Gestión de Carrera

La depresión puede estar destruyendo su carrera profesional

0
mobbing_1.jpg

Según la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 340 millones de personas sufren de depresión en el mundo.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Pérdida de interés en el trabajo, falta de concentración, dificultad en el cumplimiento de plazos y exigencias, insomnio, cambios de peso: estos pueden ser síntomas de una enfermedad grave, la depresión. En algunos casos, la productividad de los profesionales que sufren de la enfermedad puede verse seriamente afectada, y terminar en e una renuncia. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 340 millones de personas sufren de depresión en el mundo. En Brasil, cerca de 13 millones de personas están afectadas por la enfermedad (OMS).

"Las enfermedades neuropsiquiátricas son ahora la principal causa de discapacidad en todo el mundo a lo largo de la vida y la depresión representa casi el 50% de estas enfermedades", dijo Kalil Duailibi, profesor del departamento de psiquiatría de la Universidad de Santo Amaro (Unisa) y ex coordinador salud mental del Departamento de la Municipalidad de São Paulo de la Salud (SP).

Productividad

Un paciente con diabetes falta seis días al año en el trabajo debido a una enfermedad, una persona con problemas cardiovasculares está ausente ocho días, alguien con asma se ausenta 10 días, pero las personas que sufren de depresión faltan mucho más, perdiendo unos 35 días trabajar por año.

Según Duailibi, el paciente que se presenta un grave cuadro depresivo tiene su capacidad social y productiva comprometida en un 90%. En los casos leves, 40%; y en casos leves de enfermedad, el 20% de su capacidad se ve afectada.

"Un professional con depresión puede tener retrasos recurrentes, dificultades para retener información y realizar tareas simples e incluso sentirse incapaz de cumplir con su función. Esto lo hará sentirse aún más deprimido y pondrá en marcha un círculo vicioso que puede conducir al despido , explica.

Con la caída del rendimiento, la exigencia de los jefes y superiores en relación a este profesional puede aumentar, porque la capacidad del individuo para desarrollar su función se ve comprometida. "Alrededor del 44% de la capacidad productiva del individuo está en peligro cuando tiene un trastorno depresivo," dice Duailibi.

Otro estudio estima que la depresión implica un costo anual de alrededor de US$ 83 mil millones a la economía, incluyendo la pérdida de productividad y el uso de la seguridad social (62%), los costos directos, como la atención hospitalaria, ambulatoria y medicamentos (31%), y los costos relacionados con el suicidio (7%).

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico precoz es fundamental, porque muchas personas sólo se dan cuenta de que han perdido sus puestos de trabajo como consecuencia de la depresión durante el tratamiento terapéutico. Como dato, el 11% de los pacientes atribuyen el desempleo a la depresión.

Hay un término, sin embargo, poco utilizado en Brasil, que designa a profesionales que incluso siendo pacientes permanecen en desarrollando sus funciones corporativas, el resentismo. El trastorno, agravada por la depresión, se caracteriza en que el individuo no realiza sus funciones en condiciones óptimas de salud y afecta directamente la productividad.

"En la actualidad, el diagnóstico es más eficaz y se sabe que la enfermedad está asociada a muchos factores, incluyendo genética", dice Duailibi. Para que esta situación sea reveritdo, es necesario que el paciente sea diagnosticado correctamente y se asocie a una psicoterapia y antidepresivo adecuado, junto con el cambio de hábitos de vida. "Esta fórmula suele tener un saldo positivo, evitar la recaída del paciente", añade Duailibi.

Sin embargo, sólo dos tercios de los pacientes con depresión buscan tratamiento, y de éstos, sólo el 10% recibe las dosis adecuadas de medicamentos, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH) de los Estados Unidos. El médico hizo hincapié en que, pese a las señales de mejoría, tenemos que mantener el tratamiento y, en su caso, el seguimiento terapéutico. "La supervisión médica es clave para prevenir que la depresión se convierta en una enfermedad crónica", dicen los expertos.

Para combatir la enfermedad, además de ser esencial seguir correctamente el tratamiento, la actividad física también es importante. Los deportes liberan endorfinas, una sustancia que causa sentimientos de alegría, bienestar y mejora la calidad de vida de los pacientes.

Prejuicio

El paciente con depresión debe estar preparado, incluso, para lidiar con el prejuicio de las personas que desconocen la dolencia. Muchas veces, será tratado como una persona débil e incapaz de encarar los retos cotidianos como los demás profesionales. 

Duailibi orienta a que se busque apoyo especializado en la empresa, como un médico o funcionario del Departamento de RRHH. "Durante el tratamiento es importante que el profesional  se proteja de comentarios que lo puedan afectar emocionalmente o el mismo juicio de colegas. Es el momento de fortalecerse, recuperar la autoestima y recargar las energías para establecerse profesionalmente", dice Duailibi.

En algunos casos, la licencia médica indicada por el profesional de salud puede ser una alternativa para que el tratamiento sea efectivo y el retorno al trabajo satisfactorio. 

Administradores.com.br

En profundidad

Únase a la conversación