Emprendimiento

Potencian red e intercambios entre incubadoras latinoamericanas

0
pexels-photo-265573.jpeg

Desde cómo crear una organización de apoyo ideal, hasta las diversas formas de sustentabilidad fueron los temas abordados.

Por

ElObservador.com.uy. Incubadoras públicas, de gobierno y municipales, de agencias de desarrollo, de universidades privadas y públicas; con emprendimientos de base tecnológica o productivos; en etapas tempranas o avanzadas; otras incubadoras únicamente o con servicios de aceleración. 

Representantes de esta variedad de organizaciones de países de América Latina y el Caribe se dieron cita durante dos días en la ciudad de Córdoba, en el segundo Encuentro de Incubadoras de América Latina y el Caribe, organizado por laFundación da Vinci de Uruguay, Incutex y FIDE de Córdoba (Argentina).

Con una concurrencia que superó las expectativas de los organizadores, 150 personas formaron parte de talleres con dinámicas variadas, en las que lo fundamental era la diversidad en la conformación de las mesas.
El foco del encuentro estuvo en la gestión de las incubadoras. Por eso, a través de paneles de expertos y talleres, se identificaron los desafíos actuales, los criterios de selección de emprendimientos, la búsqueda de la sustentabilidad, y la construcción de redes entre incubadoras, que se transformaron en algunos de los ejes en lo que intercambiaron opiniones los gestores de esas organizaciones de la región.

Los diferentes puntos de vista se hicieron notar desde el primer taller, cuando los quince minutos para resolver cómo se presentaría una incubadora ideal no alcanzaron. No es el mismo objetivo el trazado por una incubadora universitaria, otra privada, o una con emprendimientos de base tecnológica o productivos. Sin embargo, esos intercambios –que se extendieron incluso en los momentos de pausa, con intercambio permanente de tarjetas de presentación–, era justamente uno de los objetivos del encuentro, según uno de sus organizadores, el fundador de Da Vinci, Sergio Delgado.

"Hay una necesidad de construir juntos ecosistemas regionales. La idea es fortalecer primero los locales, porque hay un emprendedor en Montevideo, en Salto, en Córdoba o en Asunción, que tiene necesidades y deben ser atendidas por un ecosistema local que tiene que estar fortalecido", comentó Delgado. De manera paralela, la construcción de un ecosistema regional o red es visto como el siguiente paso, comenzando con el intercambio de los equipos ejecutivos de las incubadoras, para luego brindar el apoyo a los emprendedores.

Fundación da Vinci ya tiene un acuerdo con la chilena Chrysalis con la cuál realizarán intercambios de equipos para "empaparse y aprender las mejores prácticas una de la otra".

"Después, la idea es poder ofrecerles a los emprendedores la posibilidad de ayudarlos en la prospección comercial del otro ecosistema, armar la agenda de contactos, apoyarlos en infraestructura para que se pueda quedar en una oficina de la incubadora. Principalmente se trata de poder acompañarlo en lo que es el capital social, que es lo más difícil cuando uno va a otro mercado. Hay un costo de aprendizaje vinculado al capital social", indicó el CEO.

FOTO: PEXELS.COM

En profundidad

Únase a la conversación