Recursos Humanos

¿Las empresas sin jefe son una realidad en Chile?

0
achievement-agreement-arms-1068523.jpg

Compañías apuestan a que las personas trabajen con mayor libertad y capacidad de decisión.

Por

La organización de las empresas está cambiando. A las tradicionales compañías encabezadas por jefaturas se están sumando otras donde las jerarquías, gerentes y jefes desaparecen.

De acuerdo a Simón Álvarez, facilitador de Transformación Cultural en Grupo Cygnus, “muchas empresas han sido económicamente exitosas con jefe, pero con un costo emocional muy alto para los trabajadores, pues en su función de controlar el jefe provoca estrés, poco ánimo y falta de compromiso, las personas sienten que sólo deben realizar su labor y sin voz ni opinión”.

Y agrega que “sin jefe, los colaboradores se liberan de la angustia que genera el control y las personas se sienten más partícipes del trabajo, facilitando el bienestar laboral".

En esta empresa se ha eliminado algunas gerencias y jefaturas para sustituirlas por áreas laborales autogestionadas, donde todos los colaboradores sin jerarquía administran el trabajo y toman las decisiones más relevantes en equipo, tal como está ocurriendo en algunas empresas en España, Holanda y Estados Unidos en los últimos años.

Esta modalidad está basada en la definición de labores dentro del equipo y la comunicación entre colaboradores para definir el rumbo de las acciones, lo que permite a las personas trabajar con mayor libertad y autoconfianza, favorece el aporte personal, la realización profesional y el compromiso con el éxito de la organización.

"Un jefe ocupa la mitad de su tiempo en fiscalizar y revisar el trabajo del equipo que tiene a su cargo, cuando se supone que las personas saben hacer bien su labor. Además toma decisiones que perfectamente puede adoptar un grupo de trabajo informado", advierte Álvarez.

Jefe innecesario

La transición a veces no es fácil. Cuando el jefe pasa a convertirse en uno más de un equipo sin jerarquías, muchas veces se resiente el ego y tiende a seguir con el hábito de controlar y guiar al grupo.

Por su parte, algunos colaboradores que no están acostumbrados a tomar decisiones asumen con temor el desafío de administrar su trabajo diario sin supervisión.

"A algunos nos dio miedo cuando supimos que no tendríamos jefe. Pensamos que era una broma, cómo vamos a estar sin jefatura, quién va a tomar las decisiones. Ahora, casi un año después, nos damos cuenta que no había decisiones tan complejas que nosotros no podíamos adoptar”, asegura Nicols Arenas, del departamento de Contabilidad de Grupo Cygnus, área que pasó a convertirse en un equipo de trabajo autogestionado y sin jerarquías.

Por su parte Melody Ulloa, de la misma área, asegura que sin jefe "nos sentimos más relajados para administrar nuestras tareas y prioridades. La empresa nos dio una confianza y la asumimos con responsabilidad. Ahora nos sentimos más libres, pero más comprometidos con el éxito del trabajo en equipo y la empresa".

En profundidad

Únase a la conversación