Recursos Humanos

Líderes de RRHH no están preparados para enfrentar el futuro del trabajo

0
agenda-analysis-business-plan-990818_1.jpg

Los directores de Recursos Humanos están conscientes que el mercado laboral cambiará, pero no saben cómo enfrentarse a las transformaciones.

Por

Mientras la mayoría de los directivos de Recursos Humanos en el mundo coincide en que esta área ha experimentado una transformación digital, pocos se han preparado para la nueva era. El 60% aún no cuenta con un plan de transformación digital y 37% están “muy confiados” en su capacidad de transformación, de acuerdo con la edición 21 del estudio El futuro de Recursos Humanos 2019. Entre la acción y la inercia, realizado por KPMG.

Esta realidad se acentúa en Latinoamérica, donde el 74% reconoce la necesidad de transformar la fuerza laboral, pero sólo 38% confía en su capacidad para hacerlo y también lograrlo en sí mismos.

“Los líderes de Recursos Humanos con visión a futuro actúan con audacia y de manera consistente, viendo a la función como un nuevo impulsor de valor y utilizando análisis predictivo e inteligencia artificial. El futuro de Recursos Humanos es ahora; permanecer inactivo al margen de los cambios o adoptar un enfoque de “esperar y ver” es riesgoso”, señala Aldo Piedras, socio líder de Capital Humano y Cambio Organizacional de KPMG en México.

El futuro del trabajo abre una brecha con los cambios al interior en la organización. El 35% de los gestores de talento afirma tener un plan de trabajo de transformación digital ya implementado en la empresa. En tanto, para 42% preparar la fuerza laboral para un futuro con inteligencia artificial es uno de los mayores retos que enfrentará su área en los próximos cinco años.

Los encargados de la gestión del capital humano en América Latina que actualmente están experimentando una transformación digital consideran que las principales barreras son la cultura (47%), las habilidades (35%) y la falta de recursos (33%).

“Mientras la mayoría de los directivos de Recursos Humanos están de acuerdo en que la función está experimentando una transformación digital, pocos se han preparado para la nueva era, que implica el reto de transformarse o ser limitado a tareas transaccionales y administrativas.

“El potencial de Recursos Humanos para ayudar a las organizaciones a sobrevivir y prosperar en esta época de cambios sin precedentes es claro, pero requiere un cambio de mentalidad para primero transformarse a sí misma y acelerar el ritmo de cambio, mejorar su capacidad de innovar y habilitar a la fuerza laboral del futuro”, agrega Olivia Segura, directora de Capital Humano y Cambio Organizacional de KPMG en México.

El futuro es ahora

Los cambios y la evolución tecnológica en el mundo del trabajo asustan a los directores de Recursos Humanos.  El60% cree que la inteligencia artificial eliminará más empleos de los que generará; sin embargo, apenas 38% se siente muy seguro de la capacidad real de Recursos Humanos para transformarse y avanzar a través de esta tecnología.

El éxito de esta transición requiere un mayor enfoque en el futuro del departamento de capital humano. KPMG considera importantes cinco puntos para lograrlo:

  1. Entender las nuevas reglas del juego y centrarse en acelerar la velocidad del cambio en la era digital.
  2. Transformar la función de Recursos Humanos —y su valor para el negocio—, adoptando tecnología y desarrollando nuevas habilidades al tiempo que se desarrolla la fuerza laboral para el futuro.
  3. Conocer con mayor profundidad las habilidades y fortalezas de los colaboradores y cómo pueden contribuir al logro de los objetivos de su organización mientras se diseñan experiencias personalizadas para ellos.
  4. Valorar a los colaboradores como “clientes” en un mundo laboral cada vez más digital, global y ágil, adoptando tecnología para facilitar las conexiones y gestionando una agenda de transformación en conjunto con la gente mientras las tareas y funciones se redefinen.
  5. Prepararse para el inminente avance de la automatización inteligente y entender la mejor forma de combinar las tecnologías disruptivas con las habilidades y capacidades humanas.

“Las organizaciones que realizan avances limitados podrían ver a corto plazo que la tecnología gradualmente hará sus operaciones obsoletas, orillándolas a desaparecer. Asimismo, las organizaciones que eligen la inacción frente a los cambios que se están viviendo enfrentan el riesgo de que la economía digital las vuelva rápidamente irrelevantes”, concluye Aldo Piedras.

FOTO: PEXELS.COM

En profundidad

Únase a la conversación