Educación

La digitalización en el COVID19, elemento clave en la construcción de una nueva sociedad

0
party-glass-architecture-windows-34092_1.jpg

Desde ESCP Business School realizan un análisis detallado sobre los principales cambios que va a suponer la pandemia en nuestra sociedad y en la economía.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Si algo tenemos claro a estas alturas es que la crisis del COVID-19 va a provocar cambios importantes en la sociedad y en la economía. Pero, ¿qué papel juegan las tecnologías digitales en dichos cambios? ¿Son beneficiosas o no? Ante esta disyuntiva, Alejandro Ruiz, profesor de la escuela paneuropea de negocios ESCP detalla qué tipo de cambios se van a producir y cuáles van a ser sus consecuencias en la construcción de una nueva sociedad.

Vamos a analizar algunas áreas donde la digitalización y la tecnología pueden ser un gran aliado en la lucha contra el COVID19 o nuevos brotes, y al mismo tiempo cómo puede ser un facilitador de las modificaciones que vamos a ver en nuestro entorno socio-económico.

Tecnologías para ayudar a combatir la pandemia

Aplicaciones de geolocalización de personas inmunes, Big Data e inteligencia Artificial para predecir la expansión y retroceso del brote, análisis computacional para descifrar la cadena genética del virus y acelerar el desarrollo de fármacos y vacunas, etc.

Teletrabajo

Aumentará en aquellos empleos que lo permitan. Esto nos llevará a nuevas estructuras organizativas y a nuevos sistemas de evaluación de desempeño en las compañías, aunque hay que fomentar un cambio en la mentalidad: confiar en las personas y cambiar a una cultura donde se premie la consecución de objetivos y no el control sobre las horas trabajadas. También se experimenta un aumento del uso de las herramientas de trabajo colaborativo (ej. Microsoft Teams, Google Hangouts, Webex, Zoom, Slack, etc).

Restricciones en los desplazamientos

Esto implica una merma en nuestros derechos y libertades. Es posible que los ciudadanos sean organizados por los estados en dos categorías, los inmunizados a los que se les permitirá desplazarse y los no inmunes que tendrán limitaciones en sus movimientos. Como se está haciendo actualmente, mediante el uso de aplicaciones para los teléfonos móviles, se puede demostrar la inmunidad al Covid19 y así tener acceso a determinadas zonas. Este tipo de control no es nuevo, en muchos países se exige una cartilla de vacunación y si no demuestras que te han puesto determinadas vacunas no puedes acceder a su territorio. La “cartilla”, elemento “físico en papel”, está siendo sustituido por otro “digital” como son las aplicaciones QR en los Smartphones.

Además, las empresas fomentarán las reuniones virtuales y limitarán los viajes de negocio al mínimo imprescindible, permitiendo reducir sus costes de operación. Esta medida tendrá un efecto positivo en el medio ambiente al reducir las emisiones de contaminantes a la atmosfera, pero por otro lado las aerolíneas y la industria del turismo sufrirá y bajará sus ingresos, llevando a una reestructuración del sector. Desaparecerán algunas de las compañías actuales y aparecerán nuevos competidores ofreciendo nuevos servicios como es más distancia entre asientos, sistema de ventilación con mejor filtrado, etc.

Digitalización de la cadena de suministro

Se acelerará la implantación de determinadas tecnologías como la trazabilidad de productos tales como vacunas y medicamentos, para demostrar su origen y autenticidad a través de tecnologías como blockchain o track & trace. El desarrollo que la robótica ha tenido en la cadena de suministro en los últimos años, constituirá una buena base para crear robots para uso sanitario, en actividades de riesgo de contagio, tales como desinfección de instalaciones o la atención de pacientes.

Otro cambio que posiblemente veremos es que una parte de la producción considerada como estratégica, por ejemplo, la del material sanitario y electrónico (ej. microchips) se repatriará desde países con costes laborales bajos a sus países de origen. El objetivo será minimizar la dependencia, por ejemplo, de productores como China y ser autosuficientes para determinados productos claves en caso de una nueva crisis sanitaria. Pero a largo plazo estas medidas pueden implicar que muchos productos encarezcan sus precios, que los consumidores no puedan comprarlos y, por tanto, una reducción de beneficios y una contracción de algunas de las industrias relacionadas. 

Impacto en la economía y el empleo

La consecuente crisis económica impactará sin duda en nuestro tejido empresarial, pero aquellas empresas que su actividad y productos o servicios sean susceptibles de ser digitalizados tendrán más posibilidades de sobrevivir o incluso de crecer y, si son empresas que cotizan en bolsa, el precio de su acción tendrá una evolución más favorable a lo largo del tiempo. Este mismo principio se puede aplicar al empleo, los trabajos que requieran una actividad física sufrirán más tasa de desempleo y volver a los niveles de ocupación existentes antes de la pandemia les llevará más tiempo.

Impacto en el consumo

Respecto a nuestras pautas de consumo, es muy probable que la tasa de crecimiento del comercio online experimente crecimientos superiores a los que ha que tenido hasta la actualidad. El e-commerce no ha interrumpido su actividad durante los días que se han impuesto las medidas de distancia social, reforzando las pautas de compra en este tipo de canal. 

Impacto en el equilibrio geoestratégico

Una duración prolongada de la enfermedad puede implicar una variación de los activos estratégicos de las grandes potencias mundiales. Este hecho hará que parte del gasto militar actual en desarrollar drones, nuevos misiles, portaaviones, etc. sea destinado a adquirir recursos y a desarrollar capacidades para la lucha biológica y preparar debidamente a los sistemas sanitarios y 

así minimizar las próximas pandemias bien sean naturales o provocadas. En este supuesto, habrá un importante desarrollo de algunas de las tecnologías digitales que he mencionado anteriormente como la analítica de datos, la robótica, la inteligencia artificial, etc. que con la inversión y un uso inteligente se pueden convertir en nuestro mejor aliado en la lucha contra la pandemia actual y futuras.

FOTO: PEXELS.COM

En profundidad

Únase a la conversación