores requieren mayores habilidades técnicas. Las barreras que ya conocíamos, como la falta de experiencia, se ven magnificadas por la crisis; con el distanciamiento social como regla, los aprendizajes experienciales de los jóvenes se dificultan aún más”.

Considerando lo anterior, en algunas plataformas de búsqueda de empleo realizan filtros y orientan a las organizaciones sobre qué pedir y no a los jóvenes postulantes. Mientras en Get on Board, donde publican empleos del sector tecnológico, realizan un proceso antes de subir los anuncios para que los más jóvenes efectivamente tengan más oportunidades; en FirstJob, donde las empresas pueden publicar anuncios de trabajo de cero o hasta dos años de experiencia, además de prácticas laborales, se notifica a las empresas cuando solicitan conocimientos que no cumplen con el cargo.

Mario Mora, CEO y fundador de FirstJob, indica que en Chile hay más posibilidad de encontrar empresas que permitan trabajar desde cero, sin embargo, en otros países está más normalizado pedir experiencia.

“Cuando hablamos con encargados de RRHH de otros países, les explicamos que acá las personas usualmente no estudian y trabajan al mismo tiempo en pregrado”, dice Mora. 

Vinculando a estudiantes con empresas

Desde tener acuerdos de colaboración con empresas a ofrecer experiencias lo más parecido a lo que se exige en el mercado laboral, son algunas de las estrategias que llevan a cabo las universidades para garantizar de cierta manera la empleabilidad de sus estudiantes. En general, las universidades cuentan con áreas destinadas a orientar a los alumnos en el ámbito de la empleabilidad.

En Uninorte, tanto estudiantes como egresados tienen a su alcance cursos y actividades de formación en donde desde diferentes áreas se trabaja para que se acomoden a lo que el mercado laboral solicita. Junto con el el área de Bienestar Universitario, se realizan cursos que abordan diferentes temas: preparación para la vida laboral, consejería laboral, Excel y consejería laboral, entre otras cosas.

“Contamos con un robusto plan de relacionamiento para mantener, optimizar y prospectar empresas destacadas a nivel nacional e internacional, especialmente aquellas con programas de trainee, proveedores Uninorte, head hunters y nuevas empresas que llegan a la región. Esto lo hacemos con visitas directas a las compañías, invitaciones a ferias, charlas corporativas, procesos de selección y eventos en Uninorte, además del servicio constante de intermediación laboral y práctica profesional”, indica Cindy Castro, coordinadora de Prácticas e Inserción Laboral.

En Chile, la Universidad del Desarrollo (UDD) lanzó en junio de este año el Centro de Desarrollo de Carrera (CDC) de la Facultad de Economía y Negocios, enfocado en los alumnos de Ingeniería Comercial y en los del MBA, con el objetivo de desarrollar las competencias, actitudes y habilidades profesionales y favorecer su inserción laboral. En el Centro realizan talleres de empleabilidad, además de ferias laborales, sesiones de mentoría y asesoría psicológica.

Alejandra López, directora del CDC, indica que si bien la idea de crear el Centro existía desde antes de la pandemia, “se dio como una oportunidad de reforzar toda la ayuda y apoyo de vinculación con el mundo laboral que le damos como universidad a los estudiantes. Ha habido mucho interés. En el fondo, los alumnos se han sentido muy agradecidos de que exista este espacio y de que su vínculo no termina cuando concluyen la universidad”.

Tanto López como Castro concuerdan en que la demanda por jóvenes profesionales se ha contraído durante este periodo, congelando los procesos de reclutamiento. "Está más lento y hay menos procesos abiertos. En el caso de los cargos más sénior, tal vez han bajado levemente los procesos de búsqueda, pero al mismo tiempo también hay más personas disponibles por la cesantía", indica López.

Nutrir y desarrollar talentos locales

Aunque este periodo ha sido difícil y ha generado como consecuencia el congelamiento de los procesos de reclutamiento, algunas empresas continúan en busca de prácticantes o jóvenes profesionales. En el caso de Marly Concha, quien buscaba trabajando sin tener éxito, las prácticas laborales fueron una opción en algún momento: "Estaba abierta a la posibilidad de hacer una práctica mientras existiera la posibilidad de quedar trabajando en la empresa y así generar la experiencia".

Después de todo, para varios jóvenes las pasantías son una forma de quedarse trabajando en las empresas o, al menos, tener experiencia y así ser elegibles para otras organizaciones. 

Laboratorios Synthon, en Chile, por ejemplo, cuenta con una academia donde se encargan de perfeccionar y nivelar los conocimientos de los que se integran. Para esto, "se implementaron mallas curriculares por cargo compuestas de cursos diseñados y relatados por capacitadores internos expertos en cada área. De esta forma, logramos internalizar el conocimiento y capacitar al personal con un programa de capacitación alineado al plan estratégico de la compañía", dice Christian Rodríguez, gerente general de Synthon Chile, quien agrega cuando la necesidad de capacitación no está dentro de su catálogo interno trabajan con universidades.

Para Rodríguez, los beneficios de estos acuerdos son múltiples. "Para los alumnos, principalmente, es ganar su primera aproximación al mundo laboral en uno de los laboratorios con mejor tecnología del país. Para las universidades, es generar alianzas con nosotros y así poder mantener alumnos en práctica de manera regular. Para nosotros como compañía, es poder entrenar a los alumnos, ya que muchos de ellos luego han seguido trabajando en el laboratorio, con esto comienzan un proceso de trainee en el cual se capacitan desde cero hasta lograr insertarse con la cultura y el desempeño Synthon", concluye.

En tanto, en Beat Argentina cuentan con un programa de incorporación donde los estudiantes, a los que buscan a través de publicaciones en los portales de empleo de diversas universidades, pueden realizar una pasantía en las distintas áreas de la empresa.

Mediante estas pasantías se intenta "crear un canal para nutrir y desarrollar talentos locales, a fin de tener candidatos aptos para futuras vacantes, los cuales tendrán la ventaja de conocer los procesos, la dinámica del mercado y la cultura ágil y de ritmo rápido de Beat. Tener un programa de pasantías permite presentar la empresa y nuestra cultura a las universidades y a los posibles candidatos. Además, permite a los estudiantes obtener una exposición de primera mano al trabajo en el mundo real, aprovechar las habilidades, los conocimientos y la práctica teórica que aprendieron en la universidad. Traer nuevos ojos y perspectivas para ayudar a mejorar nuestros procesos", señala Gabriela Torrealba, encargada de Recursos Humanos.

A su vez, Torrealba también menciona algunos retos en este ámbito, como "otorgar pasantías de calidad, que sean interesantes para los nuevas generaciones, que tengan un propósito, lo cual lo estamos logrando".

Integrarse tempranamente

Muchos jóvenes se frustran al no encontrar empleo y comienzan a dudar de sus capacidades, en ocasiones optando por no seguir postulando. Marly, por ejemplo, también pasó por esta etapa, pero hace pocos días, después de cuatro meses, encontró trabajo en su área.

Si bien formarse es una de las recomendaciones, para la mayoría de los entendidos una estrategia clave es abrirse paso tempranamente en las empresas. Héctor Márquez, director de relaciones institucionales de ManpowerGroup, refirió en una nota que "para incorporarse al mundo del trabajo formal, requieren tener más experiencia, por lo general se paga más por la experiencia que por el nivel de estudios, así que mientras más pronto se incorporen a las organizaciones a través de programas de entrenamiento y conozcan diferentes áreas, más factible será alcanzar los puestos y sueldos deseados”.

Como consecuencia, desde JA Américas y ManpowerGroup recomiendan "crear programas de apoyo para la incorporación de los jóvenes a las organizaciones, incluir por lo menos dos años de experiencia de trabajo en los programas de estudio de las escuelas y universidades, y capacitar a los jóvenes sin experiencia en habilidades blandas e invertir en su desarrollo".

En profundidad

Únase a la conversación