Liderazgo

Liderazgo político femenino surge para aportar nuevos valores y formas de gobernar

0
cursos-emprender.jpg

Solo ocho países latinoamericanos aprueban a su Gobierno en 2015.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

OBS Business School dio a conocer los principales resultados del estudio “Nuevos liderazgos y nuevos populismos en el contexto de la crisis económica y política global”, un análisis sobre el liderazgo político y el populismo, así como las nuevas tendencias y las estrategias de liderazgo y neopopulismo como respuestas a la crisis económica, social y política en la actualidad.

Según Casilda Güell, autora del informe y profesora del Máster en Derecho Internacional de la Empresa de OBS Business School, “El contexto actual se caracteriza por la crisis económica y financiera global cuyas consecuencias se traducen en inseguridad e incertidumbre a distintos niveles. Se podría señalar que la crisis es económica, política y social y que desencadena una creciente desconfianza ciudadana en las instituciones, las organizaciones y los valores”. “Ellas pueden aportar nuevos valores y formas de ejercicio de liderazgo en un contexto de crisis y para enfrentarse a los desafíos del presente”. 

Liderazgo político

El informe inicia con un estudio que pretende determinar la relación entre el liderazgo político y la función directiva. Para ello, Casilda Güell, habla de diferentes enfoques en el estudio del liderazgo. La conclusión a la que llega es que se ha avanzado a la teoría del Nuevo Liderazgo, en la cual el líder no sólo está relacionado con el management, sino que es aquella persona que es capaz de definir, articular y comunicar una visión en toda la organización. 

Populismo y "liderazgo" populista 

La profesora de OBS Business School propone el populismo como una movilización socio-política “con un fuerte apoyo popular, con la participación de sectores de clases
no obreras con importante influencia en el partido, y sustentador de una ideología anti- status quo” que propicia la comunicación entre líderes y seguidores y crea un entusiasmo colectivo. La última revolución ha traído el nuevo populismo:

Según Güell, en Europa, la crisis global ha generado inseguridad e incertidumbre, y como consecuencia, desconfianza en políticos y partidos. Por su parte, en Ámerica Latina los problemas económicos, la delincuencia y la corrupción han generado que los ciudadanos busquen igualdad y se muestren decepcionados con la política. No en vano, sólo 8 países en Latinoamérica aprueban a su gobierno en 2015.

En América Latina el gobierno peor valorado es el de Perú Este contexto pone en el punto de mira a los políticos. Casilda afirma que la crisis actual ha demostrado también una crisis de liderazgo carismático.

El liderazgo femenino como nuevo liderazgo

El estudio finaliza con un interesante apunte sobre el surgimiento de las líderes femeninas en la política como respuesta a la necesidad de aportar nuevos valores y formas de gobernar. Según la profesora de OBS Business School, la dirección femenina tiene una parte más contextual, de pensamiento sintético, intuitivo y cualitativo.
Güell apunta a una doble tendencia en el liderazgo femenino:

-Las mujeres que optan por un liderazgo típicamente masculino, más duro y agresivo.

-Las mujeres que optan por una vertiente más empresarial llamado liderazgo transformacional que es principalmente femenino, en el que se fomenta el trabajo en equipo, la participación, la toma de decisiones y el poder compartido, y la horizontalidad.

También implica cercanía, saber ganar la confianza de la gente y motivar a los subordinados en el desarrollo de su potencial. Según la autora, “Se trata de un estilo que
también puede ser asumido por los hombres, pero hoy en día es relevante en contraposición a la vieja escuela con una dirección centralizada y una jerarquía piramidal”

El liderazgo femenino en Latinoamérica

En Latinoamérica se observa una inclusión paulatina de las mujeres en puestos de liderazgo en el gobierno. Sin embargo, al igual que en otras partes del mundo la mujer se topa con “el techo de cristal” o “el laberinto de cristal”, metáforas empleadas para sintetizar las dificultades de las mujeres para acceder a altos cargos.

El liderazgo femenino ha emergido de forma visible en América Latina en la última década: tres jefas de Estado (Argentina, Chile y Brasil); titularidad de carteras ministeriales con porcentajes que oscilan entre el 8,3% (El Salvador) y el 57,1% (Nicaragua); participación en los parlamentos nacionales con porcentajes que varían desde el 9,9% en el caso brasileño hasta un máximo de 53,1% para Bolivia; o la participación de las mujeres en el máximo tribunal de justicia, el país con un déficit total siendo Uruguay (0,0%) y el más avanzado, la República Dominicana (57,9%).

El liderazgo femeino en España

Destaca que hay una tendencia en la paridad en el Gobierno español, que se alcanzó de forma perfecta durante las dos legislaturas consecutivas del PSOE. La evolución también es notoria en el caso de la presencia mujeres en el Congreso de los Diputados, aunque no se alcanzó la paridad de género de 40/60.

El populismo en Latinoamérica 

El fenómeno populista se desarrolla en Latinoamérica a partir del surgimiento de nuevos líderes de discurso radical que ganaron democráticamente las elecciones en un
continente con demandas de cambio y un apoyo medio a la democracia. Así, la autora se centra en los casos de Ecuador, Perú, Colombia y México para explicar el
surgimiento y, en algunos casos, la debacle de los líderes populistas a partir de su victoria en las elecciones.

El populismo en España

En este contexto de crisis, el estudio presenta el ejemplo del nacimiento del partido Podemos, surgido como la formación política que ha sabido aprovechar y entender la crisis de legitimidad de las instituciones. Este partido tiene como base las lecciones políticas extraídas de la experiencia de Venezuela, Bolivia y Ecuador, y ha puesto en el centro de su estrategia el populismo y el liderazgo mediático. De este modo, desde 2013, España se sumó a la tendencia populista de Europa.

En profundidad

Únase a la conversación