Jóvenes uruguayos dejan de emprender pese a mayor acceso al financiamiento

0
emprendedores2.jpg

Para la directora del Centro de Emprendedurismo de IEEM (Universidad de Montevideo), Isabelle Chaquiriand, es posible que esto se esté dando por falta de información sobre las posibilidades de financiamiento.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Que hoy día hay más instrumentos financieros para llevar adelante un emprendimiento es algo que ningún empresario duda. A la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), se le suman planes de bancos para pequeñas y medianas empresas, fondos ángeles, organizaciones de microfinanzas y más inversores particulares interesados en el mundo emprendedor, que en lo que tiene que ver con retornos, supera ampliamente a las inversiones seguras.

Sin embargo, la dificultad para obtener recursos se presenta como principal motivo para no embarcarse en un proyecto independiente, estableció una encuesta realizada por Equipos Mori pedida por la Dirección Nacional de Artesanías, Pequeñas y Medianas Empresas (Dinapyme) en conjunto con la Asociación de Jóvenes Empresarios del Uruguay (AJE) que fue divulgada a mediados de diciembre.

Al mismo tiempo y desde el otro lado, los jóvenes que ya se convirtieron en empresarios, evalúan bien al acceso al financiamiento en Uruguay; el 36% la considera bueno o excelente, contra un 17% que dice que es malo o pésimo.

Se da así una paradoja que tiene como punto de partida una buena noticia: 65% de los jóvenes uruguayos dijeron preferir ser trabajadores independientes, pero del universo de consultados, 38% señaló que ve poca o ninguna probabilidad de convertirse en empresario y dio como principal motivo (37%) la falta de capital o recursos.

Pese a que desde el sector empresarial se evalúa que Uruguay atraviesa un momento en el cual el capital para los emprendedores jamás fue tan abundante y de fácil acceso, una proporción importante de los jóvenes dice que el acceso a los recursos es una limitante para convertirse en independiente.

Para la directora del Centro de Emprendedurismo de IEEM (Universidad de Montevideo), Isabelle Chaquiriand, es posible que esto se esté dando por falta de información sobre las posibilidades de financiamiento. En referencia a la información que manejan los empresarios, dice que se debe a que la experiencia que vivieron pocos años atrás era tanto peor que seguramente por eso vean con buenos ojos el escenario actual.

Pablo Buela, integrante de AJE, dijo a El Observador que si bien existen varios instrumentos muy positivos como la ANII y otros organismos privados para financiarse, el acceso no es fácil y los bancos no están preparados para dar préstamos al mundo emprendedor.

Mientras tanto, Marcelo Lanfranconi, ganador de varios premios por su emprendimiento Paganza, la aplicación para pagar facturas y servicios a través de smartphones, señaló que no hay dudas de que hay un acceso al financiamiento mucho mayor que antes, pero que en donde nota que sí hay ciertas limitaciones es en que el emprendedor está dispuesto a realizar proyectos que significan un riesgo mayor del que un banco está dispuesto a aceptar.

Al mismo tiempo, explicó que los tiempos de los distintos mecanismos de financiamiento no acompasan a los del mundo emprendedor, que es mucho más dinámico. No consideró que se trate de un problema de información.

El mensaje clave que consideró pertinente Chaquiriand, ante las exposiciones presentadas en la encuesta, fue que si el acceso al crédito condiciona a una persona a dejar de emprender, entonces habría que cuestionarse si realmente se quiere emprender, “porque dificultades y barreras van a haber muchas más”, explicó la especialista.

La encuesta señala que de los jóvenes empresarios consultados, más de un tercio subraya que la disponibilidad de financiamiento es ni buena ni mala, “lo que puede deberse al desconocimiento de la oferta o falta de interés”, señala el informe. Los casi 200 jóvenes empresarios consultados subrayan que las principales dificultades para acceder al crédito son las altas tasas de interés (34%), las exigencias de garantías reales (31%), los montos bajos prestados (21%) y los requerimientos de formalización.

Otras dificultades

Que el 65% de los jóvenes uruguayos quiera ser independiente es una “muy buena noticia” y se trata de nivel alto en comparación con la región, señaló Chaquiriand. En esto coincidieron el resto de los consultados.

Para Lanfranconi, uno de los problemas es que para mucha gente es natural decir que es mejor ser independiente, y, por otro lado, muchos “se quedan en el papel” y terminan sin llevar adelante el emprendimiento.

En tanto, Buela señaló que Uruguay tiene problemas más graves, como los costos de abrir y mantener una empresa. Hizo referencia al libro Crear o morir del periodista especializado en negocios Andrés Oppenheimer, y en base a este dijo que Uruguay es el país en el que “más cuesta abrir una empresa” en la región, y que al mismo tiempo no hay tantos emprendedores en Uruguay. Mencionó que precisamente estuvo hablando de esto con un inversor con el que llegó a esa conclusión.

En la encuesta se detalla que si pudieran elegir, 65% de los jóvenes uruguayos preferirían ser trabajadores independientes antes que empleados. El 30%, en cambio, expresa preferencia por ser empleado. El objetivo de la investigación fue obtener información sobre la actitud de los jóvenes uruguayos respecto al emprendimiento, y realizar una caracterización de los emprendedores de entre 18 y 39 años. Revela también que más de la mitad (51%) de los jóvenes que no son independientes consideran probable comenzar un emprendimento propio en los próximos cinco años, mientras un 30% lo considera poco probable. También se da cuenta que, a mayor edad, bajan las expectativas de generar actividades emprendedoras.

Opciones de financiamiento

Según un artículo publicado por el suplemento Emprendedores de El Observador, son varias las opciones que tiene un emprendedor para financiarse. Con Mi Proyecto, el banco Santander presta hasta $ 100.000 para empresas con un buen historial crediticio; el Scotiabank destina US$ 20 millones para financiar proyectos evaluados por Endeavor en un plan llamado Impulso Emprendedor; República Microfinanzas impulsa el desarrollo de los microempresarios de familias de bajos ingresos a través de microcréditos con bajo interés. En tanto, el Bandes ofrece una línea de crédito abierto a emprendedores. No hay un plan fijo sino que depende de cada caso. El monto a otorgar puede llegar a 70% de lo que signifique la inversión prevista. 

En profundidad

Únase a la conversación