Recursos Humanos
0
christin-hume-hcfwew744z4-unsplash.jpg

Reuniones virtuales: ¿por qué nos agotan y cómo evitarlo?

Los trabajadores han tenido que adaptarse a una nueva forma de conexión, y es posible que sufran un desgaste al estar tanto tiempo frente a la pantalla.

Por

A raíz de la pandemia se multiplicaron las reuniones laborales por medio de videollamadas. Esto se puede ver en un aumento del número de usuarios que han registrado plataformas como Zoom o Meet, de acuerdo con la firma Bernstein Research.

Pese a que parece una forma de comunicación más relajada, se debe considerar que los trabajadores tuvieron que adaptarse a una nueva forma de conexión y que también es posible que sufran un desgaste al estar tanto tiempo frente a la pantalla.

A esto se suma que muchos están trabajando más que antes y padecen estrés, lo que tiene relación con que esta modalidad se está llevando a cabo en un contexto sin precedentes.

Según la COVIDiSTRESS Global Survey, que compara 56 países, la población mexicana está cerca de presentar altos niveles de estrés producto del coronavirus. La violencia o el abuso en el hogar son los principales motivos de angustia. Y en Chile, un estudio de la Escuela de Psicología de la Universidad Mayor reveló que el 59%  presenta problemas para dormir y el 48 % aseguró sufrir alteraciones del apetito.

Agotamiento producto de las videollamadas

En el atículo "Zoom fatigue is real - here’s why video calls are so draining", Libby Sander y Oliver Bauman, se preguntan por qué las reuniones virtuales son más cansadoras que las presenciales. Ante esto, analizan que a diferencias de los encuentros presenciales, que son una instancia de intercambio de conocimientos y un ritual importante en la oficina, las personas sienten que en las reuniones online deben hacer un mayor esfuerzo para parecer interesados. En ausencia de muchas señales no verbales, deben enfocarse más en las palabras y el contacto visual sostenido, lo que es agotador.

A esto agregan que "reunirse en línea aumenta nuestra carga cognitiva, porque varias de sus características ocupan una gran capacidad consciente".

4 actitudes que se deben evitar

Por el momento, las videollamadas están siendo una herramienta bastante útil para las empresas, que acostumbraban antes de la pandemia organizar varias reuniones en la semana para coordinar tareas y saber qué estaban haciendo sus trabajadores. Es por esto que aprender a gestionar un encuentro de manera productiva es clave para evitar incomunicación y desgaste.

Desde Runa HR, creen que existen varias actitudes que se deben evitar al momento de hacer una videollamada para que esta sea más productiva.

  1. Evitar los movimientos en exceso. Durante una videollamada el torso y la cabeza son las partes más visibles, por eso se recomienda que se muevan lo mínimo posible. En el caso de aquellas personas que suelen mover mucho las manos y brazos cuando hablan, lo ideal es controlar sus extremidades para evitar que los interlocutores se distraigan. 
  2. No mostrar signos de aburrimiento. Bostezar, estirarse y ver hacia el infinito pueden ser algunas señales de aburrimiento. Por ello, antes de tomar una videollamada se deben realizar ejercicios de estiramiento, caminar un poco, tomar un snack o cualquier actividad que pueda sacar a cualquiera del tedio del día. 
  3. No realizar otras actividades. Ya sea revisar correos, responderlos o estar haciendo cualquier otra actividad además de la videollamada, se considera multitasking, lo que puede ocasionar que no se dé la atención necesaria al contenido de la llamada y, por ende, preguntar cosas que ya se habían hablado, o no entender al 100% lo que se dijo. Lo mejor es realizar solo una actividad para estar enfocado en ella.  
  4. No hacer sonidos molestos. Hay que recordar que durante las videollamadas muchas personas utilizan audífonos, por lo que  algunos sonidos pueden resultar molestos. Por eso, es recomendable no comer durante las llamadas, ni estar cerca de una fuente de ruido. 

En cuanto a qué se debería hacer, comentan que es conveniente verificar el audio antes de ingresar a una llamada, mantener contacto visual, vestirse de forma adecuada, aprovechar el micrófono y silenciar el teléfono.

En profundidad

Únase a la conversación