Recursos Humanos
0
pexels-photo-14661.jpeg

La orientación sexual marca la diferencia salarial en las empresas

La discriminación de ingresos es un tema que afecta a todos los países. Los hombres homosexuales en Francia, por ejemplo, ganan el 5% menos que los heterosexuales.

Por

El mercado laboral actual es testigo de constantes cambios. Lamentablemente, en muchos casos la injusticia prevalece a la hora de determinar el salario o la plaza de algún trabajador.

En ello influyen las características de cada persona. Por ejemplo, múltiples directivos de compañías analizan en detalle: el género, el color de la piel e incluso la orientación sexual del que opta por un puesto de trabajo en su empresa, reseñó The Economist.

La historia ha demostrado que en disímiles oportunidades, los “jefes” prefieren a los hombres y desplazan a las féminas de cualquier oficina. Los ingresos varían también. A propósito, un reciente estudio demostró que por cada dólar ganado por un hombre blanco común en un trabajo a tiempo completo, una mujer estadounidense promedio obtiene solo 78 centavos y si es latina menos, 56 centavos.

En tanto, los hombres homosexuales también sufren a causa de esta “discriminación de ingresos”. En Francia, por ejemplo, ellos ganan el 5% menos que los heterosexuales; mientras, oscila entre el 12% y el 16% en el Reino Unido, Canadá y Estados Unidos.

Varios estudios realizados en diversas regiones del mundo confirman que un pequeño grupo social, las lesbianas, se destaca por sus ingresos.

El pasado año se revelaron los resultados de una treintena de pesquisas relacionadas con el tema. Las cifras hablan por sí solas. Las lesbianas ganan el 9% más que las heterosexuales, mientras los hombres homosexuales sufren una penalización del 11% de sus ingresos.

El sector privado es una muestra evidente de esta situación. Las brechas, en cuanto a ingresos personales, son mucho más amplias entre las lesbianas y las heterosexuales. También, este tipo de negocios acentúa la discriminación que deben soportar los hombres homosexuales.

Posibles causas

Las causas pueden ser disímiles pero varios empresarios han confirmado que las lesbianas demuestran en su quehacer diario su competitividad laboral, la que en muchos casos supera  a las mujeres heterosexuales. O sea, estaríamos en presencia de una discriminación positiva, pues se crecen para demostrar que pueden ser mejores que otras en su trabajo.

Muchas deciden no casarse y así le dedican más tiempo a su carrera profesional. Las que aún estudian, pues se implican en terminar con excelentes calificaciones y hasta buscan elevar su nivel después de graduarse, destaca The Economist.

Otro punto a destacar es que las lesbianas no siempre desean adoptar un bebé. Muchas solo se dedican a trabajar y crecer en ese aspecto, además de llevar una relación de pareja.

Por cierto, las parejas de un mismo sexo se comparten mucho mejor las tareas hogareñas que las de sexos diferentes. Además, viven con una planificación bien pensada y con el menor estrés posible lo que conduce a un mejor rendimiento laboral. 

Imágenes | Pexels

En profundidad

Únase a la conversación