Educación

Reabrir las escuelas debe ser una prioridad, según investigadores

0
hal-gatewood-484652.jpg

Estudio se publicó en la revista médica The New England Journal of Medicine el pasado 29 de julio.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Una de las grandes preocupaciones del mundo luego del brote por COVID-19, es el regreso a clases de los más pequeños. En un estudio publicado en la revista médica The New England Journal of Medicine el pasado 29 de julio, un grupo de investigadores aseguró que mientras los niños no regresen de manera presencial a las aulas serán muchos los beneficios sociales, educativos y de desarrollo a los que no tendrán acceso. Además, consideran que los problemas de racismo y las desigualdades sociales se exacerbarán mucho más.

Por tal razón, los expertos insisten en que la reapertura de las escuelas de primaria debe ser una de las prioridades de los gobiernos. Sin embargo, muchos padres están preocupados porque el regreso a clase de sus hijos se haga de la forma más segura posible, garantizando los menores niveles de contagio.

Una de las principales preocupaciones en este tema, recae en las escuelas a las que asisten niños que hacen parte de poblaciones vulnerables, ya que es común que tengan sobrepoblación de estudiantes y eso puede hacer que el virus se propague más fácil.

Los expertos afirman que lo ideal sería que, basándose en la evidencia que ha dado el regreso a las aulas en otros países, las escuelas tomen medidas de control estrictas para evitar la propagación del virus.

Además, afirman que las escuelas primarias deben ser consideradas servicios primordiales y así mismo, sus empleados deben ser catalogados como trabajadores esenciales y los planes de reapertura deben desarrollarse y financiarse en consecuencia.

¿Por qué es importante la asistencia presencial a las escuelas?

Los investigadores aseguran que el aprendizaje académico y socioemocional que se logra en las escuelas presenciales es esencial para el desarrollo de los niños y difícil de reemplazar en la virtualidad. Especialmente en poblaciones vulnerables. Además, tienen en cuenta el porcentaje de niños que dependen de la alimentación que reciben en la escuela de manera gratuita o a precios bajos.

“Finalmente, las escuelas seguras y consistentemente abiertas son esenciales para que muchos padres y tutores (particularmente mujeres) puedan reingresar a sus actividades laborales”, reza el documento.

Perspectivas clínicas y epidemiológicas

En el estudio afirman que la mayoría de los niños de 1 a 18 años experimentan una enfermedad leve o son asintomáticos cuando se contagian de Covid-19 y que, además son mucho menos propensos que los adultos a enfrentar graves consecuencias por el virus.

Admiten que, aunque hay un pequeño número de niños que son hospitalizados al presentar síndrome inflamatorio multisistémico por el virus, es un escenario extraño que sólo afecta a 2 de cada 100.000 personas menores de 21 años. Basándose en cifras entre marzo y mayo del 2020.

Sin embargo, este 30 de julio otro estudio publicado por la revista médica JAMA Pediatrics, de la Asociación Médica Americana, reveló que los niños menores de cinco años pueden alojar hasta 100 veces más virus en el tracto respiratorio que los adultos.

Aunque eso no significa necesariamente que los niños contagian más el virus a otros, los expertos afirman que si debe ser una variable para tener en cuenta al momento de regresar a las aulas.

Conclusiones

El estudio concluye afirmando que reabrir las escuelas “no sólo es una cuestión científica, también es emocional y moral”. Este martes, Antonio Guterres, Secretario General de la ONU, se pronunció al respecto de la apertura de las escuelas y coincidiendo con los expertos que realizaron el estudio afirmó que “enfrentamos una catástrofe generacional que podría desperdiciar un potencial humano incalculable, socavar décadas de progreso y exacerbar las desigualdades ya de por sí arraigadas».

Guterres también ratificó que hacer que los estudiantes vuelvan a las escuelas y a las instituciones de aprendizaje de la manera más segura posible debe ser una prioridad, una vez que la transmisión local de COVID-19 esté bajo control.

Los investigadores terminan con una reflexión: “es imperdonable abrir servicios no esenciales para adultos mientras los estudiantes siguen obligados a quedarse en casa”.

En profundidad

Únase a la conversación