Recursos Humanos

Profesionales TI asumen la mayor carga de trabajo en medio del coronavirus

0
rawpixel-682403-unsplash.jpg

La forzada implementación del teletrabajo y clases en línea en instituciones chilenas, ha elevado las incidencias de soporte, seguridad e infraestructura digital en 32%.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

El estallido social de octubre pasado dio el primer impulso para que las empresas comenzaran a plantearse el home office como una alternativa factible para seguir desarrollando las actividades laborales sin poner en riesgo a los trabajadores, pero fue la amenaza de COVID- 19 la que terminó de validar el teletrabajo y las clases online como la solución más óptima de continuar con distintas operaciones.

Esta rápida y forzosa transición hacia lo digital, ha obligado a las empresas a tecnologizar  funciones que antes se realizaban de manera presencial, por lo que las áreas y departamentos de TI han tenido que conseguir refuerzos para cumplir con las crecientes demandas. En esta línea, un estudio realizado por la consultora DNA Human Capital a más de 200 empresas con base en Chile, determinó que en tiempos de coronavirus, el requerimientos de labores relacionadas a la informática ha crecido un 32%.

“El área TI hoy es pieza clave para que todo el nuevo engranaje de una oficina funcione sin errores. Son ellos los responsables de mantener conectada a toda la empresa y de asegurar que la red no va a presentar problemas en medio de las operacion. El establecimiento del teletrabajo como forma oficial de trabajar en cuarentena implica una alta carga laboral de los equipos de tecnología con la finalidad de evitar el colapso de los sistemas”, señala Michelle Cascardo, manager de la división TI de DNA Human Capital.

Otras necesidades de las teleoperaciones que han desembocado en un mayor requerimiento de estos perfiles son: la ciberseguridad y el desarrollo de aplicaciones. Con el creciente número de datos intercambiados a través de internet, las compañías han tenido que blindarse para proteger la información tanto interna, como de sus clientes, por lo que han debido a invertir en tecnologías seguras. Además, la transformación digital también ha impulsado a que distintos servicios - banca, salud, retail, comida, educación- faciliten el acceso de sus usuarios a través de aplicaciones móviles.

Sin embargo, a diferencia de otros países de la región, las empresas con base en Chile venían desde el estallido social reforzando su área TI, debido la posibilidad de una nueva ola de manifestaciones y paralizaciones, por lo que el desarrollo de soluciones y la necesidad de construir plataformas desde cero, no ha sido tan agresiva en la realidad nacional.

“Entre fines de octubre y principios de noviembre del año pasado, se pudo apreciar un aumento de 24% en incidencias a raíz del teletrabajo, lo que allanó terreno a la situación que vivimos hoy”, agrega Cascardo.

La especialista de DNA Human Capital, señala que “las compañías multinacionales se prepararon en enero y febrero, tras el estallido social, con inversión en infraestructura, plataformas en la nube y seguridad informática para poder sostener los procesos en escenarios complejos, realidad muy distinta a la vivida por las Pymes, donde durante este periodo de cuarentena, donde las incidencias relacionadas al área  ascienden a un 64%, ya que no cuentan con preparación previa en este ámbito al ser el teletrabajo una opción lejana para su cultura empresarial. Esto ha repercutido en el congelamiento de distintos proyectos de las áreas de TI para enfocarse solamente en ampliar la capacidad de la conectividad”.

Pese a la preparación de muchas grandes empresas, el COVID-19 ha sido el punto de inflexión entre las operaciones análogas y digitales de las compañías. No por nada el número de incidencias para el área de TI ha crecido en comparación al mismo periodo del año pasado. El enfoque principal de las tareas de estos departamentos en la actualidad son  conectividad, infraestructura, hardware y telecomunicaciones, funciones vitales para garantizar la buena operación y productividad en tiempos de coronavirus.

En profundidad

Únase a la conversación