Economía

La mitad del capital humano, intelectual y financiero del mundo estará en 2030 en las economías emergentes

0
economia_global.jpg

Se trata de las principales conclusiones del foro de expertos de la Fundación de la Innovación Bankinter, y que plasmaron en el informe "Claves para el nuevo equilibrio global".

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

El panorama que surja tras la Gran Recesión traerá consigo algunos de los mayores cambios vividos por la Humanidad a lo largo de su historia, entre ellos una redefinición del panorama económico mundial, que situará su centro de gravedad en los países emergentes, en particular en el eje Asia-Pacífico.

Según el sitio web rrhhpress.com, es hacia ese centro de influencia mundial hacia donde se dirigirán los nuevos flujos de capital financiero, capital humano y capital intelectual, lo que conllevará grandes oportunidades pero, a la vez, numerosos retos a los que habrán de enfrentarse tanto los estados como los ciudadanos.

Analizar ese mundo económico surgido tras la crisis y los desafíos y oportunidades, fue el argumento central de la última reunión del foro de expertos de la Fundación de la Innovación Bankinter, cuyas conclusiones se hicieron públicas el miércoles 11 de diciembre en un informe titulado ‘Claves para el nuevo equilibrio global’.

Respecto a los flujos de capital humano, los expertos de la Fundación Bankinter auguran que la población mundial pasará de 7.000 a 9.000 millones de personas a final de siglo, con velocidades demográficas distintas en función de las zonas geográficas. A ese respecto, los expertos señalaron el importante papel que jugará la educación en este nuevo entorno: a mayor educación de la población, mayor crecimiento económico y más sostenible. 

Uno de los grandes desafíos será el de ofrecer una educación sostenible a los millones de jóvenes que querrán aspirar a ella. También es de esperar que se produzcan grandes movimientos de talento creativo en busca del mejor entorno para desarrollar sus capacidades.

En cuanto al flujo de capital intelectual, entendido como todo lo intangible, se verá muy influido por la educación de las personas y por el entorno colaborativo que propician las nuevas tecnologías. En ese sentido, la posibilidad de que la Red se ponga al servicio de la ciencia, facilitando a nivel mundial el intercambio de información, puede propiciar el crecimiento económico.

Sobre los nuevos flujos de capital financiero, se hace referencia en el informe al creciente protagonismo adquirido por los fondos soberanos, vehículos de inversión estatales que cada vez concentran un mayor poder y que, en ocasiones, pueden albergar en sus criterios de inversión razones geopolíticas con capacidad para mover voluntades.

En profundidad

Únase a la conversación