Emprendimiento

Se buscan emprendedores latinoamericanos que apliquen principios de finanzas islámicas

0
chronis-yan-1m4wytqvd4o-unsplash-1.jpg

La iniciativa Changemakers ofrece US$ 30.000 y un año de mentoría a emprendedores sociales.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

El Banco Islámico de Desarrollo y el Centro Saudita-Español de Economía y Finanzas Islámicas de la Fundación IE están impulsando la una iniciativa Changemakers, que es abierta a cualquier persona, en cualquier lugar del mundo, que quiera actuar para resolver un problema social en su comunidad. 

El objetivo es apoyar a emprendedores sociales o líderes empresariales innovadores que estén desarrollando proyectos que puedan replicarse en otras zonas del mundo creando un impacto social positivo.

“Las llamadas finanzas islámicas son un sistema financiero alternativo muy presente en los países musulmanes, especialmente en la región del Golfo Pérsico y en el Sudeste Asiático, que opera inspirado en principios religiosos. Sus principales características son la prohibición de los intereses en las transacciones financieras, el estar siempre ligado a la economía real no especulativa, la prohibición de tratar con sectores dañinos para el hombre como el alcohol, el juego, la pornografía etc. y operar bajo reglas igualitarias y justas donde el financiador y el financiado siempre asuman de alguna manera el mismo riesgo”, explica Gonzalo Rodríguez, coordinador general del Saudi-Spanish Center for Islamic Economics and Finance (SCIEF) de la Fundación IE. 

En el Changemakers se pueden presentar proyectos relacionados con fintech, microfinanzas, economía digital y economía creativa que cumplan con estos principios. Los tres proyectos ganadores recibirán US$ 30.000 en premios, y el primer clasificado recibirá un programa de un año de mentoría en IE Business School.

La competición pretende apoyar proyectos ya implementados de cualquier parte del mundo liderados por emprendedores que sean compatibles con las finanzas islámicas, basados en la justicia social. Por ejemplo, en microfinanzas que no impliquen intereses, proyectos de fintech, de mejora de la vida y la salud de las personas, de agricultura, de agua. Es decir, cualquier proyecto innovador que pueda ser replicable en otras partes del mundo y mejore la vida de la gente.

En profundidad

Únase a la conversación