Gestión de Carrera

Matemáticas y programación son clave para la empleabilidad futura

0
brand-business-cellphone-204611.jpg

Los expertos señalan que se debe incentivar a los jóvenes a optar por carreras STEM y que a partir de los 6 años es la edad idónea para aprender a programar.

Por

La informática está presente en nuestra vida cotidiana. Confiamos más que nunca en el desarrollo de softwares y esta tendencia no muestra signos de que se vaya a detener.

Relojes inteligentes, televisores, implantes cardíacos, automóviles: todos forman parte del Internet de las Cosas, lo que demuestra cuán grande es el papel de la ciencia de la computación en nuestras vidas. En este nuevo entorno digital, es fundamental que los niños tomen contacto cuanto antes con disciplinas tecnológicas como la programación. Aprendiendo a programar serán capaces de comprender el mundo que les rodea y adquirir habilidades que son muy demandadas en el mercado de trabajo actual y futuro.

“Cada vez se necesitan más profesionales expertos en matemáticas y programación. En 2018, las estadísticas muestran que 2,4 millones de trabajos quedarán vacantes en el sector STEM, donde el 71% de todos los nuevos empleos están vinculados a la programación. A pesar de este déficit de programadores,  sólo el 8% de los graduados STEM estudian informática”, explica Javier Arroyo, Co Fundador de Smartick, plataforma virtual que enseña matemáticas a escolares entre 4 y 14 años y que optó por incluir en su método un nuevo módulo, Smartick Coding, para que los alumnos se inicien en la programación, desarrollen el pensamiento computacional, crítico y racional.

“Mientras antes los niños aprendan a programar y a comprender el mundo de los computadores, desde una visión crítica y profunda, más posibilidades tienen de estar aptos para competir con lo que inevitablemente se viene en un futuro no tan lejano”, explica Arroyo.

¿Cuáles son los beneficios que obtienen los escolares al aprender esta disciplina?

  1. Desarrolla habilidades para resolver problemas: Aprender a codificar ayuda a los niños a desarrollar habilidades de pensamiento crítico, así como la capacidad de resolver problemas. Cuando los niños están trabajando para resolver un problema de programación, tratando de que la computadora haga algo, están aprendiendo a mirar más allá de la visión global y a dividir el problema en tareas más pequeñas y manejables. Ellos son capaces de hacer conexiones lógicas. El desarrollo del pensamiento computacional fomenta que los niños sean también mejores estudiantes en otras disciplinas.
  2. La codificación potencia la creatividadEn la programación, como en la vida, hay más de una forma de resolver un problema. Pueden encontrar sus propias soluciones y examinar el código de otra persona y agregarle sus propios ajustes para mejorarlo. De hecho, muchos programas que usamos hoy se crearon como mejoras y variaciones de versiones anteriores.
  3. Los niños captan nuevas habilidades más rápido: A los niños les resulta más fácil aprender habilidades nuevas casi sin esfuerzo. Aprender a programar es como aprender otro idioma, y se ha demostrado que a los bebés y niños les resulta más fácil dominar este desafío.
  4. La programación es ampliamente utilizada: La informática está presente en nuestra vida cotidiana. Confiamos en el desarrollo de software más que nunca y no muestra signos de que se vaya a detener. Relojes inteligentes, televisores, implantes cardíacos, automóviles: todos se están convirtiendo en una parte del Internet de las Cosas, lo que solo demuestra cuán grande es el papel de la ciencia de la computación en nuestras vidas. Cuando les enseñamos a nuestros hijos a programar, serán capaces de comprender el mundo que les rodea y adquirir esas habilidades que son y serán muy demandadas en el mercado laboral.

FOTO: PEXELS.COM

En profundidad

Únase a la conversación