Economía

México: informalidad y desempleo asecha a mujeres

0
pexels-photo-29594.jpg

La tasa de empleo de las trabajadoras mexicanas ha crecido 10 puntos porcentuales en las últimas tres décadas, de acuerdo a la OIT.

Por

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó que en México la participación laboral de las mujeres es menor, respecto a la de los hombres, además se enfrenta a la desventaja de que esta se encamine a la informalidad o al desempleo.

En 2018, la brecha en la tasa de participación laboral entre hombres y mujeres en México es de 34.6 puntos porcentuales. Entre los años 1999 y 2018 la brecha en la tasa de participación ha disminuido solamente 10 puntos porcentuales, es decir poco más de 0.5 punto porcentual al año en promedio.

La diferencia en el empleo entre trabajadoras y trabajadores mexicanos ha tenido un comportamiento similar a la de la tasa de participación: en 2018 correspondía a 33.5 puntos de diferencia, una caída de 11 puntos porcentuales desde 1999. De continuar esta velocidad promedio, las brechas en participación y empleo entre hombres y mujeres en México tardarían entre 6 y 7 décadas para ser cerradas.

La tasa de empleo de las trabajadoras mexicanas ha crecido 10 puntos porcentuales en las últimas tres décadas, pero el ritmo ha disminuido en el período más reciente, ya que de 1991 a 1999 aumentó 4.6 puntos, 3.4 puntos de 2000 a 2009, y de 2010 a 2018 aumentó sólo 1.7 puntos porcentuales. Lo anterior dificulta la posibilidad de cerrar la brecha entre hombres y mujeres en el corto y mediano plazo.

Desde el impulso del capital humano, empresas buscan colocar las habilidades antes que el género, “los empleadores deben considerar que las vacantes se deben ocupar por quien demuestre tener una mayor capacidad y no porque sea hombre o mujer”, afirmó Erika Chafino, directora de Marketing de Grupo Human.

Actualmente, informó la OIT, una importante mayoría de trabajadoras mexicanas se concentra en el sector terciario de la economía, con 79%, a diferencia del 51% de los hombres. Esta concentración en el comercio y servicios, donde hay grandes niveles de informalidad –y por lo tanto de falta de acceso a protección social y respeto a los derechos laborales– se ha mantenido desde 1991 (con 70%), teniendo su valor más alto en 2009 y 2012 con 81 %.

En profundidad

Únase a la conversación