Liderazgo

Profesionales capaces de liderar, el reto de las empresas a nivel global

0
4910878479_2cb13d8da5_b.jpg

El liderazgo es una forma de vida, pensamiento y acción que permite sacar lo mejor de cada persona para trazar el camino al éxito.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Hablar de líderes es remitirse al desarrollo de la ciencia, el arte, la administración, los deportes o la política. Todos, desde sus profesiones, impactando en el tejido social, la economía del país o el mediano y largo plazo de las empresas. Por eso resulta importante identificar qué tipo de líderes nacen y cuáles se pueden formar.

Para dimensionar sus características es pertinente la definición que le dan los que saben cómo encontrarlos. Según Henry Bradford, rector del Colegio de Estudios Superiores de Administración (CESA), “son personas que inspiran a los demás, que logran ser lo que realmente les apasiona y se sienten plenamente satisfechos”. Es decir, hombres y mujeres con apreciable desempeño profesional y clara disposición hacia la gente. Que dan ejemplo, que saben orientar sin imponer.

En algunos casos hay líderes innatos, personas que desarrollaron habilidades de forma natural, que logran dirigir por caminos de seguridad forjados con disciplina y objetivos claros. Sin embargo, como indica Éric Fernando Rodríguez López, decano de la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes, “no son casos frecuentes, pero cuando surgen es de quienes se debe aprender cómo crear un modelo pedagógico que permita cultivarlos”.

Al margen de esos líderes excepcionales que transforman, como lo sostiene Juan Manuel Parra Torres, profesor de la Escuela de Dirección y Negocios de la Universidad de la Sabana, hay otros que aprenden sobre la toma de decisiones, fortaleciendo una virtud, “la prudencia para saber diagnosticar, decidir y mandar bien”.

Flavio Jácome Liévano, director de Posgrados en Economía de la Universidad Javeriana, hace un análisis generacional: “Nuevas generaciones que pueden desarrollar capacidades para trabajar en equipo y entender diversidad”.

Está la academia convencida de que el fortalecimiento profesional de las habilidades y vocaciones personales puede aportar empresarios, dirigentes o personalidades que propongan, que innoven, que compartan conocimiento, que dirijan proyectos. Es el empeño por hacer florecer el potencial que tiene el país, a través de una tarea que empieza en el hogar, el colegio o la universidad, y que nunca termina para quienes saben que ser líder es estudiar y reinventarse hasta el último día.

Los académicos coinciden en que debe existir un trabajo mancomunado entre las empresas y quienes tienen seguidores. “Cuando los líderes están capacitados, necesitan que los empresarios confíen en sus conocimientos. Alinearse con la visión de la organización y así poder desarrollar estrategias que trabajen por el bien común y que puedan ser ejemplo para los otros”, apunta Rodríguez, de los Andes. Y usted, ¿está listo para ser líder?

Imágenes | Pixabay

En profundidad

Únase a la conversación