Recursos Humanos

¿Sueño en el trabajo? B-School europea entrega consejos contra el insomnio

0

La escuela de negocios ESCP Europe realiza el taller "Dulces sueños" en alianza con la Liga de los Optimistas de España.

Por

¿Se da vueltas en la cama sin poder dormir? ¿Llega al trabajo cansado, con un sueño abrumador y se siente poco productivo? El insomnio no hace distinciones y, en diferentes momentos de la vida, a todos les puede afectar, impactando en la actividad física, emocional, mental y laboral de las personas.

Pero dormir bien también depende mucho de cada uno. Hay que generar hábitos y buenas practicas individuales para que el sueño no se transforme en una mala pesadilla y así funcionar correctamente en el día. Así se desprende de una pauta de recomendaciones elaborada por la psiquiatra Pilar Rojano y el psicólogo Ángel Puerta, integrantes del taller “Dulces sueños”, que la escuela de negocios ESCP Europe y la Liga de los Optimistas de España imparten en ese país. A continuación, sus consejos y, por cierto... dulces sueños.

1. No obsesionarse

Si alguien lleva varias noches con problemas para conciliar o mantener el sueño, es recomendable relajarse y no pensar en ello. Obsesionarse con dormir y hablar todo el día del insomnio que se padece con familiares, compañeros de trabajo o amigos no sirve de nada. La idea es respirar hondo y restarle importancia.

2. Establecer una rutina

Dicen los expertos que es aconsejable crear y respetar una rutina horaria, teniendo en cuenta que la mejor hora para acostarse es entre las 22.00 y la 1.00 horas.

3. A la misma hora

Levantarse a la misma hora todos los días es también parte de la rutina del sueño. Incluso en fines de semana y vacaciones. Al despertarse en la mañana, quedarse en la cama mucho tiempo no favorece mucho a la cultura del buen dormir, así que... ¡a levantarse!

4. ¿Siestas largas? Mmmm, mejor que no

Rojano y Puerta indican que lo mejor es limitar las siestas durante el día y, si finalmente se hacen, lo mejor es que no superen los veinte minutos. Con una siesta de media hora o más se corre el riesgo de caer en un sueño profundo y de despertar sintiéndose más cansado o aturdido.

5. ¿Ni contar ovejas ayuda?

Si al estar acostado por veinte minutos o más y ni contar ovejas ayuda a caer en los brazos de Morfeo, la sugerencia es salir de la cama y del dormitorio para realizar alguna actividad tranquila, descartando la televisión. Al momento de volver a sentir sueño, se regresa bajo las sábanas.

6. No hacer deporte previo a dormir

Aunque hacer deporte es una práctica más que saludable, si se trata de conciliar el sueño es mejor no efectuar actividad física intensa en las tres o cuatro horas previas a acostarse. Lo mismo se recomienda en cuanto al estudio.

7. Ojo con los excesos

Una cena abundante y pesada no es un aporte contra el insomnio. Lo ideal es una comida relativamente liviana unas dos horas antes de acostarse. Y en cuanto a las bebidas estimulantes o alcohólicas lo aconsejable es hacerlo unas seis horas previas.

8. Fumar mata

Fumar no sólo eleva el riesgo de enfermar de cáncer y de morir a causa de ello. El tabaco, además, mata el sueño porque tiene componentes que activan el sistema nervioso y, consecuentemente, las personas fumadoras pueden dormirse más tarde y despertar en reiteradas ocasiones por la noche, ya que suelen padecer de ronquera y de un sueño poco profundo.

9. Ambiente fresco

Según los expertos, una habitación fresca y agradable es un buen inductor del sueño. Se deben evitar temperaturas extremas, ya sean frías o cálidas.

10. La cama para lo que es

Puede parecer obvio, pero a la cama hay que darle un buen uso. Así, no es recomendable ver televisión, porque inducir el sueño no es lo que precisamente hacen los estímulos lumínicos. Lo mismo con el trabajo: la cama es para dormir y compartir con la pareja, pero no para llevar trabajo ni revisar documentos ni correos electrónicos.

En profundidad

Únase a la conversación